Daniel Robinson: Familia del geólogo desaparecido sospecha de juego sucio

·5  min de lectura

La familia de un joven geólogo desaparecido en Arizona desde junio tras abandonar su lugar de trabajo ha contratado a su propio investigador privado y cree que su coche -recuperado en julio con su teléfono, su cartera y sus llaves intactas- fue abandonado en un intento de escenificar el lugar.

Daniel Robinson, de 24 años y originario de Carolina del Sur, se licenció en arqueología en el College of Charleston hace dos años y se trasladó a Arizona tras conseguir un trabajo en Matrix New World Engineering. El 23 de junio estaba con un compañero de trabajo en un pozo cerca de Buckeye (Arizona) y se dirigía a lo que el otro hombre creía que era la carretera principal.

Sin embargo, Robinson acabó dirigiéndose hacia el oeste, al desierto, y no se ha vuelto a saber de él. Su familia en Carolina del Sur se preocupó rápidamente porque el recién graduado universitario se comunicaba regularmente con sus padres y hermanos.

Sus familiares empezaron a “llamarle constantemente, rogándole que nos devolviera la llamada”, dijo su padre, David Robinson, aThe Independent. “No sabíamos qué estaba pasando; sabemos que Dan no ignora sus llamadas telefónicas”.

Y añadió: “Me imagino su teléfono sonando, sonando, sonando durante, creo, casi un día, y luego, finalmente, supongo que el teléfono murió o alguien lo cortó. Después de ese momento, va directamente al buzón de voz”.

El geólogo es descrito como un hombre afroamericano de 1.70 metros de altura y 165 libras de peso, con pelo negro, ojos marrones y un rasgo distintivo; le falta parte del antebrazo derecho, incluida la mano.

El joven de 24 años fue denunciado como desaparecido al Departamento de Policía de Buckeye el mismo día en que fue visto por última vez, y su vehículo fue descubierto por un ganadero en un barranco el 19 de julio, más o menos cuando su padre decidió retener su propia IP.

Cuando la policía llamó por primera vez para informar del hallazgo del vehículo, Robinson indicó a The Independent que “mi pensamiento inicial fue que iba a escuchar algo horrible”.

Leer más: Interés por el caso de Petito pone de manifiesto que las mujeres de color desaparecidas son a menudo olvidadas

La policía le mostró fotos y le explicó el estado del Jeep Renegade de 2017, que parecía haber caído de lado. La ropa del geólogo también fue encontrada desconcertantemente en la escena.

“Fue algo agridulce”, calificó Robinson a The Independent. “Me sentí muy bien por no haber descubierto que mi hijo había fallecido o algo así. Al mismo tiempo, acabé sin tener a mi hijo”.

Compartió los detalles de la recuperación del vehículo y los datos del GPS de la caja negra hallados con su investigador privado, el expolicía Jeff McGrath, que le fue presentado a través de un conocido abogado.

Según Robinson, los datos muestran que el vehículo de su hijo tuvo múltiples accidentes después de la desaparición del joven.

“El primer accidente inicial de mi hijo se produjo cuatro horas después de su desaparición”, especificó a The Independent. “Algo pasó. También hay una transferencia de pintura del vehículo. Siento que algo sucedió allí, que todavía no sabemos. No podemos obtener una respuesta completa, y a partir de ahí no sabemos dónde se llevaron el vehículo”.

Comentó que el coche se encontró a unos tres kilómetros del lugar de trabajo que había visitado su hijo, pero insistió en que se había buscado en la zona sin éxito antes de descubrir el vehículo el 19 de julio.

“Se devolvió a una zona cercana a la que estábamos buscando - mi teoría sería que tal vez para atentar contra nosotros”, declaró a The Independent.

“El Departamento de Policía de Buckeye realizó una búsqueda y no encontró el vehículo, y mi equipo de búsqueda había estado allí, pero no habían visto el vehículo”, señaló Robinson, que es un exmilitar.

Y añadió: “El vehículo no estaba ahí y de repente apareció. Siento como si lo hubieran abandonado. Mi familia y yo sentimos lo mismo”.

No se encontró sangre en el coche, y una portavoz de la policía informó a The Independent que aún no se había descubierto ningún indicio de juego sucio.

Carissa Planalp, responsable de información pública de la policía de Buckeye, precisó que los expertos seguían analizando las pruebas y los datos extraídos del vehículo del geólogo, y subrayó que la resolución de su desaparición seguía siendo una prioridad para el departamento y la comunidad en general.

“El departamento de policía no sólo ha utilizado todos sus recursos para tratar de encontrar a Daniel, sino que también nos hemos apoyado en otros organismos asociados como los helicópteros Phoenix Firebird, la patrulla aérea civil, los perros rastreadores de cadáveres, hemos sobrevolado la zona con un dron. Horas y horas de mano de obra, botas en el suelo buscando a Daniel”, mencionó Planalp a The Independent.

En la búsqueda se encontró un cráneo humano, dijo, que se descartó que perteneciera ni al geólogo desaparecido ni a otro lugareño que había desaparecido.

Sostuvo: en este momento, todavía estamos analizando los datos que se extrajeron del Jeep de Daniel que se recuperó, así que todavía estamos revisando eso y estamos contactando con algunos expertos externos para que echen otro vistazo”.

“Sabemos que la familia está desesperada por obtener respuestas. Nosotros también, y estamos muy comprometidos con su búsqueda”.

La desaparición del joven de 24 años, aseguró, es “una conversación diaria”.

“Este caso es tan prioritario y tiene tanta importancia. Estamos buscando cualquier información del público, y el público ha acudido realmente en gran medida a través de las búsquedas y proporcionando información que ha sido muy útil. Pero necesitamos más. Necesitamos más información”.

El padre del desaparecido expresó a The Independent que creía que las autoridades podrían haber iniciado antes una búsqueda más exhaustiva - y que estaba “molesto” por cómo se había manejado el caso hasta ahora, sobre todo a raíz de otros casos de personas desaparecidas de alto perfil en el Oeste y el Suroeste este verano.

“Empecé a investigar sobre Arizona y me di cuenta de que hay muchos casos de desaparición aquí”, refirió a The Independent. “Por la forma en que el Departamento de Policía de Buckeye estaba manejando el caso de mi hijo, en cierto modo entiendo por qué. El tiempo es esencial, y si no te mueves lo suficientemente rápido, puede que nunca encuentres a la persona”.

Dijo que la teoría personal a la que se aferra firmemente es que, “de alguna manera, Dios va a traer a mi hijo vivo”.

Relacionados

En Wyoming, donde se encontró el cuerpo de Gabby Petito, los indígenas hacen campaña por sus desaparecidos

Gabby Petito: un nuevo testigo afirma que Laundrie discutió con la camarera de forma “agresiva”, en el último avistamiento con la influencer

Guardabosques de Utah advirtió a Gabby Petito que su relación con Brian Laundrie parecía “tóxica”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.