El curioso balance de Jair Bolsonaro sobre el G-20: dijo que se reunió con Jim Carrey y habló de un encuentro “apasionado” con Angela Merkel

·4  min de lectura
Bolsonaro, junto a seguidores en Pistoia, tras rendir homenaje a soldados brasileños muertos en la II Guerra Mundial
FEDERICO SCOPPA

PISTOIA, Italia.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sigue con su gira europea lejos de Glasgow, donde líderes mundiales se reúnen para la cumbre climática COP 26 y hoy fue abucheado en Italia durante una visita para homenajear a un monumento de guerra dedicado a los soldados brasileños muertos en la Segunda Guerra Mundial.

En declaraciones a medios brasileños que cubren su gira, que finaliza hoy, el mandatario hizo un curioso balance de su paso por la cumbre del G-20 durante el fin de semana en el que deslizó críticas al presidente Joe Biden y cometió una gaffe al llamar Jim Carrey al representante del Clima de ese país, el exsecretario de Estado John Kerry.

“No conseguí hablar con Joe Biden, parece que él es muy reservado con todo el mundo, habla muy poco, es muy diferente de [Donald] Trump, pero a nosotros nos interesa una política de una cada vez mayor aproximación con Estados Unidos, una continuidad de los que hicimos con Trump”, dijo el mandatario, que mantenía un vínculo fluido con el expresidente estadounidense.

Bolsonaro dijo que un acercamiento con Biden permitirá construir un “eje norte-sur y así seríamos un gran socio (de Estados Unidos), al final de cuentas nuestros países se complementan”. “Al final de cuentas si hay un problema con Venezuela, imaginen si Brasil diera un giro hacia la izquierda, sería el fin de América del Sur. Queremos defender la democracia”, expresó.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, reacciona durante una reunión en la cumbre de líderes del G20
Agencia AFP


El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, reacciona durante una reunión en la cumbre de líderes del G20 (Agencia AFP/)

En relación a su breve conversación con John Kerry, Bolsonaro dijo: “Conversé con Jim Carrey algunas cosas reservadas, disculpen que no pueda hablar de ello con ustedes”. “Yo le dije que no queremos recursos de Estados Unidos, necesitamos profundizar nuestros acuerdos, hay interés de nuestra parte sobre inteligencia”, señaló, sin reparar en su error.

El gobernante de derecha consideró que le fue “muy bien en el G-20″ pese a que fue uno de los líderes que no tuvo reuniones bilaterales formales con colegas.

El mandatario comentó el “pisotón” y posterior conversación informal con la canciller alemana Angela Merkel durante la cumbre y dijo que el vínculo fue tan bueno que “casi salen a bailar”.

“Fue excelente, [la charla] comenzó en la tarde [del sábado] cuando estábamos en una sala. Yo di un paso hacia atrás y terminé pisando el pie de ella, ella me miró y dijo ‘solo podía ser usted’. “Ella ya me conocía mucho, yo no soy un tipo grosero, soy un tipo directo”, contó Bolsonaro. “A la noche quiso el destino que yo quedase cerca de ella, ella me llamó para conversar 30 minutos, casi salimos a bailar, uno apasionado por el otro”, dijo.

Abucheo en Italia

Bolsonaro fue recibido hoy por manifestantes que lo abucheaban cuando visitó el martes la ciudad italiana de Pistoia para rendir homenaje a un monumento de guerra dedicado a los soldados brasileños muertos en la Segunda Guerra Mundial.

Un pequeño grupo de simpatizantes recibió a Bolsonaro en el monumento, mientras que unas 300 personas se reunieron en el centro de Pistoia para manifestarse contra él.

El líder de la derecha italiana, Matteo Salvini, dijo que lamentaba las acciones de los manifestantes. “Honrar a los que murieron debe quedar fuera del debate político”, dijo Salvini.

El presidente Jair Bolsonaro y líder de derecha italiana Matteo Salvini, en Pistoia
HANDOUT


El presidente Jair Bolsonaro y líder de derecha italiana Matteo Salvini, en Pistoia (HANDOUT/)

Grupos vinculados a partidos de izquierda planean realizar una ceremonia de conmemoración por separado para no tener que compartir el momento con Salvini y Bolsonaro.

La Fuerza Expedicionaria Brasileña luchó con las fuerzas aliadas de 1944 a 1945, principalmente en Italia, lo que convirtió a Brasil en el único país sudamericano que participó en la Segunda Guerra Mundial. Murieron unos 950 militares brasileños en el conflicto.

También hubo enfrentamientos entre la policía y manifestantes el lunes en la ciudad norteña de Padua justo antes de que Bolsonaro visitara la Basílica de la ciudad. Ayer, Bolsonaro había recibido la ciudadanía honorífica en la cercana Anguillara Veneta, la ciudad natal de algunos de sus antepasados.

Agencias ANSA y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.