Déficit millonario: los números en rojo de Aysa

·2  min de lectura
En AySA ya revisan varios y se reúnen con potenciales inversores
En AySA ya revisan varios y se reúnen con potenciales inversores

Como resultado de un nivel de gastos por encima de los ingresos, Aysa, la empresa pública que lidera Malena Galmarini y se encarga del servicio de agua y cloacas en el área metropolitana, cerrará 2021 con sus cuentas en rojo. En concreto, el déficit de la empresa para este año será de $131.000 millones.

Así lo registra el plan de acción y presupuesto para este año de la empresa, que fue aprobado por el Ministerio de Economía mediante la resolución 703/2021, publicada hoy en el Boletín Oficial.

De acuerdo con los números de la firma que lidera Galmarini, exconcejal del partido de Tigre (2009-2019) y esposa del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, la compañía proyecta para este año ingresos operativos por $29.865,6 millones, y gastos operativos por $66.440,8 millones. En otras palabras, con su recaudación logra cubrir solo un 45% de sus costos de funcionamiento.

Por otra parte, la compañía indicó que el año comprende un plan de inversiones por $89.223 millones. Ese dato, según detalló la empresa, está comprendido en el “Plan de Mejoras, Operación, Expansión y Mantenimiento de los Servicios” para el período 2019-2023, que incluye “erogaciones relacionadas con el mantenimiento y la mejora de redes, equipos e instalaciones de la empresa”.

En ese contexto, el total del déficit de la empresa, entre sus gastos operativos, la inversión y el pago de deuda ascenderá en todo el año a $131.130 millones. Para eso, Aysa cuenta con transferencias por parte del Tesoro. Para todo el año, según se detalla en el Presupuesto, el monto total informado será de $93.940 millones.

Desde la compañía resaltaron que “hace 14 años que el Tesoro realiza aportes a Aysa, básicamente por una necesidad de inversión que repercute en la extensión de la red”. Además, destacaron que se multiplicó por siete la inversión en redes que traía la compañía.

“Parte de esas transferencias son para el financiamiento internacional firmado por el gobierno anterior de Mauricio Macri, quien había designado a Manuel Ingleses en la empresa. Y para el pago de un bono de 500 millones de dólares emitido sin respaldo por el gobierno anterior”, añadieron sobre los motivos del rojo financiero.

Por último, mencionaron que la empresa “sufrió los desmedidos aumentos que realizó la gestión anterior: la luz aumentó 1300%; el gas, 1700%; y el agua, 142%”.

Otro dato que se comparte en el plan de acción es el del tamaño de la compañía. Según estos números, Aysa tiene 7962 empleados, de los cuales 80 son directivos. También hay 2627 personas en el área de administración, y otros 5255 en el área de operación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.