Los débiles legisladores de Florida se apresuraron a aprobar el ‘castigo’ de DeSantis a Disney | Editorial

·3  min de lectura

El contragolpe de Disney al gobernador Ron DeSantis se produjo en una nota a los inversionistas el 21 de abril, un día después de que los legisladores votaran para castigar a la compañía por tener el descaro de oponerse al proyecto de ley “No digas gay” de la Florida.

Resulta que un pasaje en lo profundo de la ley que creó el Distrito de Mejora de Reedy Creek, un distrito fiscal especial de 56 años que Disney gobierna de manera independiente, indica que el estado en realidad no puede disolver el distrito hasta que se pague su deuda. Se trata de unos $1,000 millones, según la agencia de calificación crediticia Fitch Ratings.

La declaración, publicada en el sitio web de la Junta de Regulación de Valores Municipales, cita el estatuto de la Florida que creó el distrito, señalando que dice, en parte, que el “Estado de la Florida se compromete ... a no limitar o alterar los derechos del Distrito... hasta que todos esos bonos, junto con los intereses correspondientes ... sean totalmente satisfechos y liquidados”.

Disney dijo en la nota que “explorará sus opciones mientras continúa sus operaciones actuales”. A nosotros eso nos suena a seguir como siempre.

Esto es lo que sucede cuando los legisladores se apresuran a tomar decisiones. No hubo tiempo para estudiar a fondo el asunto o considerar las ramificaciones de la legislación. Tres días después de presentar el proyecto de ley, la Cámara lo aprobó con una votación de 70 a favor y 38 en contra, y lo envió al gobernador. Los legisladores son elegidos para representarnos, pero ¿cuántas conversaciones pudieron haber sostenido con los electores en unos cuantos días?

No sabemos si esto acabará requiriendo otra legislación o si provocará una demanda. Una o ambas cosas parecen probables. Pero sí sabemos esto: En cualquiera de los dos casos, somos nosotros los que tenemos que pagar la indecorosa prisa de la Legislatura por hacer lo que su líder quería y usar su cargo público para castigar a Disney.

Si a usted le preocupan la inflación y la falta de viviendas asequibles, recuerde que el dinero que con tanto esfuerzo le da al gobierno en concepto de impuestos se usará para deshacer el lío que los legisladores crearon simplemente porque fueron demasiado débiles para enfrentarse al gobernador y su deseo de venganza.

Además, parece hecho al descuido. Estas son personas con el poder de cambiar las leyes, ¿y no se dieron cuenta de esto? Tal vez si hubieran dedicado algo de tiempo a la discusión real del tema, lo habrían sabido. En cambio, los republicanos que dirigen las cosas en Tallahassee simplemente le entregaron el control al gobernador y se apartaron de su obligación su deber—de analizar el cambio propuesto en la ley y considerarlo claramente. No hubo tiempo para que nuestros funcionarios electos presentaran un argumento al público de porqué debería ser disuelto el distrito de Reedy Creek.

Lo peor es que el distrito fiscal, que existe desde 1967 y abarca dos ciudades, bien podría ser un concepto anticuado. El distrito funciona de forma muy parecida a un gobierno, con la capacidad de emitir bonos libres de impuestos, proporcionar servicios de policía y de bomberos y, sobre todo, construir su propia planta nuclear, algo que DeSantis consideró impactante. La mayoría de la personas probablemente estarían de acuerdo en que Disney no debería poder construir una planta nuclear propia.

Ya lo dijimos antes: El período especial de sesiones fue demasiado apresurado. DeSantis lo convocó originalmente para aprobar los distritos congresuales, un mapa que impuso a los legisladores, y luego lo amplió para incluir la medida sobre Disney. El gran pecado de Disney: oponerse públicamente a la ley de”Derechos de los Padres en la Educación”, también conocida como el proyecto de ley de “No digas gay”, y luego pausar sus contribuciones a las campañas políticas en la Florida.

Los floridanos deberían haber podido considerar y discutir el distrito fiscal especial de Disney. Pero la voluntad del pueblo fue dejada de lado en la búsqueda de una represalia, mezquina y maliciosa. Y fue el gobernador, ayudado por los legisladores de voluntad débil, quien nos hizo esto a todos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.