Debate interno en Pro sobre la citación judicial a Macri en la causa por espionaje

·4  min de lectura
Mauricio Macri y su exministro de Defensa Oscar Aguad
Imagen de TV

“Son insoportables”, suele decir el expresidente Mauricio Macri cada vez que su nombre aparece envuelto en lo que él y su entorno creen que son operaciones judiciales y políticas para denostarlo públicamente. Sin embargo, luego de la decisión del juez Martín Bava, subrogante del juez Alejo Ramos Padilla, que citó a Macri para que se presente a prestar declaración indagatoria el 7 de octubre en la causa que investiga supuesto espionaje sobre los familiares de las víctimas del submarino Ara San Juan , el círculo íntimo de Macri difiere sobre las intenciones reales del kirchnerismo.

En el macrismo coinciden en calificarla como una maniobra persecutoria . Algunos creen que, con los escasos elementos que aparecen en las denuncias, solo se busca deteriorar la imagen de Macri y equipararla con la de Cristina Kirchner a través de la difusión de la noticia. Otros, en cambio, consideran que la derrota electoral y la sensación de debilidad política que atraviesa el Gobierno pueden llevar al kirchnerismo a ir por más, a cruzar los límites institucionales y violar las garantías constitucionales del expresidente. “Ojo que en la desesperación pueden hacer barbaridades, hay que estar atentos, esta vez están desesperados y pueden ser peligrosos”, remarcan en el macrismo.

La Argentina está en el podio de una nueva filtración mundial con figuras de alto perfil

De algún modo, a eso se refirió el exministro Oscar Aguad cuando dijo: “Cristina daría la vida por meterlo preso a Macri”. Pero aun en una instancia tan delicada, los “macristas” se esfuerzan por diferenciarse del Gobierno. El exministro de Cultura Pablo Avelluto señaló a LA NACION: “Yo creo que ellos [el Frente de Todos] tratan de plantear que nosotros somos iguales. Nosotros no somos iguales, no hacemos las mismas cosas. Hay diferencias entre cómo Mauricio Macri enfrenta las denuncias y cómo lo hace Cristina, ella se protegió con sus fueros en muchos procesos”.

No pasó inadvertido, y fue motivo de debate interno en ese grupo, que el viernes la vicepresidenta posteara en su cuenta de Twitter: “¿Ves para qué quieren Macri, Larreta y Vidal más legisladores?: además de sacarte la indemnización por despido quieren garantizar la impunidad de Mauricio Macri…”. Fue al referirse al proyecto de ley aprobado en la Legislatura porteña que permite apelar fallos de la Justicia nacional ante el Tribunal Superior local. El kirchnerismo advirtió que se trata de una maniobra para favorecer a Macri en la llamada causa del Correo Argentino.

Marcos Peña, Pablo Avelluto, Mauricio Macri y Hernán Lombardi
Marcos Peña, Pablo Avelluto, Mauricio Macri y Hernán Lombardi


Marcos Peña, Pablo Avelluto, Mauricio Macri y Hernán Lombardi

Ayer, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que el llamado a indagatoria de Macri “a primera vista suena a una barbaridad, es por lo menos extraño y genera suspicacia”.

Larreta acompañó a su candidato a diputado nacional, Diego Santilli, a una recorrida por la ciudad de La Plata. Allí señaló sobre el tema: “El llamado a indagatoria es en una causa en la que ni siquiera estaba mencionado, en el medio de la elección. Realmente a primera vista suena a una barbaridad”. En el entorno de Macri consideran que las acciones judiciales pueden repetir el mismo error que cometió el macrismo al subirlo constantemente al ring del debate público. “Termina siendo un golpe de efecto que solo genera una mayor simpatía por el expresidente Macri y una mayor empatía por su figura al ponerlo en el lugar de víctima” , evaluaron.

“Mauricio Macri no va a volver al país hasta completar con su agenda de trabajo en el exterior que es pública”, dijo Hernán Lombardi, una de sus principales espadas. “Luego viajará a Nueva York y después a Qatar a cumplir obligaciones como presidente de la Fundación de la FIFA, estos son compromisos asumidos con anterioridad, seguramente pedirá aplazar la indagatoria, pero a decir verdad aún no fue notificado, se enteró por los medios”, afirmó.

Sobre el juez Bava, el macrismo lo apunta con desconfianza. Lo acusan de ser útil a los intereses del oficialismo, sobre todo por su actuación como juez federal de Azul en la denominada “causa Hooft”. En esa demanda motorizada por el kirchnerismo, se intentó culpar al juez Federico Hooft de delitos de lesa humanidad sucedidos durante la dictadura, un caso que terminó en la Corte bonaerense, que dejó sin efecto la causa y restituyó a Hooft a su fuero. Algo que destacan como al menos “precipitado” es que Bava cite a indagatoria a Macri y le prohíba salir del país sabiendo que se encuentra en el exterior y cuando aún no indagó a Gustavo Arribas y a Silvia Majdalani, extitulares de la AFI, que sí fueron procesados y embargados y que están señalados también en otra causa por espionaje ilegal contra Cristina Kirchner, periodistas, sindicalistas, religiosos y hasta aliados de Macri, como Larreta y Santilli.

En las últimas horas, Macri se reunió virtualmente con sus abogados para analizar los pasos a seguir y dejó en claro a sus colaboradores que va a cumplir con todas las demandas a derecho . “Cuando vuelva al país seguramente se ajustará a derecho como lo ha hecho toda su vida, sin esconderse detrás de los fueros. Por algo no fue candidato, no los necesita, no es igual que Cristina”, insistió Avelluto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.