Cumbre de Ramstein no logra un acuerdo sobre la entrega de tanques Leopard a Ucrania

El Grupo de Contacto para Ucrania de la OTAN, reunido en la base militar de Ramstein, Alemania, no logró resolver este viernes 20 de enero las divisiones sobre el suministro de los tanques Leopard2 de fabricación alemana, que Kiev pide con urgencia para enfrentar la guerra contra Rusia. Berlín se resiste al envío de esos vehículos de combate, pese a las presiones. Kiev, sin embargo, se muestra optimista sobre un eventual acuerdo en esta materia.

Aún no hay una decisión sobre la entrega de tanques Leopard2 a Kiev por parte de los aliados de la OTAN.

Tras una reunión de más de cinco horas en la base militar de Ramstein, Alemania, el Grupo de Contacto para Ucrania no logró un pacto para el envío de esos vehículos de combate, de fabricación alemana.

Los líderes de los ministerios de Defensa abrieron el encuentro escuchando una apasionada petición de más ayuda militar del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, que considera crucial para fortalecer a sus tropas en medio del incesante asedio de las fuerzas rusas que invadieron el país hace casi 11 meses.

A través de un enlace de video, Zelenski sostuvo que “el terror no permite la discusión (…) la guerra iniciada por Rusia no permite demoras”. Pero la petición de Kiev no logró convencer a todos sus aliados occidentales.

No obstante, en una rueda de prensa después del encuentro, el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, aseguró que si bien todavía no hay una resolución, “tomaremos nuestras decisiones lo antes posible”.

El funcionario agregó que ordenó a su cartera de Defensa investigar las existencias de tanques en manos de Alemania para estar preparado ante una posible luz verde al respecto y “actuar de inmediato”.

Con Reuters, AP y EFE


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Ramstein: ¿por qué es importante la reunión de los aliados de Ucrania?
Radiografía de Wagner, el grupo ruso que toma cada vez más protagonismo en la guerra en Ucrania
Ucrania rastrea misiles rusos como evidencia de posibles crímenes de guerra en Járkiv