Cumbre del Mercosur: Alberto Fernández pidió un "continentalismo solidario"

Jaime Rosemberg
·4  min de lectura

Equilibrar la composición ideológica del espacio común con la inmediata incorporación de Boliviay reactivar espacios regionales como el Foro Empresarial con eje en Brasil o el Cosiplan, banco de ideas y proyectos de infraestructura, ambos parados durante la presidencia de Mauricio Macri.

Con estos objetivos en mente, Alberto Fernández asumió hoy de manos de Uruguay y en formato virtual la presidencia pro tempore del Mercosur, una presidencia que se presenta complicada por la explícita decisión de sus socios, Brasil, Uruguay y Paraguay, de avanzar en la flexibilización de los acuerdos con otros bloque regionales como la Unión Europea, firmado y cerca de ponerse en práctica durante la gestión de Cambiemos, y acuerdos con otros países y regiones, resistidos por la diplomacia argentina.

Durante la reunión de jefes de Estado, y sin menciones a la situación política y social de Venezuela, el Presidente abogó por "un Mercosur convertido en nave insignia de la inclusión social" y la creación de un "continentalismo solidario", una postura diferente a la de sus socios regionales, que pidieron "dejar de lado las ideologías" a la hora de concretar acuerdos, y abogaron-como en el caso del brasileño Jair Bolsonaro-por la "defensa de las libertades en la región", en referencia implícita al régimen de Nicolás Maduro.

"Como dice el Papa: en ningún lugar del mundo, nadie se salva solo. Necesitamos más y mejor Mercosur", agregó el Presidente, y pidió "identificar acciones para recuperación económica sostenible e inclusiva", en respuesta a la búsqueda de acelerar acuerdos bilaterales con países como Corea del Sur o Israel, pedida por el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou. "Hay que comenzar por los últimos", dijo Fernández, acompañado por el jefe de gabinete Santiago Cafiero y el canciller Felipe Solá. Y destacó que "no hay economía robusta con economías internas desnutridas". Reiteró su búsqueda de la "universalización de la solidaridad, con matices y diversidad, como lo hemos comprendido en esta pandemia", dijo el Presidente, que también hizo una referencia a la problemática ambiental, y pidió "cuidar nuestras selvas y bosques nativos, tanto como nuestro agua", un tema que eriza la piel de Bolsonaro, opuesto al acuerdo climático de París y sus políticas de cuidado ambiental.

"La democracia está en la esencia del Mercosur. Tenemos que tener una actitud proactiva en defensa de las libertades de la región", dijo un rato después Bolsonaro, sin mencionar a Venezuela pero en claro pedido de una postura de condena del régimen de ese país. No hubo respuestas directas, y desde el Gobierno insisten en la necesidad de avanzar en el "deshielo" en la relación bilateral con Brasil.

Pedido por Bolivia

Fernández insistió en el pedido de incorporación de Bolivia, sostenido por Solá en la reunión de cancilleres de ayer. "Será un enorme logro en ese camino de integración, un hito que debemos seguir profundizando", afirmó el Presidente, con el presidente boliviano Luis Arce (MAS) como invitado a la reunión virtual.

En su discurso, Fernández pidió continuar con la exportación de alimentos al mundo pero puso reparos a los acuerdos bilaterales con otros bloques y países. "Tenemos que abrirnos preservando nuestras economías, sin una apertura frívola, sin cerrarnos tampoco al mundo de manera anacrónica", afirmó, y pidió analizar cada acuerdo "de la mano con nuestro sector empresarial" y buscando "firmar instrumentos realistas, posibles, para mejorar nuestras economías y sin afectar nuestro empleo".

"Nadie se salva solo, empecemos por el Mercosur, que es nuestra casa común", concluyó Fernández, en otra cita al papa Francisco, y antes de que el presidente de Paraguay, Mario Abdo pida "por favor" abrir las fronteras entre ambos países, que están cerradas desde el inicio de la pandemia por el coronavirus.

Una vez terminada la ronda de discursos (hablaron además, y entre otros, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y los cancilleres de Colombia y Ecuador, invitados al cónclave) Fernández recibió entre bromas y de manera virtual la presidencia del Mercosur de manos de Lacalle y aprovechó para responderle a Bolsonaro. "Coincido en que hay que profundizar lazos y terminar con barreras, como dijo el presidente Bolsonaro. También en defender la democracia, por eso celebro el retorno a la democracia de Bolivia", dijo el Presidente, en una elegante salida al planteo de su colega brasileño y en renovada defensa de la incorporación de Arce al bloque regional.