Cumbre en Casa Rosada. El gobernador de Santa Fe le pidió al Presidente el envío de más gendarmes a Rosario

·2  min de lectura
El presidente Alberto Fernández y su ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, de camino al encuentro del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin
ESTEBAN COLLAZO

ROSARIO. El presidente Alberto Fernández y el ministro de Seguridad nacional, Aníbal Fernández, se reunieron anoche en la Casa Rosada con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, para abordar el problema de la inseguridad y la violencia, luego de que en abril se incrementaran los homicidios en esta ciudad, donde el despliegue de 575 gendarmes, que se produjo en octubre pasado, no logró bajar los índices de asesinatos.

El domingo, Perotti lanzó fuertes críticas al Gobierno en su discurso de apertura del inicio de sesiones de la Legislatura de Santa Fe. “La inseguridad es un flagelo que la provincia arrastra desde hace años y sobrepasa la instancia provincial y local. Se requiere de una estrategia federal”, dijo. Y fue más allá: “La Nación no puede y no debe permitir que esto ocurra en su territorio y se expanda a otras provincias”.

El gobernador santafesino llevó a la reunión con el presidente y el ministro de Seguridad la propuesta de que el Poder Ejecutivo Nacional refuerce con más gendarmes la ciudad de Rosario.

Estaba previsto que para marzo pasado llegara un contingente de 1000 gendarmes más, que se iban a establecer de forma permanente en el nuevo Destacamento Móvil Nº7, que está en proceso de construcción en la zona norte de Rosario. Ese millar de efectivos es un anhelo de las autoridades comunales y provinciales, pero la fecha de su arribo es, por ahora, un misterio.

La semana pasada, esta situación generó un tenso contrapunto entre Javkin y Fernández. A través de las redes sociales, el intendente lanzó un ruego: “Una vez más le pedimos a la Nación que no abandone a la ciudad de Rosario”.

La respuesta de Aníbal Fernández fue dura: “Una inversión millonaria y 575 mujeres y hombres avezados están siendo objeto de ninguneo para una ventaja politiquera. Basta, por Dios. Estamos trabajando por Rosario a destajo y enviando más efectivos”.

Javkin no toleró en silencio esa respuesta, y también a través de Twitter, lanzó: “Ministro, yo defiendo a mis vecinos. Diga lo que quiera, pero venga. Traiga el destacamento que se anunció. Se lo digo de corazón: los efectivos que están no alcanzan, necesitamos de forma urgente más y mejor presencia”. Eso, precisamente, es lo que se dirimía esta noche.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.