Un cura le arrancó el barbijo a una mujer en plena misa: “Descubrámonos”

·1  min de lectura
El cura Rolando Peña le sacó el barbijo a una mujer en plena misa y lo revoleó (Facebook)
El cura Rolando Peña le sacó el barbijo a una mujer en plena misa y lo revoleó (Facebook)

Rolando Peña, un cura del municipio de Corquín, en el departamento de Copán, Honduras, estaba oficiando la misa del pasado Domingo de Ramos cuando le arrancó el barbijo a una de las personas que lo rodeaban.

El duro video de Xuxa para alertar sobre el coronavirus: “Yo maté a mi madre”

“No perdamos nuestra cultura, nuestra religión. Yo miro toda esta babosada. Mire. Mierd... Si usted es feliz así”, predicaba el sacerdote, mientras le sacaba la mascarilla a una feligresa que se quedó quieta, mirándolo.

MasterChef Celebrity: Alex Caniggia, contra Andrea Rincón: “Ojalá quede eliminada”

“Quítesela. Vámonos libres. Descubrámonos”, les pidió Peña a los fieles que lo rodeaban, mientras crecían las risas y los murmullos. Entonces otra mujer le dijo: “Si la muerte nos va a llegar de la manera que sea”. A lo que el cura respondió: “De cualquier forma”.

La misa fue transmitida por el canal de televisión Copan Sur, y también fue subido a la cuenta del canal en Facebook, desde donde fue difundido hacia otras redes sociales.

Mariano Iúdica y Gastón Recondo se enfrentaron al aire: “Parece que no entendés”

Luego, el cura fue entrevistado por un periodista del canal de televisión hondureño HCH sobre sus acciones durante la misa del domingo. “Es mi forma de ser. Yo hablo de la fe. Hablo de que tenemos que tener la confianza en Dios”, contestó Peña, y volvió a referirse al barbijo: “Esta babosada (por el barbijo) yo la uso, pero esto no me va a salvar de un cáncer, de una anemia o de cualquier otra enfermedad”.

“Uno tiene que defender su fe, yo transmito vida pero si afecté a alguien yo pido perdón”, dijo el sacerdote, sonriente ante las cámaras de televisión. Ante la posibilidad de una acción de la Iglesia para removerlo por las repercusiones de sus actos, Peña consideró: “Si yo soy el problema, no quiero molestar a nadie. Si uno es un problema, mejor apártese”.