La película 'El día después de mañana', según científicos, podría volverse realidad

·2  min de lectura
Si la corriente marina afectada se interrumpiera de pronto, los dos lados del Atlántico quedarían congelados
Si la corriente marina afectada se interrumpiera de pronto, los dos lados del Atlántico quedarían congelados

Un científico publicó un artículo en el que asegura que un sistema oceánico comenzó a debilitarse como consecuencia del cambio climático. Se trata de la Circulación Meridional Invertida del Atlántico (AMOC) que ayuda a regular las temperaturas y el clima en Europa y América del Norte. Las consecuencias, según sostiene el especialista, podrían ser devastadoras y se asemejan al escenario presentado en la película El día después de mañana.

El AMOC crea la Corriente del Golfo, que mueve agua cálida desde el océano Índico hasta el Golfo de México, luego hacia el continente europeo, donde se enfría alrededor de Groenlandia, y se hunde hasta el fondo del océano antes de escabullirse por la costa este de América del Sur. 

Este sistema, similar a una cinta transportadora, resulta absolutamente vital para la vida en esa parte del mundo. Ahora, el científico Niklas Boers publicó un artículo en la revista Nature donde asegura que el AMOC podría apagarse abruptamente. Si eso sucediera, los dos lados del Atlántico norte podrían hundirse en temperaturas heladas.

En su artículo, el especialista escribió: “Las observaciones recientes de la variabilidad de AMOC indican un debilitamiento gradual durante las últimas décadas, pero las estimaciones del punto crítico de transición siguen siendo inciertas”. Luego, añadió: “Se encuentran importantes señales de alerta temprana en ocho índices AMOC independientes, basados en datos de observación de la temperatura de la superficie del mar y la salinidad de toda la cuenca del Océano Atlántico. Estos resultados revelan evidencia empírica que prueba que, en el transcurso del último siglo, el AMOC puede haber evolucionado desde condiciones relativamente estables hasta un punto cercano a una transición crítica”.

Tal cual lo explica Boers, a medida que la capa de hielo de Groenlandia continúa derritiéndose debido al aumento de las temperaturas, se está vertiendo más agua dulce en ese punto de cambio en el sistema AMOC. Esto evita que el agua salada tibia se hunda y causa un pliegue en el sistema. Curiosamente, la última vez que se apagó el AMOC fue cuando un lago de agua dulce estalló y se derramó en el océano. Se cree que esto causó la edad de hielo más reciente de la Tierra, que ocurrió hace unos 11.700 años.

Este escenario es el mismo que se plantea en la película El día después de mañana en la que un climatólogo trata de advertir a los políticos que el cambio climático está afectando al sistema AMOC y que todos podrían morir a menos que se mudaran al sur de planeta. 

Por supuesto, en el film nadie escucha a los especialistas y, efectivamente, América del Norte y Europa terminan hundidas en un páramo helado. En su artículo, Niklas Boers asegura que esto eventualmente sucedería si la AMOC atravesara su transición crítica, aunque podríamos estar a décadas de que ocurra.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.