Cada día más edificios de oficinas se adaptan para viviendas en las grandes ciudades de EE.UU.

Este es un fenómeno que ya es habitual en Washington D.C., donde hasta hace muy poco solo el 8% del centro tenía carácter residencial. No obstante, para algunos analistas esta medida no está favoreciendo a personas de escasos recursos.