David Lipton, viejo conocido de la Argentina, se suma al equipo económico de Biden

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura

WASHINGTON.- David Lipton, número dos en el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante la gestión de Christine Lagarde, se sumará como asesor al equipo de Janet Yellen en la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos. Lipton conoce muy bien la economía argentina y fue uno de los funcionarios del Fondo más involucrados en el acuerdo que cerró en 2018 el gobierno de Mauricio Macri.

Lipton se centrará en el vínculo de Estados Unidos en el G7 y el G20 y su paso por el Tesoro será temporal, según informó la agencia Reuters sobre el testimonio de fuentes anónimas. El Tesoro no respondió una consulta de LA NACION para confirmar la designación.

La llegada de Lipton le permitirá a Yellen contar con un economista de amplio reconocimiento en Washington y en la arena internacional. En el inicio de su gestión, Yellen estará abocada a lograr el respaldo necesario para conseguir la aprobación del paquete de rescate por US$1,9 billones impulsado por el gobierno de Joe Biden para terminar de sacar a la economía norteamericana de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

Antes de su paso por el FMI, Lipton fue subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales de 1993 a 1998 durante el gobierno de Bill Clinton.

Lipton, 67 años, es un viejo conocido de la Argentina. Durante su paso por el FMI, fue el funcionario de la cúpula del organismo más involucrado en el diseño, el seguimiento y las modificaciones al acuerdo stand-by por US$ 57.000 millones que cerró el gobierno de Mauricio Macri luego de la corrida cambiaria de 2018 que abrió la crisis actual. Tras la llegada de Kristalina Georgieva a la dirección del FMI, Lipton dejó su cargo y fue reemplazado por Geoffrey Okamoto, quien fue designado por Trump y seguirá por el momento en su cargo.

Antes de dejar el FMI, Lipton tuvo contactos con Sergio Chodos, el representante argentino en el organismo designado por el presidente Alberto Fernández. Ahora, de regreso en el Tesoro, Lipton volverá a ser, de nuevo, uno de los actores de la nueva negociación que está llevando adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, con Georgieva y el staff del FMI para estirar la devolución de los US$ 44.000 millones que la Argentina recibió del FMI.

Pero más allá de la familiaridad de nombres, y de que Lipton conoce muy cerca el caso argentino, quienes siguen en Washington insisten en que el éxito de la negociación en curso depende, en última instancia, del plan que presente el gobierno de Alberto Fernández, que deberá recibir la rúbrica del board del Fondo, dominado por los países del G7.

En sigilo, el Gobierno busca termina de cerrar un viaje de Guzmán a Washington para tener un primer contacto con el equipo económico de Biden y con el staff del Fondo en las próximas semanas. La misión de Guzmán a Washington aún no estaba confirmada, y estaba atada en parte las restricciones que impone la pandemia del coronavirus.

Guzmán ha dicho que quiere cerrar el nuevo acuerdo con el Fondo en marzo o abril, antes de que se venza el plazo para afrontar un vencimiento de US$ 2400 millones con el Club de París, que requiere un acuerdo vigente con el FMI para poder avanzar con una renegociación de su deuda. Pero en Estados Unidos creen que el Gobierno puede llegar a estirar el acuerdo, incluso hasta después de las elecciones legislativas de octubre, para evitar un ajuste este año que ponga en riesgo un triunfo electoral.