El debate final ofrece a Trump la última oportunidad de cambiar la carrera presidencial

Por James Oliphant
·4  min de lectura
Donald Trump en una fábrica de Whirlpool, el 6 de agosto de 2020 en Ohio
Donald Trump en una fábrica de Whirlpool, el 6 de agosto de 2020 en Ohio

Por James Oliphant

22 oct (Reuters) - El presidente de EEUU, Donald Trump, tiene la última oportunidad de presentar sus propuestas para la reelección ante una vasta audiencia cuando se enfrente a su rival demócrata Joe Biden el jueves en su último debate antes de las elecciones del 3 de noviembre.

El debate televisado llega en un momento en el que Trump necesita urgentemente alterar la trayectoria de la carrera electoral. El republicano le sigue a Biden de manera considerable en las encuestas nacionales a menos de dos semanas antes del día de las elecciones, aunque la contienda es mucho más reñida en algunos estados pendulares.

Las encuestas de opinión muestran que hay relativamente pocos votantes indecisos. Un récord de 42 millones de estadounidenses ya han votado antes del debate en Nashville, Tennessee, lo que significa que la ventana de Trump para influir en el resultado de la carrera puede estar cerrándose.

El polémico primer debate entre Biden y Trump fue visto por al menos 73 millones de espectadores. Trump dejó pasar un segundo debate después de que fuera cambiado a un formato virtual a raíz de su positivo en COVID-19.

La enfermedad mantuvo el republicano fuera de la campaña electoral durante más de una semana, y ha estado tratando de recuperar terreno desde entonces, a veces celebrando dos mítines al día.

Su agenda de viajes se ha centrado en los estados, incluyendo Arizona, Florida, Carolina del Norte y Pensilvania, donde las encuestas muestran que la carrera está más reñida y ganar en estas zonas podría permitirle obtener una ajustada victoria en el Colegio Electoral.

La última encuesta de Reuters/Ipsos mostró que Biden subió nueve puntos a nivel nacional, por debajo de los 12 puntos de la primera semana de octubre. El demócrata mantuvo una ventaja considerable en los disputados estados de Michigan y Wisconsin.

Para recuperar terreno en el debate, Trump probablemente tendrá que modificar la postura del primer enfrentamiento, en el que interrumpió repetidamente a Biden, lo atacó personalmente y mostró poco respeto por el moderador. Los votantes indecisos, particularmente las mujeres, rechazaron sus acciones, según mostraron las encuestas post-debate y los grupos de discusión.

Michael Steel, un republicano que sirvió como asesor principal del entonces presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, dijo que Trump necesita dar un paso atrás y dar espacio para que Biden cometa errores.

"Probablemente no hay nada que el presidente Trump pueda hacer en términos de atacar a Biden que ya no haya intentado en el primer debate", dijo Steel. "Ahora tiene que esquivar, recostarse y actuar como un presidente empujando a Biden a que cometa un error".

Esta vez, el micrófono de cada candidato se desactivará mientras su oponente hace su declaración introductoria de dos minutos sobre un tema, para darle un tiempo de argumentación sin interrupciones. Ambos micrófonos estarán entonces activos durante el período de discusión que sigue.

Los temas de debate incluirán la pandemia, las cuestiones raciales, el cambio climático y la seguridad nacional. La campaña de Trump argumentó que todo el debate debería centrarse en la política exterior.

"Creo que el silencio es muy injusto", dijo Trump a los periodistas el miércoles. "Y creo que es muy malo que no estén hablando de asuntos exteriores".

Sin embargo, se espera que Trump vuelva a la ofensiva del primer debate, acusando a Biden y a su hijo Hunter Biden de prácticas poco éticas en relación con los negocios de Hunter en Ucrania cuando su padre era vicepresidente. No se han verificado pruebas que apoyen las acusaciones de corrupción de Trump y sus seguidores, y Biden en el primer debate las calificó de falsas y desacreditadas.

Más allá de la celebración de mítines, el presidente ha estado pasando gran parte de la semana previa al debate buscando confrontaciones. Criticó a su principal experto en la pandemia de coronavirus, el Dr. Anthony Fauci, así como a la periodista de la NBC Kristen Welker, que moderará el debate. Welker será la primera mujer negra en moderar un debate presidencial en casi 30 años.

Biden pasó la semana fuera de la campaña electoral preparándose para el debate. Se espera que continúe golpeando la gestión de la pandemia por parte de Trump, en un momento de repunte de casos en varios estados, mientras argumenta que el brote ha tenido un impacto económico desproporcionado en los trabajadores con bajos sueldos.

La presión recaerá sobre el ex vicepresidente para que ofrezca un desempeño disciplinado que atraiga a la pequeña franja de votantes que aún no se han decidido.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Por qué las elecciones de Estados Unidos siempre se realizan un martes de noviembre

EN VIDEO: Trump y Biden, en un nuevo debate con micrófonos silenciados, a ratos

(Información de James Oliphant; información adicional de Steve Holland; editado por Colleen Jenkins y Gerry Doyle; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)