Dan por muerto a un preso en Asturias y este ronca una vez en la morgue

Un preso de la cárcel asturiana de Villabona fue dado por muerto este domingo por tres médicos distintos, cuando, en realidad, no lo estaba. Una vez en la morgue, los trabajadores se percataron de que vivía tras ver cómo se movía y escuchar cómo roncaba dentro de la bolsa de plástico en la que se encontraba el ‘cadáver’.

El preso no acudió al recuento matinal del domingo en la cárcel de Villabona, en Asturias. (Foto: Coonic)

Gabriel Montoya Jiménez, de 29 años, se encontraba mal la noche del sábado. El domingo por la mañana, durante el recuento matinal, no se presentó. Así que el personal de la prisión acudió a su celda y allí se lo encontró sentado en una silla inconsciente, como relatan varios medios locales.

Los dos médicos del centro penitenciario que estaban de guardia en ese momento lo examinaron y, al no encontrar signos vitales, decretaron que estaba muerto. Mientras los familiares eran avisados de la trágica noticia, un equipo policial y un médico forense se desplazaron a la prisión de Villabona para certificar la muerte del reo y proceder al traslado del cuerpo al Instituto de Medicina Legal de Oviedo.

Fue allí, en la morgue a la que había sido llevado en la típica bolsa de plástico que se usa en estos casos, cuando dio muestras de continuar con vida. La sorpresa fue mayúscula para el personal del Anatómico que se estaba preparando para realizar la autopsia al detectar movimiento y escuchar unos ronquidos.

Inmediatamente dieron aviso y el preso fue trasladado al Hospital Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, donde permanece ingresado bajo vigilancia de la Guardia Civil. Ahora falta esclarecer qué fue lo que ocurrió y cómo es posible que hasta tres médicos certificasen la muerte de Gabriel Montoya, condenado a dos años y medio de prisión por robo.