Así fue el día que Luis Miguel humilló a Thalía en el escenario

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Hace casi dos décadas atrás Thalía vivió uno de los más incómodos momentos que le hayan tocado protagonizar a lo largo de su carrera. Era 1993 cuando Luis Miguel la humilló por completo y delante de un nutrido público que pronto notó la incomodidad de la cantante. Ella debía entregarle un premio y él se encargó de dejarle en claro que no quería saber nada con su presencia.

Todo sucedió durante el Festival de Acapulco. Thalía se subió al escenario luego de que Raúl Velasco la anunciara. "Y para un cuero, otro cuero que le venga a entregar la medalla, ni más ni menos que Thalía", fueron las palabras que usó para presentarla sin sospechar lo que vendría después. El intérprete de "La incondicional" intentó disimular su molestia, pero su cara lo decía todo.

Luis Miguel escuchó incómodo las palabras de la esposa de Tommy Mottola "Es un orgullo ponerte la medalla, quiero decirte en nombre de todos los mexicanos que eres nuestro rey, nuestro sol, estamos muy orgullosos de tenerte y te amamos", le dijo la cantante que no paraba de abrazarlo y de acercase al máximo a "El Sol". Pero las caras del cantante mostraban que su indignación iba en aumento.

Era tanto lo meloso de Thalía que el conductor llegó a decir "yo me voy, aquí sobro". Sin embargo, las señas de Luis Miguel parecían implorarle que no lo hiciera. Ella no paraba de decirle cosas al padre de Michelle Salas mientras que él no hacía más que mirar furioso al fallecido Raúl Velasco para que la sacara.

En un momento dado, Thalía terminó por comprender la indirecta muy directa de Luis Miguel. Finalmente, terminó dejándolo solo para que pudiera continuar con su espectáculo. Incluso, "El Sol" la despidió muy feliz y contento de que por fin ella se hubiera retirado.