Día de la Tierra: las alertas para la Argentina y el fenómeno de los 40 grados en otoño y la nieve en primavera

·7  min de lectura
El mapa térmico de todo el planeta que refleja el impacto del cambio climático
El mapa térmico de todo el planeta que refleja el impacto del cambio climático

Calores extremos, nevadas y granizo en el otoño argentino; olas de frío inusuales en la primavera de países europeos. Así se evidencia la contundencia del cambio climático en el mundo y hoy, en el Día de la Tierra, los especialistas en medio ambiente insisten en que estos fenómenos, recurrentes en los últimos años, no se deben naturalizar.

En ese intento, desde un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, denominado AR6, se evaluaron las condiciones del medio ambiente en el mundo y desde varios capítulos, la Argentina mereció no solo análisis de lo que sucede en esa materia, sino advertencias sobre lo que podría llegar a suceder si no se implementan políticas adecuadas para aminorar el impacto en la biodiversidad y el desarrollo humano.

Desde ese organismo se señala que la suba de la temperatura en 1.5ºC, en promedio, debe ser frenada con transición energética hacia el desarrollo sostenible, reducción de pobreza, fomentación de la equidad, así como prácticas puntuales como el cese de la deforestación.

En una sección del informe, el reporte del Grupo de Trabajo II (WGII), se incluye el análisis de la situación en la cuenca del Río de la Plata y la provincia de Buenos Aires. Allí, se indica lo vulnerable que es la zona a sufrir inundaciones por la elevación del mar, el aumento de precipitaciones y temperaturas.

“La cuenca del Río de la Plata y la ciudad de Buenos Aires son altamente vulnerables a inundaciones recurrentes”, se explica. Además, el texto indica: “La subregión presenta una alta frecuencia de ocurrencia de eventos intensos de convección severa. Debido a esta situación, los fuertes vientos del sur o sureste y los altos niveles de agua afectan toda la costa argentina, así como las riberas del Río de la Plata, Uruguay y sur de Brasil”.

Por otra parte, el informe advierte: “La costa del Río de la Plata está sujeta a inundaciones cuando hay fuertes vientos del sureste (sudestadas). A medida que aumenta el nivel del mar como resultado del cambio climático global, las inundaciones por marejadas ciclónicas serán más frecuentes en esta área densamente poblada, particularmente en áreas bajas (…) Las inundaciones con mayor frecuencia y la severidad de las marejadas ciclónicas también afectarán el estuario del Río de la Plata y delta inferior del Río Paraná, donde se ubica el Área Metropolitana de Buenos Aires”.

Para hoy se esperan lluvias en la Ciudad y alertan por la crecida del Río de la Plata
Para hoy se esperan lluvias en la Ciudad y alertan por la crecida del Río de la Plata


Para hoy se esperan lluvias en la Ciudad y alertan por la crecida del Río de la Plata

Islas de calor y decrecimiento de lluvias en zonas áridas

En cuanto a las llamadas islas de calor en las zonas urbanas, el informe cita un estudio que indica que en la ciudad de Buenos Aires el 20,7% de las muertes por altas temperaturas puede atribuirse al cambio climático; así como el 21,6%, en Córdoba.

En cuanto a las olas de calor que cada vez son más frecuentes, en el informe se describe: “El aumento esperado de la temperatura también expone a la población de las grandes ciudades a un calor extremo. Las islas de calor urbano ya son una realidad en grandes ciudades de la región, como Buenos Aires”.

De hecho, los calores extremos afectan seriamente a la población más vulnerable social y económicamente. “Estas personas tienen poco acceso al saneamiento, la salud pública y la refrigeración residencial y son vulnerables a los efectos de las islas de calor en la comodidad y la salud humanas. Estas incluyen enfermedades cardiopulmonares y transmitidas por vectores, e incluso la muerte. Se sabe que el estrés por calor empeora las condiciones cardiovasculares, diabéticas y respiratorias. Como efecto de las islas de calor, estas personas también son vulnerables a lesiones y víctimas debido al aumento de las tormentas eléctricas, lo que provoca pérdidas económicas y otros problemas sociales”, refiere el texto.

Deforestación en el Norte Argentino
Deforestación en el Norte Argentino


Deforestación en el Norte Argentino

En el capítulo sobre áreas áridas y semiáridas se indica “el decrecimiento de las lluvias en las zonas semiáridas de la Argentina, como la región de Chaco”. En cuanto a la directa injerencia de la actividad humana, se habla de “cambios del uso del suelo y sobreexplotación de recursos hídricos”.

Así, se señalan las zonas desérticas y semidesérticas del país, como el Chaco, donde la deforestación origina el descenso de lluvias y calores extremos. En ese sentido, los autores del documento advierten sobre el uso de los recursos hídricos y la explotación de la tierra con cultivos que no permiten la renovación de la misma.

40 grados en otoño

En diálogo con LA NACION, Mauricio Saldívar, meteorólogo especialista en sistemas de alerta temprana, se refirió ayer a evento meteorológico que se espera para los próximos días, cuando las temperaturas podrían elevarse hasta los 40 grados.

“Será un periodo de más de tres días de temperaturas elevadas, lo que configuraría una ola de calor. Lo que me llama la atención es que en algunos sectores de la Argentina, después de esta ola de calor podría estar seguida por una ola de aire frío, aunque no en el mismo lugar. Pero algunos sectores tendrán calor y otros fríos, algo que no es tan frecuente. Vamos a tener muy altas temperaturas en el norte y muy frías en el sur. Vamos a tener un país de extremos”, afirmó.

En el mismo sentido Alpio Costa, climatólogo e Investigador del Instituto Antártico Argentino, remarcó: “Los modelos muestran que la ola de calor recaería en Formosa y Chaco, casi con seguridad, pero se podría extender a Santa Fe, Corrientes y otras provincias del noreste. Se viene un evento de calor, al menos, para la mitad norte del país. No creo que llegue a afectar a Buenos Aires”.

En Europa calores y fríos extremos

Este el segundo año consecutivo en el que se evidencia una importante ola de frío al final del invierno y en el principio de la primavera en Europa. Fenómeno que le sigue a un periodo invernal que registró temperaturas más cálidas que lo usual.

Este año, en Europa las temperaturas han bajado rápidamente por debajo de lo normal y los mapas meteorológicos mostraban este descenso desde Portugal hasta el oeste de Rusia. Las mayores diferencias de temperatura con respecto a lo habitual se centraron entre España y Alemania, y Francia fue la más afectada.

Ese fenómeno es peligroso en tanto provocó que los cultivos y plantas tuvieran una floración temprana y luego se arruinaran con las olas de bajas temperaturas. Es por eso que desde el informe del Plantel de Cambio Climático se habla de “islas” de calor o frío.

En Alemania, el invierno fue más cálido de lo normal y registró casi 20 días más sin heladas que en un año promedio.

Frío polar en Europa: las temperaturas llegan a -45 grados y ya hay 100 muertos
Frío polar en Europa: las temperaturas llegan a -45 grados y ya hay 100 muertos


Las olas polares en Europa son cada vez más recurrentes

Incluso, Europa vivió en 2021 su verano más cálido, con récords de temperatura en Sicilia o España. A eso, le siguieron lluvias que provocaron grandes inundaciones en Bélgica o Alemania, según el informe anual del servicio de vigilancia Copernicus.

La situación se debió a que el continente aumentó su temperatura una media de +2ºC respecto a la era preindustrial, en comparación con el +1,1ºC a +1,2ºC que sufrió todo el planeta, se explica desde ese informe. Según Carlo Buotempo, director del organismo, “2021 fue un año de extremos, en particular el verano más cálido, con canículas en el Mediterráneo, inundaciones y falta de viento, lo que demuestra que comprender la meteorología y los extremos climáticos es cada vez más importante para sectores clave de la sociedad”.

Marchas en el Día de la Tierra

Hoy diferentes organizaciones sociales, ambientales y políticas participarán de la Marcha Global por el Clima que, en conmemoración por el Día de la Tierra, reclamarán por políticas públicas que fomenten acciones amigables con el planeta y por el cambio de modelos de desarrollo y producción, para disminuir el impacto del cambio climático.

En la Argentina, la convocatoria se desarrollará a partir de las 17 y las organizaciones marcharán desde Plaza de Mayo hacia el Congreso Nacional. Allí se realizará el reclamo de la urgente sanción de una ley de protección de los humedales, entre otras demandas.

“Salimos a las calles para seguir luchando por ese mundo que creemos posible. Un mundo con justicia socioambiental, climática, de género y racial. Un mundo donde quepan todos los mundos”, señala la organización Climate Save Argentina a través de sus redes sociales.

La organización ambientalista convocó a participar de la marcha en reclamo de una Ley de Humedales, acciones integrales para el fomento de la producción agroecológica para la soberanía alimentaria y un plan para la transición energética. Esto último, se basa en que, argumentan, el 53% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en Argentina corresponden a la generación de energía.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.