Damas y caballeros, Daniel Craig

·12  min de lectura
Daniel Craig en Nueva York, el 2 de marzo de 2020. (Devin Oktar Yalkin/The New York Times)
Daniel Craig en Nueva York, el 2 de marzo de 2020. (Devin Oktar Yalkin/The New York Times)

Hace más de año y medio, Daniel Craig y yo nos reunimos en el Museo de Arte Moderno de Nueva York para conversar sobre su última película como el agente James Bond, “Sin tiempo para morir”, y la despedida a un superespía sofisticado al que ha interpretado desde 2006.

Cuando nos sentamos en nuestra mesa en un cuarto privado en el restaurante del museo, Craig me ofreció de un dispensador de aerosol desinfectante de manos que él traía. “Esa cosa es oro puro”, comentó de manera mordaz. “Es una locura, las personas lo están vendiendo por, aproximadamente, 25 dólares cada uno”.

Resultó que esa podría haber sido la parte más significativa de nuestra entrevista. Pasamos la siguiente hora enganchados en una conversación amable sobre la filmación de “Sin tiempo para morir” (que en ese entonces estaba programada para estrenarse en un mes) y lo satisfecho que estaba tanto con el trabajo que había hecho como con haber concluido su labor.

Nos despedimos. Dos días después, el estudio MGM y los productores de la franquicia de Bond anunciaron que retrasaban el estreno de “Sin tiempo para morir” hasta noviembre y dieron como razón su “cuidadosa consideración y exhaustiva evaluación del mercado cinematográfico global”. (“Entendemos que esta es una decisión puramente económica y no una basada en temores crecientes por el coronavirus”, escribió la publicación de la industria Deadline de manera poco convincente en ese entonces).

Aunque no tenía película para promover, Craig condujo el episodio de ese fin de semana de “Saturday Night Live” (o “SNL”), que incluyó un “sketch” tonto y despreocupado sobre cómo el coronavirus podría afectar la producción de las telenovelas y la presentación de Craig del invitado musical, the Weeknd, hecha con un gozo inesperado. Al día siguiente, él y su esposa, Rachel Weisz, así como sus familiares salieron de Nueva York y Estados Unidos se sumergió en la pandemia.

Cualquier sensación de frivolidad, libre de consecuencias, ha sido escasa en los meses siguientes. Incluso conforme el desarrollo de la pandemia permanece incierto y la taquilla fluctúa de semana a semana, MGM (que retrasó la película en dos ocasiones más) ahora está determinada a estrenar “Sin tiempo para morir” el 8 de octubre.

Ha sido una despedida incómoda y prolongada para Craig, de 53 años, quien, desde el momento en que fue elegido como sucesor de Pierce Brosnan como el agente 007, nunca fue una decisión obvia o elegante para el personaje. Su apariencia era demasiado tosca; su carrera cinematográfica era poco relevante; su cabello era demasiado rubio.

Daniel Craig en Nueva York, el 2 de marzo de 2020. (Devin Oktar Yalkin/The New York Times)
Daniel Craig en Nueva York, el 2 de marzo de 2020. (Devin Oktar Yalkin/The New York Times)

Como Craig me dijo en esa entrevista inicial, él pensó que había sido invitado a audicionar como carne de cañón y que así fuera más fácil elegir a alguien más para el papel.

“Solo estaba entre los candidatos, era alguien a quien decirle que no”, dijo y agregó que, en el mejor de los casos, pensó que obtendría el papel de un villano desechable: “Aquí tienes, sé un villano”.

En cambio, Craig consiguió a través de su debut, “Casino Royale”, la continuación rápida en 2008 con “Quantum of Solace”, así como las secuelas de más épica duración “007: Operación Skyfall” (2012) y “007: Spectre” (2015). Sus películas como Bond, que han generado más de 3000 millones de dólares en todo el mundo, se han vuelto cada vez más ambiciosas en escala y vertiginosas en duración.

A pesar de las señales de que le ha perdido el gusto a la franquicia (cuando Time Out le preguntó si se imaginaba haciendo otra película, respondió: “Prefiero romper este vaso y cortarme la muñeca”) y las lesiones intermitentes que ha sufrido en los rodajes, Craig dijo que le gustaría interpretar una vez más a su malhumorado y flemático Bond para completar la historia que comenzó con “Casino Royale”.

“Quería darle una cierta consistencia”, me dijo en ese entonces y agregó con una risa: “Tal vez seré recordado como el Bond enojón. No lo sé. Ese es tan solo mi Bond y tengo que aceptarlo: ese ha sido mi Bond. Pero estoy bastante satisfecho con eso”.

Cuando hablamos de nuevo por teléfono en septiembre, Craig se mostraba distante, como es habitual, pero a la vez estaba un poco más relajado. Saber que “Sin tiempo para morir” estaba a punto de rendir frutos le había dado la libertad de reflexionar sobre lo que su experiencia como Bond había significado para él, hasta cierto punto. Cuando se le pidió que comentara sobre acontecimientos que podrían afectar el futuro de la franquicia de Bond (como, digamos, los planes de Amazon de adquirir MGM), su concisión fue elocuente.

Además, por supuesto, la reservada estrella tenía guardado un secreto más: se anunció el miércoles que Craig protagonizará una nueva producción en Broadway de “Macbeth”, en la cual interpretará al barón hambriento de poder que da título a la obra junto a Ruth Negga como Lady Macbeth. (Esta producción, dirigida por Sam Gold, se espera que comience con las funciones de prensa en el Teatro Lyceum el 29 de marzo y abra al público el 28 de abril).

Como Craig dijo más de una vez en nuestras conversaciones, es solo un actor y no debe ser confundido con el que pronto será su ex alter ego.

“Todo lo que deseaba era poder ganarme la vida con ella”, dijo sobre la actuación. “Quería no tener que trabajar como mesero, lo que había hecho desde que tenía 16 años. Pensé que si podía hacerlo y pagar la renta, entonces sería exitoso”.

“Créeme, soy solo un mortal”, mencionó.

Craig comentó más sobre la larga espera de “Sin tiempo para morir” y compartió, por ahora, sus reflexiones finales acerca de James Bond. Estos son fragmentos editados de dos conversaciones más extensas.

P: ¿Cómo ha sido el último año y medio para ti? ¿Cómo están las cosas?, lo que sea que eso signifique para ti.

R: Están tan bien como pueden estar. Soy increíblemente afortunado de tener una familia maravillosa y también contar con un lugar fuera de la ciudad adonde pudimos ir y alejarnos algo de esta locura. Salimos de la ciudad el 8 de marzo. La noche previa, hice “SNL”, que fue de verdad surreal. Ha sido un año difícil para todos y nos han ocurrido cosas que no han sido tan agradables, pero así es la vida.

P: ¿Es aleccionador interpretar a estos personajes que se caracterizan por ser capaces y pueden resolver situaciones y después tener una experiencia de la vida real que te recuerda que estás a merced de estas fuerzas más grandes?

R: Bueno, es que yo no me siento así. La mayoría del tiempo me siento como una persona común y corriente. No siento ninguna conexión con los personajes que interpreto, pero ninguna. Son solo eso. Tantas cosas se han puesto en perspectiva. Es difícil no ver el mundo de una manera diferente. Estoy seguro de que es la misma situación para todos.

P: Circula un clip de video de una discurso que dirigiste a tus colegas y al equipo al concluir el rodaje de “Sin tiempo para morir”. Al final, te salen lágrimas y fue muy reconfortante para mí verte mostrar emociones, que pudieras ser vulnerable de esa forma.

R: No me muestro al mundo tanto como tal vez le gustaría a la gente, pero esa es mi decisión. Probablemente, me ha metido en problemas y ha causado que las personas formen su propia opinión sobre mí. Sin embargo, soy un ser humano increíblemente emocional. Soy un actor. Quiero decir, ese es mi trabajo. Y el clip al que te refieres es el final de quince años de mi vida a los que les he dedicado todo lo que puedo. Sería una especie de sociópata si no me ganara un poco la emoción al final de eso. Afortunadamente, no soy un sociópata.

P: Si las cosas hubieran marchado como estaban planeadas hace año y medio, te hubiera tocado disfrutar una vuelta olímpica más brillante. ¿Esto se siente anticlimático de alguna manera?

R: Pon COVID al final de cada frase. Soy muy optimista sobre todo esto. Simplemente estoy feliz de que hemos podido llegar a esta etapa porque Dios sabe que, hace año y medio, nada de esto ni siquiera tenía sentido o parecía posible de la manera más remota. Estoy increíblemente feliz de que llegamos a un momento en el que podemos decirle al público que vaya y la vea. Estoy tan ansioso de que la gente sencillamente la vea y tengo la esperanza de que les va a gustar.

P: ¿Cuántas otras metas toman quince años de la vida de alguien? Lo normal es que obtengas, digamos, un doctorado o una cátedra llamada en honor a ti al final de ellas.

R: Es cierto. [Se ríe]. No tengo ninguno de los dos y estoy muy lejos de conseguirlos. Pero es muy amable de tu parte si quieres ponerlo en esos términos.

P: ¿Qué extrañarás de Bond?

R: Extrañaré el gran trabajo en equipo que requiere. Son casi cinco años desde que comenzamos este proyecto, a pesar de lo frustrante y generador de ansiedad que puede ser. A veces se siente como que no va a suceder, pero es un proceso increíblemente creativo y extrañaré eso. Tengo otros proyectos y ellos me darán una sensación de recompensa, pero no hay nada como una película de Bond.

P: ¿Algo en particular sobre el personaje en sí mismo?

R: Lo he interpretado. Le he dado todo lo que puedo. Está ahí tanto como siempre estará para mí. Quiero decir, ¿quién sabe? No tengo una respuesta clara a eso.

P: Eres padre. ¿Piensas que Bond significará algo para tus hijos y su generación?

R: Si entiendes a los niños de esa manera, diría que deberías tener una cátedra. No entiendo tanto a los niños. Son un enigma para mí y si reciben algo de estas películas en el futuro; entonces, esa es su aventura, no la mía.

P: ¿Estás involucrado de alguna manera en la búsqueda de quién será tu remplazo?

R: Ninguna en absoluto.

P: ¿Lo prefieres de esa manera o solo es que así son las cosas?

R: Realmente, no tiene nada que ver conmigo. A quienes les toque hacerlo, buena suerte. Espero que se diviertan tanto como yo y sigan haciendo películas interesantes y relevantes.

P: La primavera pasada, Amazon dijo que compraría el estudio MGM, que crea las películas de Bond, en parte para que pueda tener una participación en el futuro de la franquicia. ¿Eso...

R: ¿Sabes?, buena suerte. Estoy muy satisfecho con la gente en MGM. He trabajado con ellos durante mucho tiempo. No intento ser político. Simplemente no tiene nada que ver conmigo.

P: Mientras comenzabas a despedirte de Bond, tuviste éxito en el papel de Benoit Blanc y “Entre navajas y secretos” también se está convirtiendo en una franquicia. ¿Te sientes de alguna manera como Michael Corleone en “El padrino: Parte III” cuando dijo: “Justo cuando pensaba que estaba afuera, me vuelven a meter”?

R: Escribe eso si así lo deseas. [Se ríe]. Quiero decir, ¿qué tan afortunado soy? Tuve la oportunidad de trabajar con Rian Johnson en algo que es increíblemente satisfactorio y divertido.

P: Benoit Blanc tenía un aire elusivo y alegre, así como algo reconfortante de su persona, casi un contraste deliberado con la rigidez de Bond. ¿Sentiste que ese papel te dio más espacio para desarrollarlo?

R: Pero es solo la naturaleza del papel. Bond es lo que es y Benoit es muy diferente. No es por ser tosco, pero, como actor, ese es mi trabajo: interpretar partes que son diferentes. Recibí el libreto para eso y pensé: “¿En serio?”. Es asombroso, como lo fue cuando recibí “Casino Royale”.

P: Regresarás a Broadway el próximo año para estelarizar “Macbeth”. ¿Qué captó tu interés en esa obra en particular?

R: Esa es la única otra obra de Shakespeare que he leído. [Se ríe]. No, siempre ha sido una de mis favoritas. Es muy difícil. Tiene un ritmo rápido y no es particularmente larga. Es una oportunidad de hacer algo. Broadway ha sido tan afectada, como cualquier otra industria, y hacer algo espectacular, mágico y extraño, intentar hacerlo en Broadway y ayudarlo y darle tanto impulso como sea posible... sé que podemos hacer una producción formidable. Muchas cosas sucederán en Broadway el próximo año y quería ser parte de ello.

P: ¿Cómo se prepara uno para interpretar a Macbeth?

R: Te aprendes los diálogos. Tenemos muchas muchas ideas, todas están solo en la fase de conversación por ahora. Haremos talleres de la obra durante dos semanas en noviembre y después comenzaremos los ensayos alrededor del Año Nuevo. Espero que en esas dos semanas, aterricemos algunas de esas ideas. Y después, partiremos de ahí. Gracias a Dios que tenemos a Sam Gold y Ruth.

P: También hay una nueva versión fílmica de “Macbeth”, protagonizada por Denzel Washington, que será estrenada a finales de este año. ¿Sientes que ese proyecto representa alguna competencia?

R: Dios no permita que en algún momento compita con Denzel Washington. Por Dios. No me considero digno. No se trata de eso. Van a ser muy diferentes, claramente, pero no me preocupo por ese tipo de cosas. Entre más, mejor.

P: Anteriormente, intepretaste a Iago para Sam Gold en “Otelo”. Haz hecho lo de actuar de manera taciturna.

R: ¿Cómo sabes lo que haré? Estaré muy lejos de interpretar un personaje taciturno.

P: ¿Harás un Macbeth jovial?

R: Para ser sincero, no lo sé. No tomo ese tipo de decisiones tan pronto sobre esas cosas. No interpreté con melancolía a Iago. Todo lo opuesto. Ambos personajes son muy complejos e inteligentes. Macbeth es uno de esos personajes a quien se reporta, primero, como un guerrero que puede partir a una persona desde los testículos hasta la garganta. Pero es más cercano a Hamlet porque es tan introvertido. Estoy ansioso de comenzar a prepararme.

P: Después, ¿te gustaría tal vez interpretar a Puck en “Sueño de una noche de verano”, solo para cambiar el ritmo?

R: Sé lo que quieres decir, pero no pienso en ellas de esa forma. Esas comedias son igual de difíciles, es igual de difícil hacerlas bien y de la manera adecuada, ser no solo gracioso, sino también profundo y reflexivo.

P: ¿Qué te parece Falstaff?

R: [Suspira]. Consígueme el traje para parecer obeso.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.