La cumbre del clima de la ONU alcanza un acuerdo sobre los mercados de carbono

·4  min de lectura
Foto de archivo. Columnas de humo desde una chimena en una fábrica en Hefei, provincia de Anhui, 2 de octubre de 2010. REUTERS/Stringer/

Por Jake Spring y Kate Abnett

GLASGOW, 13 nov (Reuters) - Negociadores de casi 200 países cerraron el sábado un acuerdo que establece las normas para los mercados de carbono en las conversaciones sobre el clima de la COP26 de Naciones Unidas, lo que podría desbloquear billones de dólares para proteger los bosques, construir instalaciones de energía renovable y otros proyectos para combatir el cambio climático.

El acuerdo final pondrá en marcha el Artículo 6 del Acuerdo de París de 2015, permitiendo a los países cumplir parcialmente sus objetivos climáticos mediante la compra de créditos de compensación que representen reducciones de emisiones por parte de otros.

Las empresas, así como los países con una amplia cobertura forestal, habían presionado para que se llegara a un acuerdo sólido sobre los mercados de carbono dirigidos, con la esperanza de legitimar también los mercados de compensación voluntaria de rápido crecimiento a nivel mundial.

A los críticos les preocupa que la compensación pueda ir demasiado lejos y permitir que los países sigan emitiendo gases de efecto invernadero, por lo que algunos desconfían de un acuerdo rápido.

El acuerdo fue "una victoria brasileña" y el país se está preparando para convertirse en un "gran exportador" de créditos de carbono, dijo su Ministerio de Medio Ambiente en las redes sociales. El país alberga gran parte de la selva amazónica y tiene un gran potencial para construir plantas solares y eólicas,

"Debería estimular la inversión y el desarrollo de proyectos que podrían suponer una importante reducción de emisiones", declaró a Reuters el negociador jefe de Brasil, Leonardo Cleaver de Athayde.

Pero los países más vulnerables a los efectos del clima mostraron su preocupación por la posibilidad de que las compensaciones se presten a abusos.

"En lo que respecta al artículo 6, tendremos que permanecer vigilantes contra el lavado verde", dijo la enviada de las Islas Marshall para el clima, Tina Stege, en un comunicado.

El acuerdo ha conseguido superar una serie de puntos conflictivos que contribuyeron al fracaso de las dos grandes reuniones anteriores sobre el clima.

Anteriormente, hubo un desacuerdo sobre un impuesto a ciertas transacciones de carbono destinado a financiar la adaptación al clima en las naciones más pobres. El acuerdo lo abordó con un compromiso que tenía un enfoque de dos vías.

Los intercambios bilaterales de compensaciones entre países no estarán sujetos al impuesto. El acuerdo sugiere que las naciones en desarrollo han capitulado ante las exigencias de las naciones ricas, incluido Estados Unidos, que se había opuesto al impuesto.

En un sistema centralizado separado para la emisión de compensaciones, se recaudará el 5% de los ingresos de las compensaciones para destinarlo a un fondo de adaptación para los países en desarrollo.

También en ese sistema se cancelará el 2% de los créditos de compensación. Con ello se pretende aumentar la reducción global de emisiones al impedir que otros países utilicen esos créditos como compensación para alcanzar sus objetivos climáticos.

Otra disposición resuelve cómo trasladar los créditos de carbono creados bajo el antiguo Protocolo de Kioto, el predecesor del Acuerdo de París, al nuevo sistema de mercado de compensaciones.

Los negociadores llegaron a un compromiso que establece una fecha límite, y los créditos emitidos antes de esa fecha no se transfieren.

El acuerdo final incluye todas las compensaciones registradas desde 2013. Esto permitirá que 320 millones de compensaciones, cada una de las cuales representa una tonelada de CO2, entren en el nuevo mercado, según un análisis realizado por las organizaciones sin ánimo de lucro NewClimate Institute y Oko-Institut.

Uno de los puntos más conflictivos había sido la cuestión de si los créditos podían ser reclamados tanto por el país que los vendía como por el que los compraba.

Una propuesta de Japón resolvió la cuestión y obtuvo el respaldo tanto de Brasil como de Estados Unidos. La insistencia de Brasil en permitir el doble cómputo había torpedeado un acuerdo del Artículo 6 en el pasado.

Según el acuerdo, el país que genere un crédito decidirá si lo autoriza para su venta a otras naciones o para que cuente para sus objetivos climáticos. Si se autoriza y se vende, el país vendedor añadirá una unidad de emisión a su recuento nacional y el país comprador deducirá una, para garantizar que la reducción de emisiones sólo se contabilice una vez entre países.

(Reportaje de Jake Spring y Kate Abnett; Información adicional de Valerie Volcovici y Simon Jessop; Edición de Jan Harvey, Mark Potter, Aurora Ellis y Andrew Cawthorne, editado en español por Gabriela Donoso)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.