Datos para la celebración del día del orgullo heterosexual en España.

Querido hombre o mujer hetero que reclamas un día del orgullo heterosexual porque, claro, los gays tienen uno y qué se han creído para ser más que los demás, porque tú estás ya harto/a de que te discriminen -tú, que haces las cosas bien, como mandan Dios y la naturaleza- y de que se favorezca siempre  al poderoso colectivo/lobby LGTBI que ha conseguido apropiarse de las leyes de España e infiltrarse hasta tal punto que van a obligar a tus hijos a ser gay.

Querido hombre o mujer hetero, celebraremos con jolgorio día del orgullo heterosexual cuando:

Celebración del día del orgullo gay en Madrid, 2019. (Photo by Samuel de Roman/Getty Images)
  • Las relaciones sexuales entre hombres y mujeres se consideren delito en uno de cada tres países del mundo.

A día de hoy la homosexualidad es delito en 70 países. En 26 de ellos las penas van desde los 10 años de cárcel a la cadena perpetua. En 31, se castiga con hasta 8 años en prisión.

  • Cuando vuestros propios gobiernos os asesinen.

En  11 países se castigan con pena de muerte las relaciones sexuales consentidas entre adultos del mismo sexo.

  • Cuando cada día, en todo el mundo, sólo por vuestra condición sexual seáis víctimas de actos de hostigamiento, chantaje y violencia.

En 2018, fueron asesinadas 369 personas transexuales en todo el mundo, según datos de Amnistía Internacional.

  • Cuando no podáis acceder a puestos de trabajo, o a atención médica adecuada. O cuando tengais que ocultar vuestra condición sexual para seguir trabajando.

En Brasil, hasta hace un mes, los homosexuales no podían donar sangre -el Tribunal Supremo acaba de tumbar la restricción-.

  • Cuando tu religión diga que tu tendencia sexual es pecado, y que debes reprimir tus instintos sexuales.

Los cristianos sólo pueden acompañar a los homosexuales en su lucha contra su propia sexualidad. “La comunidad cristiana está llamada a estar cerca de estas personas y a ayudarlas a vivir cristianamente su situación”, según una nota de prensa del Vaticano.  

Pero claro, claro, no te fumes, que esto es España y aquí incluso pueden casarse. Que aquí los maricones esos están infiltrados y quieren corromper a nuestros hijos. A qué narices quieren subirse a una carroza, casi desnudos, a colapsar Madrid si no es para molestarnos y para que nuestros pequeños y pequeñas los vean. Pederastas.

Una pareja homosexual se coge de la mano durante la celebración del Orgulo Gay en Madrid, 2019. (Photo by Samuel de Roman/Getty Images)
  • En España ocurren cada día como mínimo un par de incidentes de odio graves contra personas homosexuales en base a su orientación sexual, según datos de entidades LGTBI, pero es mucho mayor el número de actos violentos -físicos o psíquicos- que no trasciende. Más de la mitad de los casos analizados ocurren en espacios cercanos a la víctima: el barrio, la escuela, el trabajo o su hogar.

  • Pablo Alborán ha sido el último famoso en salir del armario, pero aún ahora, en 2020, numerosos personajes públicos siguen sin hacer pública su orientación sexual por miedo -real- a que su trabajo se resienta. Pensad, por ejemplo, en los jugadores de futbol de primera división masculina. ¿Cuántos han revelado que les gustan los hombres? ¿Qué pasaría?

(Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)


  • En varias diócesis españolas o lugares de culto religioso se practican cursos o se ofrecen terapias para curar la homosexualidad. (Hay numerosas noticias como ésta: La Comunidad de Madrid investiga una supuesta terapia cristiana para “curar” la homosexualidad. Los conductores de la sesión, miembros de una iglesia evangélica, apelaban al “espíritu del homosexualismo” y a “Satán” para “cambiar” la orientación sexual) 

  • 7 de cada 10 personas LGTBI de Europa ha sufrido un ataque a través de las redes en los últimos cinco años, según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb).

  • En España, casi la mitad de las personas LGTBI -un 47%- evita coger a su pareja de la mano cuando van por la calle o están en lugares públicos por miedo a una agresión -según la Guardia Civil-.

  • Las miles de vergonzosas, homófobas y delictivas respuestas al tuit de la Guardia Civil con la bandera arcoiris.

Ahí lo tenéis. Resumido en el último tuit. Cuando hay personas que piensan que la condición sexual de alguien viola la neutralidad o la independencia, tenemos un problema enorme en la sociedad. Cuando hay personas que creen que reivindicar la igualdad de derechos es algo partidista que hay que combatir, es que es necesario reivindicar los derechos del colectivo marginado.

Así que, querido heterosexual orgulloso, ¿celebramos tu día?


Más historias de Carme Chaparro que te puedan interesar