‘Cada día curamos a más personas’. Centro Sylvester de UM anuncia nuevo centro de investigación del cáncer

·6  min de lectura

Dos semanas después de que los legisladores de la Florida anunciaran que aprobarían $100 millones en gastos estatales para la investigación y el tratamiento del cáncer, el Centro Oncológico Integral Sylvester del Sistema de Salud de la Universidad de Miami puso el jueves la primera piedra de un nuevo edificio para trasladar del laboratorio al paciente los últimos avances en la atención.

Programado para abrir en 2024, el edificio de investigación oncológica del Sylvester duplicará con creces el espacio de la institución, albergando a investigadores, médicos y otras personas bajo un mismo techo en el campus de la Facultad de Medicina Miller de UM, en el Health District de Miami.

Cuando esté terminado, el elegante edificio de 12 plantas simbolizará el compromiso de Sylvester con el tratamiento y la investigación del cáncer, así como con la solución a las antiguas disparidades en cuanto a los resultados y el acceso a la atención médica oncológica, dijo el Dr. Stephen D. Nimer, director del Sylvester y decano ejecutivo de investigación de la Facultad Miller.

“Cada día curamos a más personas, y de eso se trata este edificio”, dijo Nimer.

También se trata del crecimiento y el futuro del Sylvester, la única instalación del sur de la Florida designada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), una distinción que la institución obtuvo en 2019 y que aporta recursos adicionales del gobierno federal.

Espacio agotado

En la década transcurrida desde que Nimer se incorporó a Sylvester como director, la institución de Miami ha contratado a decenas de nuevos cirujanos, investigadores, radioterapeutas y otros profesionales de la atención del cáncer.

“Hemos contratado a 210 profesores, 75 de ellos en los últimos tres años, a pesar del COVID”, dijo Nimer, que llegó a Sylvester desde el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York. Como cada nuevo miembro de la facultad tiene un equipo de cinco o seis personas, en realidad hay muchas más personas dedicadas a la investigación y la atención del cáncer.

“Ahora hay probablemente 1,400 personas más estudiando el cáncer que hace 10 años”, dijo.

No hay espacio suficiente para todos ellos, y Nimer prevé que el nuevo edificio sea un espacio de colaboración con laboratorios abiertos y muchas salas de conferencias donde los investigadores de bioquímica, neurocirugía, pediatría y biología celular puedan trabajar juntos para hacer nuevos descubrimientos en la atención del cáncer.

Dr. Stephen D. Nimer, director del Centro Oncológico Integral Sylvester de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y de UHealth.
Dr. Stephen D. Nimer, director del Centro Oncológico Integral Sylvester de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y de UHealth.

Sin embargo, las instalaciones, cuyo coste previsto es de unos 250 millones de dólares, no tendrán quirófanos ni camas para pacientes. Habrá atención ambulatoria, pero el gran beneficio para el sur de Florida serán las innovaciones y los avances que se deriven de un enfoque de colaboración, mejorando el tratamiento del cáncer y promoviendo el acceso y la equidad en los ensayos clínicos y otras investigaciones.

La incidencia y las muertes por cáncer en general están disminuyendo en todos los grupos poblacionales de Estados Unidos, según los datos del NCI. Sin embargo, ciertos grupos de personas siguen teniendo un mayor riesgo de desarrollar o morir por determinados tipos de cáncer.

El NCI informa que, a pesar de tener tasas similares de cáncer de mama, las mujeres negras tienen más probabilidades de morir de esta enfermedad que las blancas. Y las personas con más estudios tienen menos probabilidades de morir de cáncer colorrectal antes de los 65 años que las que tienen menos estudios, independientemente de su raza o etnia.

Trabajando con los bomberos y las comunidades haitiana e hispana

Nimer dijo que los médicos e investigadores de Sylvester han luchado con preguntas sobre las disparidades, como por ejemplo, por qué dos personas con el mismo tipo de cáncer tendrían resultados diferentes, o por qué las personas que viven en el mismo barrio tienen diferentes incidencias de cáncer.

Por ejemplo, según Nimer, los bomberos tienen una mayor incidencia de cáncer que la población general. Al estudiar esta disparidad, los investigadores de Sylvester pudieron descubrir que no es solo la inhalación de humo lo que aumenta el riesgo de cáncer de un bombero.

“Probablemente son cosas que entran a través de la piel porque aquí hace mucho calor y hay mucha humedad y los poros están abiertos”, dijo Nimer. Basándose en parte en este hallazgo, Sylvester puso en marcha un programa para los bomberos llamado “Ducha en un plazo de una hora” para mantener los carcinógenos fuera de su piel.

Sylvester también tiene programas para tratar el cáncer de cuello de útero entre las haitianoamericanas de Miami, y la obesidad en los hogares hispanos. Pero en un crisol multicultural como Miami, algo tan aparentemente sencillo como identificar la raza de un paciente puede resultar muy complicado a la hora de comprender, abordar y resolver las disparidades sanitarias.

Alrededor del 45% de las personas que participan en los ensayos clínicos de Sylvester son hispanos y el 15% son afrodescendientes, dijo Nimer. Pero en el sur de la Florida no hay un monolito de raza y etnia. Los pacientes negros de Sylvester incluyen tanto afroamericanos como afrocaribeños.

“Tienen diferentes culturas y tienen diferentes dietas”, dijo Nimer. “Y, por supuesto, en Miami, hispano puede ser cubano, pero también puede significar venezolano o alguien de Colombia. ... Todos tienen una genética diferente”.

Los médicos están trabajando para comprender mejor la importancia de la genética, la raza y la etnia en la incidencia y los resultados del cáncer, dijo Nimer. Sus descubrimientos pudieran conducir a mejores tratamientos para el cáncer, al tiempo que ayudarían a elaborar estrategias para abordar las disparidades en el acceso.

El Centro Oncológico Integral Sylvester de la Universidad de Miami es el único centro del sur de la Florida designado por el Instituto Nacional del Cáncer, una distinción que aporta a la institución recursos federales para la investigación y la atención.
El Centro Oncológico Integral Sylvester de la Universidad de Miami es el único centro del sur de la Florida designado por el Instituto Nacional del Cáncer, una distinción que aporta a la institución recursos federales para la investigación y la atención.

“Las respuestas a estas preguntas van a requerir mucha investigación sofisticada”, dijo Nimer. “Son asuntos complicados, y no se trata solo de la pobreza. No se trata del acceso, aunque en algunos lugares lo sea. Incluso cuando las personas son atendidas en el mismo lugar hay diferencias en los resultados y tenemos que entenderlas”.

La elevada incidencia del cáncer en la Florida

Nimer dijo que también hay diferencias importantes entre la respuesta de los pacientes al tratamiento oncológico según el grupo de edad. La edad promedio de una persona a la que se le diagnostica un cáncer es superior a los 60 años, pero los médicos quieren entender qué tienen que hacer de forma diferente para tratar con éxito a una persona de 75 años con la enfermedad en comparación con una de 45.

Según Nimer, la atención al cáncer ha mejorado mucho en la última década, ya que se dispone de más fármacos y pruebas que ayudan a los médicos a determinar qué tratamientos funcionan en algunos individuos pero no en otros, lo que reduce el daño potencial para los pacientes.

Espera que el nuevo edificio de investigación de Sylvester contribuya a facilitar más de estos descubrimientos que luego pueden beneficiar a los pacientes.

“A medida que la investigación avanza con mayor rapidez y disponemos de fármacos más eficaces, estamos administrando una terapia más específica, cosas que son más concretas para el paciente, y las respuestas son mucho mejores, por lo que hay muchos más supervivientes del cáncer que antes”, dijo Nimer.

El Sylvester también quiere estar preparado para lo que Nimer espera que sea un aumento continuo de los diagnósticos de cáncer.

“Somos el tercer estado más grande de Estados Unidos, pero tenemos la segunda mayor carga de cáncer, solo superada por California”, dijo.

La razón puede ser que aproximadamente uno de cada cinco floridanos, o unos 4.4 millones de personas, tienen 65 años o mayor, según el censo de Estados Unidos.

“Por eso hay tanto cáncer, y a medida que la gente envejece, sabemos que tenemos que estar preparados”, dijo Nimer. “Hay más gente mudándose aquí”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.