Danzas y reivindicación en una marcha en Asunción de indígenas de Paraguay

·3  min de lectura

Asunción, 12 oct (EFE).- Cientos de indígenas llegados de varios departamentos de Paraguay marcharon este martes por el centro de Asunción en demanda de sus derechos y de la restitución de sus tierras, dentro de una problemática que exigen se aborde en un mesa de trabajo conformada por los tres poderes del Estado.

El Tangará, la danza tradicional de los mbya guaraní, dio la salida en la Plaza Uruguaya a la marcha, compuesta por adultos, jóvenes y menores provenientes de otras parcialidades como los ava guaraní o aché.

En la movilización, convocada para este 12 de octubre por la Articulación Nacional Indígena por una Vida Digna (Anivid), que comprende 18 organizaciones, se entonaron los cantos de esos pueblos en un recorrido que se detuvo en las sedes del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra y de la Fiscalía.

Y se hizo énfasis en la necesidad de que el Estado garantice el aseguramiento de las tierras ancestrales por medio de procesos de compra, regulación jurídica o resarcimiento económico.

Como implemento la Anivid pide la puesta a punto de un fondo para la compra de tierras y el desarrollo de las tierras indígenas con capital de Itaipú y Yacyretá, las dos grandes hidroeléctricas del país.

Asimismo, la Anivid recuerda al Ejecutivo la reciente aprobación del Plan Nacional de Pueblos Indígenas 2020-2030, considerado por esa articulación como la herramienta para centralizar el desarrollo de las políticas públicas en esas comunidades.

La Anivid ya entregó la semana pasada a la Presidencia, al Congreso y a la Corte Suprema de Justicia la lista de urgencias de los pueblos indígenas de Paraguay, un sector que se debate entre la pobreza y la extrema pobreza.

Dionisio Gómez, de la parcialidad ava guaraní, dijo a Efe que en su comunidad, en el departamento de Canindeyú, las grandes plantaciones de soja del sector privado se imponen sobre el hábitat nativo y refuerzan el éxodo a las áreas urbanas.

De hecho en la marcha se veían carteles con la leyenda "la tierra pertenece a los nativos, no a la soja".

La reubicación en las ciudades de muchos de esos indígenas se da en asentamientos periféricos sin servicios básicos, mientras que otras comunidades han protagonizado ocupaciones de las tierras que reclaman como suyas.

En relación a esto, el Ejecutivo promulgó hace dos semanas una ley, antes aprobada por el Congreso, que eleva a seis años de cárcel la pena por las invasiones y a diez en el caso de daños de bienes y patrimoniales.

Durante el tratamiento en el Congreso, grupos de indígenas, junto a sindicatos campesinos, llevaron a cabo protestas que se saldaron con enfrentamientos con la Policía.

"Nos preocupa mucho esta ley que no es la solución al problema", comentó Gómez sobre la misma.

La marcha fue convocada hoy por el significado de la fecha, el 529 aniversario de lo que para la Anivid es el "inicio de los atropellos a las tierras, territorios y recursos naturales de los Pueblos Indígenas en Paraguay y América.".

Se calcula en unos 122.000 los indígenas que viven en Paraguay, pertenecientes a 19 pueblos y repartidos en más de 600 comunidades en la región Oriental y la del Chaco.

El 66,2 % viven en la pobreza y el 34,4 % en la extrema pobreza, de acuerdo con los datos de Anivid, que indica que es una situación "consecuencia de la exclusión de las políticas públicas como la desposesión de sus tierras y recursos naturales por parte de actores económicos agroexportadores.

Un 37 % de las tierras indígenas en Paraguay está en poder de terceros, según esas figuras.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.