Daños en hospital restan camas de terapia intensiva

·1  min de lectura

CUERNAVACA, Mor., enero 31 (EL UNIVERSAL).- El hospital Covid Carlos Calero Elorduy, del ISSSTE, bajo responsabilidad de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), registró daños materiales por filtraciones de agua justo en la sala de terapia intensiva. Una parte del plafón se desplomó y en el espacio de una cama se está formando otro boquete.

El edificio que alberga el hospital pertenece al ISSSTE, pero luego de 10 años de estar abandonado fue rehabilitado por la Sedena para pacientes Covid, y en junio del año pasado lo inauguraron con la presencia del Presidente, para ponerlo a disposición del Insabi y bajo supervisión de Sedena.

Los 23 médicos y 70 enfermeras que trabajan en el hospital afirman que existe trato desigual, porque mientras a los médicos militares les pagaron el bono Covid, ellos no han recibido ningún pago extra porque, según supieron, los mandos castrenses realizaron la solicitud a destiempo.

Según los médicos, un mando castrense les dijo que los documentos para solicitar el recurso por atender pacientes Covid no fue enviado a tiempo, y por lo tanto el gobierno federal retuvo los bonos.

El hospital Covid forma parte de un conjunto de cuatro edificios cimentados sobre una superficie aproximada de 5 mil metros cuadrados, en Cuernavaca. Uno de los cuatro edificios alberga la Clínica de Medicina Familiar administrada por la delegación del ISSSTE, mientras que el área Covid se encuentra en otro edificio operado y administrado por la Sedena.

Sedena destinó los dos primeros pisos para habilitar 40 camas de hospitalización y 30 camas de terapia intensiva, y justamente en esta sala se registraron las filtraciones de agua que desplomaron el plafón.