El gran debate de 'Amor sin barreras'

·11  min de lectura
La producción de Broadway de "Amor sin barreras" del director belga Ivo van Hove utiliza proyecciones de video en el escenario, en Nueva York, el 19 de febrero de 2020. (Sara Krulwich/The New York Times)
La producción de Broadway de "Amor sin barreras" del director belga Ivo van Hove utiliza proyecciones de video en el escenario, en Nueva York, el 19 de febrero de 2020. (Sara Krulwich/The New York Times)

Desde su estreno en Broadway en 1957, “Amor sin barreras” —un musical basado en “Romeo y Julieta” y creado por cuatro hombres blancos— ha sido a la vez muy querida y desconcertante.

La partitura, con clásicos de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim como “Somewhere” y “Maria”, está considerada una de las mejores de la historia de Broadway. El álbum del reparto fue un éxito de ventas. La película de 1961 ganó el premio a la mejor película y otros nueve premios Oscar. El espectáculo se ha reestrenado con regularidad, la última vez en Broadway el año pasado en una breve y radical revisión del director belga Ivo van Hove. Y ahora, este mes, se estrena una nueva versión cinematográfica de nada menos que Steven Spielberg.

Y, sin embargo, desde el principio, el espectáculo (dirigido y coreografiado por Jerome Robbins, con libreto de Arthur Laurents) ha incomodado a algunos espectadores y críticos, por su violencia, su mezcla de tonos y, especialmente, por la forma en que subraya los estereotipos de los puertorriqueños como miembros de bandas. Por no mencionar que la película de 1961 contaba con la actriz blanca Natalie Wood en el papel de María.

¿Por qué “Amor sin barreras” sigue teniendo una huella cultural tan grande? ¿Debería? ¿Es posible ser fiel a un material tan rico en emociones y seguir respondiendo a nuestro momento?

Pedimos la opinión de cinco expertos: Jesse Green, jefe de la sección de crítica teatral de The New York Times; Isabelia Herrera, miembro de la sección de crítica del Times; Carina del Valle Schorske, colaboradora del Times Magazine y autora de un artículo de opinión del Times de 2020 en el que se cuestiona el lugar que ocupa el espectáculo en la cultura; el dramaturgo ganador de un premio Tony Matthew López (“La herencia”); y Misha Berson, autora de “Something’s Coming, Something Good: ‘West Side Story’ and the American Imagination”.

Se reunieron antes de ver la película nueva y justo antes de que se supiera que Sondheim, el letrista del espectáculo y el último superviviente de su equipo creativo, había fallecido a los 91 años. Scott Heller, editor interino de Arts & Leisure, dio el pistoletazo de salida a la conversación, que no tardó en desarrollarse.

SCOTT HELLER: ¿Qué se te quedó grabado de la primera vez que viste “Amor sin barreras”? ¿O el momento más memorable?

JESSE GREEN: La primera vez que la vi fue en una producción escolar con bailes extremadamente torpes, cantos deformes y un reparto totalmente blanco (no latino). Memorable, pero no en el buen sentido. Por suerte, para entonces ya la conocía, por la música.

MATTHEW LÓPEZ: Mi relación con “Amor sin barreras” es un poco inusual, ya que mi padre participó en la película como extra. Se le ve claramente en la escena inicial en el patio de recreo, justo después del prólogo. Cuando tenía quizás 7 años, mis padres me la enseñaron, y fue increíblemente emocionante ver a mi padre de 14 años. Y era la primera vez que veía algún tipo de entretenimiento popular con personajes puertorriqueños. No fue hasta más tarde que mi relación con el espectáculo cambió. Vi la reposición en 2009 (la primera vez que la veía en el escenario), y me sorprendió lo poco dibujados que estaban los personajes puertorriqueños.

MISHA BERSON: Probablemente soy la única persona aquí que vio el original: en realidad una gira de Broadway que pasó por Detroit cuando tenía 9 años. Fui con mi clase de baile, y aunque fue algo difuso y no lo entendí mucho, me cautivaron el baile, la música, la energía y la emoción del espectáculo. Me obsesioné con él, pero de adulto no volví a ver otra producción vibrante y totalmente realizada hasta que el Teatro de la 5ª Avenida de Seattle hizo una excelente reposición en 2007.

ISABELIA HERRERA: Desgraciadamente, mis recuerdos están envueltos en una microagresión que me acompaña desde la escuela preparatoria. Mi familia es dominicana, de la ciudad de Santiago de los Caballeros, y probablemente soy una de las únicas chicas de ascendencia dominicana que asistió a mi preparatoria. Recuerdo cuando, en clase de inglés, un compañero blanco me reprendió por no haber visto “Amor sin barreras” en su momento, diciendo: “¡Pero tú no eres puertorriqueña!”.

CARINA DEL VALLE SCHORSKE: ¡Uf, Isabelia, esa es una historia tan conocida! En cierto modo, la confusión de tu compañera de clase tiene sentido, porque el propio musical podría tratarse de dominicanos, es así de general. La primera vez que vi “Amor sin barreras” fue en una cinta de VHS que mi madre y yo alquilamos en la biblioteca pública cuando tenía unos 9 o 10 años. Crecí en California, lejos de mi familia puertorriqueña en Washington Heights, así que pensé que podría encontrar algo sobre mi cultura que no conocía antes. Pero nada de lo que aparecía en la pantalla —más allá del entramado de escaleras de incendios— me recordaba a la gente o al barrio que conocía por mis frecuentes visitas a Nueva York. Terminé la película sintiéndome aún más confundido que antes sobre lo que se suponía que significaba ser puertorriqueña, para mí y para el estadounidense “promedio”.

GREEN: Nunca he visto los musicales como documentales. A menudo se basan en estereotipos para hacer puntos más grandes de lo que podrían si se centraran en características específicas y reales. Sin los estereotipos, probablemente no podrían tener conjuntos. La cuestión es si los estereotipos son viles y destructivos. Como persona blanca y no latina, no soy el indicado para juzgar eso. Pero solo diría que los Jets también están estereotipados y, en el material de origen, también lo están los veroneses.

BERSON: ¿Confías en que todo el mundo sabe que el material de origen es “Romeo y Julieta” de Shakespeare? ¡Ojalá lo supieran!

DEL VALLE SCHORSKE: “Los Jets también están estereotipados”, pero los adolescentes blancos no se ven perjudicados por esos estereotipos porque siempre ha habido una gran cantidad de representaciones entre las cuales elegir. Y en la época en que se estrenó el musical, no había una sospecha generalizada en el aire de que cualquier adolescente blanco pudiera ser gánster, así que “Amor sin barreras” no estaba reforzando una expectativa de criminalidad que ya estaba moldeando violentamente la política de la época.

GREEN: ¿Dirías que los personajes puertorriqueños están menos caracterizados que los blancos: los polacos, los italianos y otros? Yo creo que la mayoría de los personajes de la mayoría de los musicales están mal caracterizados en cuanto a su identidad étnica o racial o de otro tipo porque no es de lo que tratan realmente esos espectáculos. No me hagas hablar de los estereotipos de gays y judíos en los musicales, de los que supongo que soy especialmente consciente como judío gay.

BERSON: Los creadores del espectáculo, aunque eran todos hombres blancos, simplemente ignoraban cómo eran los puertorriqueños reales en Nueva York en aquella época. Por ejemplo, Jerome Robbins visitó los bailes y las reuniones sociales de los jóvenes puertorriqueños y trató de incorporar algunos de los movimientos de baile populares que vio en su coreografía. También trató de reclutar al mayor número posible de intérpretes latinos, lo cual era difícil porque había muy pocas oportunidades para que obtuvieran la experiencia y el entrenamiento de Broadway que exigía el espectáculo. Además, Bernstein siempre había amado y admirado la música latina y trató de fusionar algunos de sus ritmos en su partitura.

DEL VALLE SCHORSKE Es interesante lo de Robbins. Estoy bastante familiarizado con una amplia gama de ritmos latinos, y no oigo ni veo la influencia, a menos que cuentes el pasodoble español en la azotea. Me encanta parte de la coreografía, especialmente el ansioso y apretado “Cool”, interpretado por los Jets. Es bueno saber que alguien estaba al menos intentando hacer sus deberes después de que Sondheim confesara que “nunca había conocido a un puertorriqueño”. En esta conversación, realmente espero que podamos ir más allá del falso binario: “documental” contra “obra de la imaginación”. ¿Realmente una obra de la imaginación tiene que ser tan “superficial y sentimental”, que es como el periodista negro puertorriqueño Jesús Colón describió “Amor sin barreras” cuando se estrenó?


HELLER: Matthew, tú y yo mantuvimos algunos provocadores intercambios sobre las respuestas críticas a “The Inheritance” y sus representaciones de la comunidad gay, y tuviste la amabilidad de escribir un artículo para nosotros, en el que señalabas lo siguiente: “Ningún escrito sobre nuestra compleja y extensa comunidad contará nunca la historia completa, y creo que eso es algo bueno: crea una sed insaciable de más y más narrativas”. ¿Es esto también válido para “Amor sin barreras”?

LÓPEZ: No creo que sea una comparación adecuada. “The Inheritance” es una obra gay escrita por un hombre gay, mientras que “Amor sin barreras” pretende ser sobre puertorriqueños y fue escrita por hombres blancos. Y aunque hay personajes heterosexuales en “The Inheritance”, no cumplen la misma función dramática en mi obra que los personajes puertorriqueños en “Amor sin barreras”. Y he utilizado la palabra “función” a propósito, porque eso es lo que sienten en la historia. Me encantaría que algún día se hiciera un replanteamiento al estilo de “Rosencrantz y Guildenstern han muerto”.

DEL VALLE SCHORSKE: Estoy de acuerdo en que cualquier compromiso futuro con “Amor sin barreras” que realmente profundice en el material tendría que abandonar toda lealtad al espectáculo tal y como está escrito, del mismo modo que “Rosencrantz y Guildenstern” reimagina completamente “Hamlet”. Es una obra de arte independiente que deconstruye la obra canónica. Dudo que los creadores de “Amor sin barreras” hayan pensado en las “nuevas narrativas” que podrían surgir de su musical, y mucho menos en las nuevas narrativas puertorriqueñas. Y no parece que los poderosos de Broadway o Hollywood estén realmente sedientos de ellas, de lo contrario el mismo material no se reciclaría una y otra vez.

HELLER: Y así llegamos al tema de la película de Spielberg.

HERRERA: También soy escéptica sobre hasta qué punto la sed de nuevas narrativas proviene de un lugar genuino, en lugar de una respuesta a una industria que está claramente lidiando con cuestiones de racismo y luchando para navegar por las críticas sobre la representación. Sinceramente, creo que hay algo siniestro en la capitalización de la nostalgia de un artefacto de Hollywood, con un reparto de “Sharks” totalmente latino, mientras se sigue utilizando el lenguaje liberal de la “inclusión” y la “diversidad” como armadura contra la crítica. El hecho de que “Amor sin barreras” se rehaga teniendo en cuenta estas cuestiones no la exime necesariamente de sus errores originales.

BERSON: ¿Entonces no hay lugar para “Amor sin barreras”, incluso con las mejores intenciones? ¿Significa eso que no hay lugar para “Otelo” o “El mercader de Venecia”, que son obras problemáticas pero de todos modos dramáticamente vitales? ¿Podemos seguir viendo el espectáculo, o no verlo, y mantener un debate fructífero al respecto?

DEL VALLE SCHORSKE: No estoy abogando por el borrado total de “Amor sin barreras”. Lo que digo es que dejemos de invertir literalmente cientos de millones de dólares en apuntalar su relevancia, y dejemos de minimizar sus defectos.

HERRERA: Misha, ¡creo que aún podemos tener un debate fructífero sobre la situación! Cuando las discusiones sobre el colorismo se multiplicaron en internet en torno a la adaptación cinematográfica de “En el barrio”, mencioné en nuestra mesa redonda que la crítica surge de un lugar de amor, un deseo de hacer que el arte, la vida y la política mejoren. No veo que estas críticas sean mutuamente excluyentes.

BERSON: Eso está muy bien dicho. Y solo mi conocimiento de la política del libretista Arthur Laurents y del compositor Leonard Bernstein especialmente —que fueron ambos incluidos en la lista negra en la década de 1950 por su activismo en favor de los derechos civiles y otros— me hace pensar que quizá compartirían algunas de estas preocupaciones y las encontrarían significativas. Pero la obra tiene un poder artístico intrínseco y creo que sobrevivirá. Me resulta alentador que alguien con la habilidad y sensibilidad de Tony Kushner sea el guionista/adaptador. Espero que sea genial, ¡y espero que sea la última!

HELLER: ¿Esperan los demás que la nueva versión sea genial?

HERRERA: No sé si existe tal cosa como una gran versión nueva, pero en efecto espero que esta versión se libere de los estereotipos, ofrezca a sus personajes más subdesarrollados un poco de autonomía y quizás proporcione más textura sobre la vida real y las experiencias de la migración puertorriqueña de la época. Y, por favor, ¡déjennos al menos unas cuantas canciones con ritmos afrocaribeños reales! ¿Una versión plena de “I Feel Pretty”?

GREEN: La autenticidad no es el objetivo; si “Hamilton” fuera auténtico, sería en su mayoría minuetos. Quiero que la nueva película de “Amor sin barreras” tenga éxito si es buena, si consigue emocionar a la gente. Pero si solo conmueve a los blancos, será un fracaso.

LÓPEZ: Estoy emocionado por ver lo que Spielberg, Kushner y (el coreógrafo Justin) Peck hacen con el material para un público del siglo XXI. Es una oportunidad perfecta para honrar lo que es glorioso del espectáculo, y abordar lo que es defectuoso.

DEL VALLE SCHORSKE: Quiero que fracase para poder seguir adelante con otras cosas.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.