El #DebateINE, desapercibido entre visitantes del Centro, pero con golpes afuera de Minería

Aldo Mejía



Sobre Eje Central avanza un grupo de personas manifestándose en contra del candidato Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador. Son pocos, pero igual tratan de hacerse escuchar y a la vista no pasan desapercibidos, pues llevan consigo grandes pancartas rojas con el rostro de quien fuera jefe de gobierno de esta ciudad.

Sin embargo, son los menos. La plancha del Centro Histórico está llena de gente que visita la Feria de las Culturas Amigas, la calle Madero también rebosa de visitantes, de las cantinas y restaurantes sale el tibio aroma de la comida y, dentro, las familias conviven. O los jóvenes se curan la resaca.

No parece que vaya a haber un debate en el que cinco candidatos vayan a discutir temas que urgen al país.

Son solo un par de calles, Donceles y Tacuba, las que están cerradas de forma parcial. Hay entrada a los museos y a los restaurantes, pero aún así hay gente que se molesta por no poder hacer su domingo con naturalidad.

(Cuartoscuro.)

Una señora se recarga contra las vallas de seguridad y no tiene ni idea de qué va a pasar cuando le preguntamos. "Seguro que alguien importante viene", contesta con inocencia.

Aquí está la misma gente de siempre, los vendedores ambulantes y los que piden una moneda. También los niños que tocan la guitarra lo poco que les enseñaron, pero no les prestan mucha atención. Quizá, deberían de haber elegido la del Movimiento Naranja para estar ad hoc.

Conforme se acerca la hora de llegada de los aspirantes a la presidencia, también lo hacen los militantes de Morena que chocan contra los detractores de su candidato y hasta los golpes llegan.

Related Coverage

Sigue leyendo en HuffPost