Qué debemos saber sobre los medicamentos de anticuerpos para la COVID-19 que podrían ayudar a muchos

Katie Thomas y Rebecca Robbins
·4  min de lectura
Un técnico farmacéutico sostiene un tratamiento con anticuerpos monoclonales que se mantiene en almacenamiento refrigerado en el centro de Rome, Georgia. (Floyd Medical Center, vía The New York Times).
Un técnico farmacéutico sostiene un tratamiento con anticuerpos monoclonales que se mantiene en almacenamiento refrigerado en el centro de Rome, Georgia. (Floyd Medical Center, vía The New York Times).

Dos nuevos tratamientos con anticuerpos han generado resultados prometedores al evitar la hospitalización de pacientes de alto riesgo con COVID-19.

Sin embargo, pese a recibir un impulso publicitario por parte del presidente Donald Trump, quien recibió el tratamiento de Regeneron en octubre y lo alabó como una “cura”, los medicamentos no se han usado de manera generalizada desde que fueron autorizados para uso de emergencia por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés) el mes pasado.

Ahora, funcionarios a nivel federal y estatal están exhortando a pacientes y médicos a hacer uso de estos tratamientos.

A continuación, todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Los dos tratamientos, fabricados por Eli Lilly y Regeneron, son los primeros medicamentos desarrollados específicamente para la COVID-19 que ha autorizado la FDA. Están compuestos por copias artificialmente sintetizadas de los anticuerpos que la gente produce de manera natural cuando su sistema inmunitario combate la infección. El medicamento de Eli Lilly consta de un anticuerpo. El de Regeneron es una combinación de dos.

Los datos preliminares han mostrado que estos podrían prevenir la hospitalización de personas con alto riesgo de padecer complicaciones graves de la enfermedad. Los ensayos clínicos siguen en curso. Se cree que los tratamientos ayudan a incapacitar al virus poco después del contagio.

¿A quién benefician los tratamientos?

Los tratamientos pueden administrarse a cualquier persona que haya dado positivo en la prueba del coronavirus, que corra alto riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad y que esté en los primeros 10 días de haber manifestado síntomas.

Aquí se incluyen las personas de al menos 65 años de edad y las que padecen obesidad o tienen afecciones médicas como diabetes.

Los tratamientos no están autorizados para personas que ya están hospitalizadas o necesitan oxígeno, ya que los estudios en estos grupos no han arrojado resultados positivos para los medicamentos.

¿Cuánto cuestan?

Conforme a los acuerdos que cada empresa cerró con el gobierno federal, las dosis serán gratuitas, aunque algunos pacientes, dependiendo de su cobertura de seguro, quizá deban pagar por la administración del medicamento, que debe estar a cargo de un profesional de la salud.

En noviembre, el gobierno federal eximió de los copagos por el costo de administración del tratamiento a las personas afiliadas a Medicare.

¿Estos tratamientos están disponibles en todas partes?

Los tratamientos con anticuerpos monoclonales son difíciles y tardados de fabricar, lo cual ha limitado la cantidad de dosis que las farmacéuticas han producido.

El gobierno federal ha adquirido 950.000 dosis de Eli Lilly y 300.000 dosis de Regeneron. Las farmacéuticas ya han entregado cientos de miles de esas dosis, y se espera que el resto esté listo para finales de enero.

¿Cuántas personas han recibido los tratamientos?

Nadie lo sabe, pero muchas de las dosis distribuidas hasta el momento no se han utilizado y están almacenadas en los refrigeradores de hospitales.

Aunque el gobierno federal tiene a la mano casi 532.000 dosis de los dos medicamentos, y se han despachado casi 291.000 dosis, ni el gobierno ni las farmacéuticas tienen la información completa de cuántas de esas dosis se han inoculado a pacientes.

El subconjunto de hospitales que informan al gobierno sobre la cantidad de dosis administradas solo ha usado el 20 por ciento de su reserva, en promedio, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

¿Por qué solo algunos pacientes los están recibiendo?

Los medicamentos se están usando de manera desigual en todo el país. algunos hospitales no pueden obtener las dosis suficientes. Otros ni siquiera han usado la mayor parte del suministro que han recibido hasta ahora.

Varios factores han contribuido a esta subutilización: los hospitales están saturados debido al repunte del virus y enfocados en aplicar las primeras vacunas. Además, deben encontrar un espacio en sus instalaciones abarrotadas donde los tratamientos puedan administrarse durante varias horas sin transmitir el virus a otros.

Algunos pacientes han sido reacios a aventurarse a salir para conseguir los tratamientos, ya sea porque no quieren ir a una clínica sintiéndose enfermos, no tienen transporte o piensan que los medicamentos solo están disponibles para personas con buenos contactos. Y la escasez misma de tratamientos está contribuyendo a su subutilización, pues algunos hospitales retienen su suministro por miedo a que se agote.

¿Cómo puedo obtenerlos?

No existe una sola línea de asistencia telefónica o un sitio web que ayude a los pacientes a encontrar un proveedor que ofrezca los tratamientos.

Muchos sistemas de salud han implementado maneras para identificar y contactar a pacientes candidatos que dieron positivo por coronavirus en sitios de aplicación de pruebas o en consultorios médicos. Pero estos sistemas de remisión varían de una comunidad a otra.

La línea de asistencia telefónica de Eli Lilly para su tratamiento es 1-855-545-5921. Un portavoz de Regeneron recomendó que los pacientes y médicos se comunicaran con el departamento de salud de su estado.

Daniel Skovronsky, el director científico de Eli Lilly, dijo que les aconseja a sus amigos y familiares que llamen a la línea de asistencia telefónica de la empresa.

“Si eres insistente y eres candidato, lo obtendrás”, afirmó.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company