El día que Silvia Pinal contrabandeó la película "Viridiana"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 29 (EL UNIVERSAL).- En 1961 Slvia Pinal fue contrabandista de cine: aprovechó que todo mundo le pedía autógrafos en el aeropuerto de la Ciudad de México, para pasar, como equipaje, copias ilegales de la película "Viridiana".

Por esa producción, que había sido dirigida por Luis Buñuel y actuado con un leproso real, la actriz había sido amenazada de ser excomulgada por parte del Vaticano. El gobierno español mandó a retirar todo rastro de ella por considerar que atentaba contra el catolicismo.

Otros países habían seguido el ejemplo ibérico, pues cerraron las puertas a ella y a Buñuel, siendo México un territorio de riesgo.

"Películas personales caseras", respondió brevemente en la aduana mexicana, cuando se le preguntó lo que llevaba.

"Viridiana", filme que ese año triunfó en Cannes y trata el tema de una joven monja a punto de tomar sus votos, fue la primera de tres colaboraciones de Pinal y Buñuel, que hoy cumple su 39 aniversario luctuoso.

"El ángel exterminador" en 1962 y "Simón" del desierto, tres años después, completaron la trilogía de la pareja creativa más poderosa e influyente de la época.

"Hablar de Viridiana" es hablar de muchas cosas significativas, sin las cuales mi vida no sería la misma, la películas que más satisfacciones me ha dado", dijo la "Chivis" en su biografía "Esta soy yo".

Su relación con el director de "Los olvidados" se dio luego de que un día, su entonces esposo Gustavo Alatriste, le preguntó qué quería como reconocimiento a todo lo que le había ayudado.

"¡Trabajar con Buñuel!", le dijo Silvia.

Y entonces buscaron concretar una cita con el mítico director, quien tras la reunión pidió 75 mil pesos de pago. Alatriste, un empresario que a partir de ahí entraría al cine, le extendió un cheque por 150 mil pesos.

La película se escribió en la casa de Pinal. Buñuel tenía obsesión por un pequeño cuadro visto en el museo del Chopo en la capital mexicana donde había una religiosa tierna rezando frente a una corona de espinas y tras imaginar varias cosas, dio forma al guión.

El premio en Cannes auguraba buenas cosas internacionales para el filme. Pero el Vaticano presionó e Italia canceló estreno; Francisco Franco, dictador español, iracundo mandó requisar todas las copias y en México, efectivamente, las salas no la querían exhibir por lo dicho desde Europa.

Pinal le encargó a Luis Miguel Dominguín, padre del cantante Miguel Bosé, guardara una copia y éste decidió enterrarla. Cuando comenzó a exhibirla de manera privada, el gobierno español se enteró y mandó por ellas.

Pinal era también productora y su dinero invertido tambaleó, pero en lo que se calmaban las cosas, comenzó con Buñuel el rodaje de "El ángel exterminador", en la que se prohibió a todo mundo lavarse la cabeza por semanas, para darle credibilidad al personaje.

En 1977, Viridiana estrenó en España. En México algunas salas también. Con las copias que Pinal logró meter de incógnito al país.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.