David Beckham necesita un voto más a favor del estadio de fútbol. El Aeropuerto de Miami plantea preocupaciones

·4  min de lectura

Las preocupaciones por la seguridad de las aerolíneas y del Aeropuerto Internacional de Miami son el más reciente obstáculo para el estadio de fútbol y el complejo comercial propuestos por David Beckham, ya que las objeciones amenazan con retrasar una votación clave de la ciudad para permitir la construcción en un campo de golf público junto al aeropuerto.

En las últimas semanas, los funcionarios de Zonificación y Aviación de Miami-Dade comunicaron a los administradores de la ciudad que el proyecto Miami Freedom Park aún necesita la luz verde del Departamento de Aviación del condado, que gestiona el MIA y revisa las construcciones previstas en las zonas especiales de seguridad creadas para limitar el crecimiento en torno al aeropuerto.

El proyecto de $1,000 millones incluye un estadio con 25,000 asientos, un hotel, tiendas, un edificio de oficinas, campos de juego y un parque que sustituiría al campo de golf Melreese, de 131 acres. El estadio albergaría los partidos de la franquicia de Major League Soccer, el Inter Miami, del que son copropietarios Beckham y los empresarios locales Jorge y Jose Mas.

Aunque el estadio propuesto se encuentra fuera de la “zona de seguridad exterior” del condado, los restaurantes y otros negocios previstos no lo están. Las normas del condado permiten la construcción de nuevos edificios en la zona, pero prohíben las operaciones que puedan atraer a un gran número de personas a la zona, como los teatros y los clubes nocturnos.

En un correo electrónico enviado el 12 de julio a los planificadores de la ciudad, el administrador de aviación del condado, José Ramos, escribió que “dentro de la [Zona de Seguridad Exterior], se prohibirán las nuevas construcciones residenciales, instalaciones educativas, hospitales, instalaciones religiosas y otros edificios de reunión pública”..

“En ningún caso se modificarán estas prohibiciones”, escribió.

Las aerolíneas que operan en el MIA también expresaron su preocupación por el plan del estadio. Entre ellas se encuentran las grúas de construcción que irán demasiado alto para algunas rutas de vuelo durante una fase de construcción que se espera que dure varios años, y los problemas permanentes con las luces del estadio que se reflejan en los techos y otras superficies y distraen a los pilotos.

“Es probable que la construcción del estadio requiera el uso de grúas cuya altura supere la de las luces finales”, escribió Sandra Cisneros, enlace entre el aeropuerto y las aerolíneas, en un memorando del 8 de abril. Las luces al final se referían a la altura de las luces en la parte superior del estadio.

Los registros muestran que la ciudad ha movido el proceso de revisión gubernamental para el Miami Freedom Park a un ritmo más rápido de lo que el aeropuerto hubiera querido.

Ramos escribió en un correo electrónico a principios de este año que, en un plazo ideal, se necesitaría la mayor parte de 2022 para resolver los asuntos pendientes y hacer avanzar el proyecto a través de varias audiencias públicas. El plan de zonificación del proyecto pasó por dos comités en junio y julio, y la Comisión Municipal dio su aprobación inicial el 28 de julio. Se espera una votación final el 8 de septiembre.

Los administradores de Miami y los abogados del grupo Beckham afirman que aún queda tiempo para resolver los problemas, ya que las aprobaciones del condado seguirían siendo necesarias después de la votación de la Comisión de Miami. Esas aprobaciones incluyen los permisos de construcción y la autorización del aeropuerto para los proyectos de construcción individuales.

Pero los funcionarios del condado tendrían que estar de acuerdo con el calendario de Miami y la interpretación de las leyes del condado. Si la ciudad aprobara el plan de zonificación sin la bendición del departamento de aviación del condado , pudiera poner a la ciudad y al condado en desacuerdo y abrir la puerta a un desafío legal.

Los problemas con el condado han surgido semanas antes que la Comisión municipal considere la aprobación de la solicitud del equipo de fútbol para un “plan de área especial” que proporcionaría normas y planes amplios sobre cómo se construiría el complejo. En un correo electrónico dirigido a la ciudad, un administrador de Miami-Dade dijo que el plan “no debería aprobarse” sin la autorización por escrito del condado.

Los funcionarios de la ciudad y del condado tienen previsto reunirse el jueves para discutir el Miami Freedom Park. Se espera que asista el abogado de uso de tierra de Inter Miami.

El martes, un portavoz de Miami dijo que los funcionarios del Ayuntamiento esperan resolver el estancamiento en las próximas dos semanas.

“La ciudad se reunirá con el Departamento de Aviación del Condado esta semana y esperamos abordar cualquier comentario o preocupación que puedan tener”, dijo Stephanie Severino, directora de Comunicaciones de la ciudad. “Con suerte, tendremos esta revisión completada a tiempo para la votación del 8 de septiembre”.