¿Dónde está Trump después de la “insurrección”? El presidente está furioso con Pence

Chris Riotta
·4  min de lectura
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escucha al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, hablar durante la sesión informativa diaria sobre el nuevo coronavirus. (AFP via Getty Images)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escucha al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, hablar durante la sesión informativa diaria sobre el nuevo coronavirus. (AFP via Getty Images)

Después de que los alborotadores pro-Trump atacaron el Capitolio e intentaron evitar que el Congreso certificara su derrota electoral, el presidente Donald Trump se aisló dentro de la Casa Blanca, rodeado solo por sus ayudantes más cercanos mientras se enfurecía con el vicepresidente Mike Pence y lo que consideraba una traición al más alto grado.

La agenda pública del presidente estaba vacía una vez más este jueves cuando un comunicado emitido a la prensa decía: “El presidente Trump trabajará desde temprano hasta tarde en la noche. Hará muchas llamadas y tendrá muchas reuniones".

Pero dentro de la residencia de la Casa Blanca, Trump estaba furioso por el hecho de que su vicepresidente no interviniera en la certificación del voto, a pesar de que Pence no tenía ninguna forma de hacerlo en su papel principalmente simbólico de presidir el procedimiento típicamente mundano.

Bloqueado de sus cuentas de redes sociales al anochecer, Trump no pudo disparar sus típicas afirmaciones falsas de fraude electoral y manipulación electoral, que llevaron en parte a las manifestaciones que se vieron el miércoles en Washington y en los poderes públicos de todo el país.

El subjefe de gabinete de la Casa Blanca, Dan Scavino, emitió una declaración del presidente comprometiéndose efectivamente con una transferencia pacífica del poder después de que la mafia pro Trump violara el Capitolio y se enfrentara con la policía y los funcionarios de seguridad.

“Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones y los hechos me lo confirman, habrá una transición ordenada el 20 de enero”, se lee en el comunicado. “Siempre he dicho que continuaremos nuestra lucha para asegurarnos de que solo se contaran los votos legales. Si bien esto representa el final del mejor primer mandato en la historia presidencial, ¡es solo el comienzo de nuestra lucha para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande!".

Por supuesto, los hechos no estaban del lado de Trump. Su propio Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional han emitido declaraciones diciendo que la votación nacional se llevó a cabo sin fraude, y Seguridad Nacional describió las elecciones de 2020 como las "más seguras" en la historia de Estados Unidos.

Según los informes, sus ayudantes lo instaron a publicar un video durante el violento motín en el Capitolio pidiendo calma, alentando al presidente a no incluir afirmaciones falsas de fraude electoral desenfrenado en su mensaje a los partidarios, pero Trump publicó un video en Facebook y Twitter en el que denunciaba que las elecciones habían sido "robadas" antes de decirle a la mafia que "se fueran a casa".

Ese video finalmente fue eliminado por ambas plataformas ya que se suspendieron las cuentas del presidente.

La ciudad de Washington declaró un toque de queda a las 6:00 pm y, después de cierto retraso, finalmente se llamó a la Guardia Nacional para ayudar a calmar los disturbios.

En la Casa Blanca, Trump se estaba comportando como un "monstruo total" según The Washington Post, citando fuentes anónimas que dijeron que el presidente desarrolló una "mentalidad de búnker" en respuesta a la controversia.

El presidente se rodeó de Stephen Miller, uno de sus asesores más cercanos en el ala oeste, así como de sus ayudantes más leales, como Scavino y el director de personal Johnny McEntee, informó el periódico, mientras que muchos otros en la Casa Blanca contemplaron renuncias en el estela de la turba.

La jefa de gabinete de la primera dama Melania Trump renunció abruptamente el miércoles, junto con un miembro del personal adicional que dijo estar molesto por los disturbios contra el Capitolio.

Trump quería que Pence interviniera durante la certificación electoral, y después de enterarse de que el vicepresidente no intervendría en el procedimiento, estaba más que furioso, según los informes.

"Lo que más le molestó y no pudo superar en todo el día fue la traición de Pence", dijo al Post un ex alto funcionario de la administración al que se le informó sobre el asunto. “Todo el día, fue un tema de, 'Yo hice a este tipo, lo salvé de una muerte política, y aquí me apuñaló por la espalda'”.

Antes de que la mafia se apoderara del Capitolio e interrumpiera el Congreso, Trump le estaba pidiendo al vicepresidente que hiciera algo que él no podía.

"Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviarlos de regreso a Estados Unidos, Y GANAMOS", tuiteó Trump antes de que se suspendiera su cuenta. "¡Hazlo Mike, este es un momento de extrema valentía!"

La policía de Washington dijo que al menos cuatro personas murieron durante los disturbios en el Capitolio el miércoles, mientras que al menos 14 agentes resultaron heridos. Algunos funcionarios han advertido que las manifestaciones podrían continuar antes de la toma de posesión de Biden a finales de este mes.

Relacionados

Exjefe de gabinete de Trump renuncia después de disturbios

Washington DC: Ivanka Trump llama “patriotas” a los alborotadores

Enmienda 25: ¿Quién ha pedido la destitución del presidente Trump?