Dólar. El BCRA revisará sus últimas normas si detecta que traban importaciones

Javier Blanco

Miguel Pesce, apuntado hoy en una reunión de empresarios con el Presidente por las nuevas trabas de acceso al mercado cambiario

El Banco Central (BCRA) dejó trascender hoy que está dispuesto a estudiar modificaciones a las últimas restricciones impuestas en el acceso al mercado cambiario, tras aclarar que fueron dispuestas luego de detectarse "maniobras especulativas" con importaciones en el bimestre abril-mayo, que resultaron en pagos por este concepto 30% superiores al volumen de compras efectivamente realizado en el exterior.

"No hay impedimento para importar ni alteración alguna en el régimen de importaciones del país y las divisas siguen disponibles para el normal funcionamiento de la actividad productiva en el país", señalaron a LA NACION voceros de la entidad.

En una nota distribuída esta tarde, sostiene que la circular "A" 7030, que entre otras cosas obliga a las empresas que tengan dólares declarados a utilizarlos para atender pagos de importaciones antes de poder demandar divisas localmente para hacerlo, apuntò a "normnalizar una situación disrruptiva" que se había detectado en el mercado y afectaba las reservas.

"En el bimestre abril-mayo se pagaron importaciones por 30% más del volumen importado. Aproximadamente se importó por 5800 millones de dólares y los importadores accedieron a divisas por 7.500 millones de dólares. Históricamente, hay una correlación entre el volumen de importaciones y el acceso al mercado", detallò el Central, para denunciar que hubo empresas que fraguaron o aceleraron compras en previsión de una posible nueva devaluación del peso.

"Hubo cancelación de obligaciones y anticipo de pagos de importaciones que no hacen a las prácticas comerciales habituales", insistieron.

En su comunicaciòn, el BCRA aclaró que las nuevas normativas no apuntan a "alterar el volumen de importaciones" sino a "establecer un sendero de pagos acorde con las buenas prácticas comerciales".

Por esta razón es que se comprometió públicamente a estudiar "perfeccionamientos de la norma si en el transcurso de las operaciones el sector productivo detecta inconvenientes que no responden al propósito".

La declaración distribuída tendría relación con las quejas que recibiò hoy el presidente Alberto Fernández en una reunión que mantuvo con varios de los más importantes empresarios del país.

La Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) había advertido días atrás que las nuevas normas de acceso al mercado cambiario "llenaron de incertidumbre el comercio exterior y dificultaron la cadena de valor de las importaciones, poniendo la situación económico-financiera de las industrias y las empresas en general en una peor situación a la existente en el momento". Ese pronunciamiento fue acompañado por entidades de la industria y el agro y distintos referentes empresariales, que alertaron sobre el impacto que estas restricciones podrìan tener en los precios internos o en el normal suministro de insumos.