DDHPO ha iniciado 21 expedientes por agresiones contra periodistas

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., marzo 12 (EL UNIVERSAL).- Bernardo Rodríguez Alamilla, titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), informó que durante el año 2020 se iniciaron 21 expedientes de agresiones contra periodistas en los que las autoridades mayormente señaladas como responsables son los ayuntamientos, la Fiscalía General del Estado (FGEO), la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO) y el Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Señaló que en los últimos cinco años, el número de expedientes abiertos por agresiones contra periodistas asciende a 253, en los que se ha violentado su derecho a la libertad de expresión, prensa y opinión, a la libertad y la libertad jurídica, así como el derecho a la igualdad ante la ley y a la no discriminación.

Mientras que los expedientes abiertos en el 2020 señalan entre las causas las amenazas, el impedir el ejercicio libre de la actividad periodística, hostigamiento por parte de estas autoridades, agresiones físicas, la obstaculización al acceso a la información, el allanamiento a sus propios domicilios, y agresiones contra la vida.

Durante la presentación del informe "C.O.V.I.D-19 y los derechos de libertad de expresión y prensa", dijo que las regiones con mayor número de agresiones contra periodistas en Oaxaca son Valles Centrales, el Istmo de Tehuantepec y la Costa.

A lo largo también de 2020, la DDHPO identificó tres momentos: el primero de ellos tiene que ver con el confinamiento, el segundo a partir de la denominación de "nueva normalidad", y finalmente el proceso de vacunación.

"Cada una de estas etapas nos ha enfrentado en términos de derechos humanos a ciertos procesos de documentación respecto la misma situación", apuntó el titular la DDHPO.

Escamilla Alamilla dijo que entre las funciones de los periodistas están las de proveer de información a la ciudadanía y ser un espacio plural para el debate, además de que se convierten en un espacio pertinente para revelar y denunciar abusos cometidos por las autoridades, así como los poderes contra la ciudadanía.

"Sirven de una labor de contención para el trabajo de las propias autoridades. La labor que desarrollan los periodistas es fundamental para los derechos humanos, son recíprocos, no se puede hablar de libertad de expresión si no hay una libertad en términos de derechos humanos", aseguró.