Día de Muertos en Michoacán, sin medidas sanitarias contra Covid-19

·3  min de lectura

MORELIA, Mich., octubre 31 (EL UNIVERSAL).- Diferentes comunidades de la ribera del Lago de Pátzcuaro adelantaron la colocación de ofrendas y Celebración de Día de Muertos en los panteones de esa región Lacustre de Michoacán.

Los cementerios más concurridos fueron los de Tzintzuntzan, que carecieron de medidas sanitarias para el acceso a habitantes y los pocos turistas que decidieron visitar este místico Pueblo Mágico.

Unos habitantes han salido a las calles con cubrebocas para venerar a sus fieles difuntos; otros sólo lo cargan de adorno o mal puesto; muchos más no lo utilizan.

Los accesos a los panteones no tienen controles o filtros sanitarios que garanticen mitigar un mayor contagio de coronavirus. Tampoco hay autoridades que vigilen.

A pesar de que el gobierno municipal había anunciado que no iba a permitir puestos ambulantes afuera de los camposantos para evitar mayor concentración de personas, esto no se cumplió.

Puestos de comida, de bebidas de todo tipo, de frituras, de fruta y hasta carritos de nieves y paletas, flanquearon el entorno de los cementerios.

La música de banda, bailes tradicionales y familias enteras, poblaron este sitio que ya luce pintado del naranja del cempasúchil y el blanco de la nube, con destellos de fuego.

El pasado 11 de agosto, el presidente municipal de Tzintzuntzan, Irepani Hernández Gama, anunció que dio positivo a Covid-19 y pidió a la población extremar cuidados.

Ahora, su gobierno ha omitido aplicar medidas de seguridad sanitaria para los ríos de personas que circulan libremente en las calles y en los panteones.

Turistas entrevistados por EL UNIVERSAL se dijeron maravillados con las tradiciones culturales de ese pueblo, pero sólo están unos momentos y se retiran.

Confiesan que no se sienten seguros y temen contagiarse al ver a pobladores sin cubrebocas y panteones con concentración de personas sin filtros sanitarios.

"Yo no veo muchas medidas de seguridad. La gente se sigue aglomerando; me tocó ver una boda en una de las iglesias y mucha gente sin cubrebocas", dice Laura, una turista internada entre la multitud. Otro señor, enfático expresó: “Inexistentes las medidas”.

Froilán Ventura Zaldívar, es un empresario hotelero que vive en carne propia la caída del sector turístico en este lugar, en un 70%, en referencia a años anteriores.

"Se ha sentido bastante. Tzintzuntzan es un Pueblo Mágico. No como otros años, pero si habrá afluencia turística… al menos un 30%", die resignado Ventura Zaldívar.

Froilán, afirmó que, a pesar de que todavía hay pobladores que no creen en la existencia del SARS-COV2, el sector hotelero en ese municipio, ha extremado medidas sanitarias.

"La gente viene y se va, pero aquí hemos tomado todas las medidas sanitarias; nos hemos esmerado como nunca para atender a los turistas que van a venir", expresa.

Ello, agregó, porque al final del día los más perjudicados serán los pobladores, los empresarios y los visitantes, si no se aplican con seriedad las medidas sanitarias.

A 30 kilómetros, pero en la comunidad de Tzentzenguaro, acordaron que los pobladores ingresarán al panteón máximo 30 personas cada dos horas y media.

Los horarios en los que los habitantes podrán accesar al cementerio para ofrendar a sus difuntos será 1 y 2 de noviembre, de 8 de la mañana a 5 de la tarde.

El jefe de Tenencia, Omar Hernández Cruz, explicó que las 52 comunidades de la ribera del lago de Pátzcuaro, tomaron sus propias maneras de esperar a sus fieles difuntos.

Pero, enfatizó, de acuerdo con las autoridades de los cinco municipios y del estado, se tenían que implementar las medidas sanitarias ante la pandemia de coronavirus.