Dólar soja: ¿cómo afectaron el nuevo cepo del BCRA y la polémica con el campo a las liquidaciones?

·4  min de lectura

Ya van doce jornadas seguidas de compra en el mercado de cambios para el Banco Central de la República Argentina (BCRA), que este miércoles embolsó u$s243 millones. Acumula, hasta ahora, u$s2.781 millones en el mes y se acerca a lograr la suma de u$s3.000 millones hacia fin de septiembre, o incluso, superar ese monto. Este ritmo se viene logrando gracias a la evolución de la liquidación de la cosecha de soja que viene muy fuerte desde que se lanzó el programa que reconoce $200 pesos por dólar a los exportadores. Las trabas para acceder al dólar para los beneficiarios de ese programa hicieron temer la continuidad del proceso, pero parece que seguirá fuerte a pesar del ruido.

Ya se liquidaron casi u$s4.000 millones bajo esa modalidad en tan solo dos semanas y media, de los cuales, u$s351 millones ingresaron este miércoles al mercado de cambio. Este dato sorprende a muchos analistas teniendo en cuenta la situación de conflictividad que se dio entre lunes y martes alrededor de la prohibición que implementó el BCRA de comprar dólares en los circuitos legales, tanto oficial, como MEP y CCL, a las empresas que hagan uso de este tipo de cambio diferencial durante este mes a partir del 20 de septiembre.

Hubo temor en un comienzo de que se frenara la tendencia, que venía siendo tan positiva para la recomposición de reservas del BCRA, pero el desempeño de las últimas dos jornadas y el tránsito de containers que se mantiene activo en el puerto de Rosario indicaría que, tal como dice a iProfesional el economista Federico Glustein, "el mercado sigue con el compromiso de liquidar a pesar de los contratiempos generados por la autoridad monetaria y la falta de previsibilidad de las propuestas económicas".

Dólar soja: por qué sigue funcionando a pesar del ruido

Explica que esto se debe posiblemente a que varios operadores están decididos a no dejar de vender a pesar que les afecta la medida debido a que consideran que es una gran probabilidad que ese valor de la soja no se les otorgue en la cosecha gruesa del año próximo. "Por lo tanto, lo ven como una oportunidad", evalúa.

Y, por otro lado, indica que, a su vez, muchos de los jugadores del complejo sojero no fueron afectados por las medidas del BCRA, que salió a aclarar que la norma no afecta a las personas humanas y muchas empresas ya tenían esa traba para acceder al dólar. Por lo tanto, Glustein considera que para ese grupo "todo sigue como viene y ya llevan  incluso vendidos alrededor de u$s4.000 millones en lo que va del mes".

Sin embargo, no considera que el cambio de reglas de juego sobre la marcha vaya a ser gratuito a futuro, si bien no espera que en este caso altere la meta de u$s5.000 millones liquidados hasta fin de mes.

El dólar soja permite al BCRA recomponer reservas.
El dólar soja permite al BCRA recomponer reservas.

El dólar soja permite al BCRA recomponer reservas.

Cepo a sojeros: ¿un problema hacia adelante?

"Creo que, a su vez, es probable que la próxima medida hacia ese sector no sea tomada como neutral y que el cambio de las reglas de juego afecta la credibilidad y las expectativas", diagnostica Glustein. Sin embargo, atribuye la impavidez aparente de este momento en el ritmo que se venía viendo a que, tanto al Gobierno como a los sojeros les conviene en este momento lo que sucede.

Así, tal como se dijo prevé que siga el ritmo actual y se cumpla la meta pata fin de mes. Y, de hecho, hay que señalar que el Gobierno tardó casi 15 días en tomar esta medida, lo que le dio al sector una ventana de tiempo importante para dolarizar sus ingresos de exportaciones en los dólares financieros.  Asimismo, lograron sobre la marcha una corrección de la medida que había sido firmada por el representante de Sergio Massa en el Directorio del Banco Central, incluso.

Es decir que, en rigor de verdad, más allá del malestar y las quejas, no fueron tan afectados y terminó siendo un término medio entre lo que busca imponer el Gobierno y lo que los sojeros se resistían a aceptar.

Lo que pasó es que es una medida que llegó con algo de delay y como una reacción a lo que venía pasando en el mercado de los dólares financieros como consecuencia de la entrada de pesos de la soja. Eso hizo que fuera desprolija la puesta en marcha y, de hecho, aún quedan algunas dudas en el mercado sobre su aplicación, como hasta cuándo rige la prohibición. De ahí el ruido, las críticas y los enconos en el Gobierno.