La curiosa historia del ‘árbol casamentero’ de Alemania

·3  min de lectura

Desde hace más de un siglo los trabajadores encargados de repartir el correo en Alemania, a través de la Deutsche Post (antiguamente Deutsche Reichspost) depositan diariamente en la dirección postal Dodau 99 Dodau Forsthaus, 23701 Eutin en Schleswig-Holstein(al norte del país) un buen puñado de cartas llegadas desde todos los rincones del planeta (aunque especialmente de remitentes germanos).

Bräutigamseiche o Árbol del novio (imagen vía Wikimedia commons)
Bräutigamseiche o Árbol del novio (imagen vía Wikimedia commons)

Pero una de las peculiaridades de este reparto está en que la mencionada dirección postal no pertenece a ningún edificio, persona o empresa, sino a un roble de más de quinientos años de antigüedad, el cual tiene un agujero en su interior (al que se accede por una escalera de madera colocada para al fin) y en el que se deposita toda la correspondencia que llega dirigido a este árbol.

Las mencionadas cartas son enviadas por personas de cualquier lugar que andan buscando el amor, habiéndose convertido el roble en una especie de intermediario. Tras ser depositada la correspondencia, cualquiera puede acercarse hasta el árbol, acceder a las cartas y leerlas. Si hay alguna que le atrae especialmente, puede quedársela y responder al quien la remite, entablándose una relación epistolar que podría acabar en boda, como ya ha ocurrido con más de un centenar de parejas que se han conocido a través del mismo. Eso sí, también hay una norma que hay que respetar, ya que aquellas cartas leídas y no correspondidas deben de ser devueltas al interior del árbol para que otras personas puedan leerlas y dar una nueva oportunidad.

Denominado como ‘Bräutigamseiche’, que vendría a traducirse por ‘Árbol del novio’, tiene una curiosa historia detrás que dio origen a la tradición de enviar cartas dirigidas a este roble y que data de inicios de la última década del siglo XIX.

Según explica el relato local, la joven hija del guardabosque de Dodauer se enamoró del hijo de un fabricante de chocolate de Leipzig, siendo esta una relación a la que el padre de la muchacha se oponía y prohibiéndole que pudiese ver a su enamorado.

Fue entonces cuando los jóvenes enamorados comenzaron a escribirse secretamente cartas de amor, depositándolas en un hueco que el roble tenía en su parte trasera. Casi a diario pasaban por allí para recoger la carta que le había dejado y depositar otra carta a su vez.

Fue tal el trajín amoroso y epistolar que hubo entre esta pareja de enamorados que, finalmente, el guardabosques se dio cuenta que nada podía hacer contra aquella relación y oponerse al amor que su hija sentía por el chocolatero se había convertido en algo imposible, por lo que decidió dar su consentimiento para celebrarse la boda de la pareja, quienes se casaron el 2 de junio de 1892 bajo aquel mismo roble y que pasó a ser bautizado como el Árbol del novio.

El relato sobre la romántica historia de os jóvenes enamorados empezó a ser compartido oralmente entre los habitantes de la región, haciéndose inmensamente popular entre los alemanes. A partir de entonces, el árbol sirvió como buzón de correo para los enamorados cuyas relaciones no eran consentidas por sus familiares y con el tiempo para aquellas personas que buscan a la persona adecuada con la que compartir su vida.

Esto también llevó a que numerosas fuesen las leyendas urbanas que surgieron alrededor de este roble, por lo que la historia sobre el Bräutigamseiche puede sufrir variaciones, dependiendo de quién la explique. Incluso también ha originado una curiosa tradición que, actualmente, todavía sigue practicándose y que consiste en que una muchacha con intenciones de contraer matrimonio debe girar alrededor del roble tres veces en la medianoche de un día con luna llena, al mismo tiempo que tiene que estar pensando en su enamorado y no debiendo hablar ni reír durante ese momento. Si así lo hace, según cuentan quienes creen en esta superstición, la joven se casará en un año.

Fuentes de consulta e imagen: holsteinischeschweiz/ Deutsche Post / braeutigamseiche/ Wikimedia commons

Vídeo | El camuflaje insólito de esta mariposa se confunde por completo con una hoja de árbol seca

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.