El día que Carlos Menem visitó a Diego Maradona y la Selección en la previa de Italia '90

LA NACION
·2  min de lectura

El ex presidente Carlos Menem quiso decir presente en el debut del seleccionado argentino en el Mundial de Italia '90, donde el equipo de Carlos Salvador Bilardo se presentaba para defender el título conseguido cuatro años antes en México, con Diego Maradona, otra vez, como máximo referente y capitán.

Para ello, viajó hacia Milan, donde Diego Maradona y compañía esperaban el primer partido ante Camerún, el 8 de junio. Dos días antes, Menem le entregó al 10 el pasaporte de embajador deportivo itinerante.

Italia 90: la visita de Menem a la selección antes del debut ante Camerún - Funete: ATCEl día que Carlos Menem visitó al seleccionado argentino, en la previa de Italia 90

Durante el reconocimiento del campo de juego, Menem, fallecido este 14 de febrero, ingresó al campo de juego y saludó uno por uno a los jugadores argentinos que, horas más tardes, caerían 1 a 0 frente a los africanos, con gol de Francois Oman Biyik.

Murió Carlos Menem. Su vínculo con el deporte: fútbol con Maradona, tenis con Sabatini y el sueño olímpico

El seleccionado argentino se recuperó de ese traspié inicial y superó la fase de grupos luego de vencer a la Unión Soviética y empatar con Rumania. En los octavos de final dejó en el camino a Brasil, luego a Yugoslavia y a Italia, en semifinales.

La final, que se disputó en el Olímpico de Roma el 8 de julio, a un año de que Menem asumiera la presidencia, fue acompañado por el entonces embajador en la capital italiana, Carlos Ruckauf, donde volvió a visitar al plantel y asistió al estadio para ser testigo del 0-1, con gol de Andreas Brehme, de penal.

El romántico desayuno que Antonela Roccuzzo le regaló a Lionel Messi por San Valentín

Horas más tarde, con la medalla de plata en el pecho de los jugadores, recibió a los subcampeones del mundo en la Casa de Rosada y juntos salieron a uno de los balcones que da la Plaza de Mayo para saludar a una multitud que fue a recibirlos.

En 1986, el equipo de Bilardo había cumplido con el mismo ritual, pero con la Copa del Mundo bajo el brazo y la presidencia de Raúl Alfonsín.