De broma masiva a modesta realidad: comenzó la reunión pro extraterrestre en el ‘Área 51’

Empezó como una especie de provocación, de sátira, de convocatoria medio más en broma que en serio pero que abrevó de arraigadas teorías conspirativas, credulidades en redes sociales y afán de retar a la autoridad y de divertirse.

Hace unos meses vía Facebook y otros medios en línea se convocó a una reunión masiva a mitad del desierto de Nevada, junto a la llamada ‘Área 51’, para que la multitud irrumpiera en ese lugar para ver a los “extraterrestres” que vivos, muertos o en la imaginación muchos creen que se encuentran allí guardados clandestinamente por el gobierno estadounidense.

Entusiastas defensores de los extraterrestres se apostaron frente a una base militar en Nevada donde, se dice, se halla el 'Area 51' y sus muchos secretos sobre alienígeans. (AP Photo/John Locher)

Cientos de miles de usuarios, algunas fuentes mencionan que la cifra llegó a dos millones de personas, dijeron en línea que asistirían a ese singular evento convocado para este 20 de septiembre.

En un entorno cargado de credulidad, memes sugestivos y teorías conspiratorias, los mensajes sobre extraterrestres, secretos del gobierno y entusiastas decididos a forzar la revelación de lo que ellos creen allí se esconde se volvió muy viral.

Hubo incluso, ya en la fantasía, planes de cómo se procedería a rescatar a los alienígenas cautivos.

Ahora, finalmente, la fecha llegó y aunque no se reunieron cientos de miles de entusiastas pro alienígenas, sí se han dado cita en un remoto lugar de Nevada varios cientos de personas, quizá algunos miles según varias fuentes, atraídas por la noción, sea por jocosidad o por serio afán, de destapar a los extraterrestres del ‘Área 51’. Y lo harán más que por la fuerza, con música y baile.

El ‘Area 51’, cabe señalar, es en realidad una base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en el Condado de Lincoln, Nevada, donde por varios años se han realizado actividades clasificadas, al parecer para pruebas de aviones avanzados. El mito afirma que allí se preservan restos de naves extraterrestres e incluso seres de otros planetas, muertos o vivos, pero ciertamente ello está a contrapelo de la ciencia y hasta del sentido común.

“No pueden pararnos a todos”, se afirmó en la convocatoria en línea al elucubrarse que la muchedumbre podría moverse más rápido que las balas e irrumpir en esa base si las personas se lanzaban allí súbitamente al estilo Naruto (en alusión a la forma peculiar de correr de los personajes de la serie animada japonesa ‘Naruto Uzumaki’).

Y aunque resultaba ciertamente absurda la noción de que una muchedumbre irrumpiera en una base militar (la Fuerza Aérea advirtió que eso sería peligroso y castigado y según CNN el autor de la convocatoria original en Facebook luego dijo que todo fue una broma, una ocurrencia), la cosa tuvo su atractivo para quienes gustan de retar la autoridad, repudian el poder gubernamental o simplemente buscan algo que los entretenga con un aura de rebeldía y maravilla.

Los medios le han prestado singular atención y el reportero Mick Akers, del periódico Las Vegas Review Journal, ha realizado una cobertura constante de ello en redes sociales.

Así, unas 1,500 personas, de acuerdo al alguacil local, se han reunido en las pequeñas localidades de Hiko y Rachel, Nevada, cercanas a la base militar asociada con el ‘Área 51’ y unas 75 personas incluso habrían llegado hasta la puerta de esa instalación, ciertamente sin tratar de irrumpir en ella, según informó la televisora CBS News.

Y para ciertos comerciantes de la región todo el asunto ha resultado en excelente mercadotecnia. Unos, a lo grande y con patrocinio de la cervecera Budweiser, han organizado un festival musical en Las Vegas con temática alienígena, si bien la Ciudad del Pecado se encuentra sustancialmente alejada del ‘Area 51’.

Otros, en menor escala pero de modo más “genuino” y mucho más cerca (en Hiko y Rachel, Nevada) de los imaginados aliens también organizan un festival musical (Alienstock, en referencia al icónico festival Woodstock) y de cine en un sitio donde el único establecimiento de acuerdo a The New York Times, es el motel ‘Littke A’Le’Inn’ y una iglesia.

El pequeño motel Little A'Le'Inn en la localidad de Rachel, Nevada, cercana a la base militar que "alberga" el 'Área 51'. (Reuetrs/Jim Urquhart)

Varios centenares ya han arribado al lugar, con un espíritu más bien festivo que une muñecos de verdes extraterrestres con banderas de Corea del Norte.

Y aunque preocupa a las autoridades que el remoto sitio no tiene los recursos para sostener a tantas personas, hasta el momento todo se estaría realizando sin mayores complicaciones. Sin irrupciones en la base militar en pos de alienígenas pero sí con un afán lúdico e irreverente que, para algunos, es cosa de otro mundo.