Cumbre del Ártico: ¿por qué es una región tan codiciada?

·5  min de lectura
El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, celebran una reunión en la Sala de Conciertos Harpa en Reykjavik, Islandia al margen de la cumbre ministerial del Consejo Ártico
HANDOUT

REIKIAVIK.- Con el calentamiento global como telón de fondo, los ocho países ribereños del Ártico se reunieron este jueves en Islandia para formar parte de la Cumbre del Ártico, un Consejo dirigido para promover la cooperación y la interacción entre los Estados árticos con la participación de las comunidades indígenas. Los temas principales fueron la creciente militarización y el derretimiento de la zona.

Este encuentro, que se celebra cada dos años, reunió a los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembro -Noruega, Islandia, Suecia, Finlandia, Canadá, Dinamarca, Rusia y Estados Unidos- y a seis organizaciones indígenas para promover la cooperación regional en busca de promover “los aspectos medioambientales, económicos y sociales del desarrollo sostenible en la región”.

¿Servirá el uso de los barbijos para la temporada de resfríos y gripe?

En la jornada del aniversario número 25 de la Cumbre -creada en 1996 en el marco de la Declaración de Ottawa- reafirmaron la importancia de los compromisos asumidos en el Acuerdo de Paris y aseguraron que las actividades que se desarrollen en la zona tienen que ser “sustentables y transparentes” para proteger el ecosistema.

“Nos comprometemos a promover una región del Ártico pacífica en la que prevalezca la cooperación en materia de clima, medio ambiente, ciencia y seguridad”, dijo la cabeza de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“La competencia estratégica que caracteriza al Ártico llama la atención del mundo, pero su marca de fábrica debe seguir siendo la cooperación pacífica”, añadió.

El Ártico es objeto de esta reunión por ser una zona codiciada por sus recursos naturales, pero también muy amenaza por el cambio climático. Durante las sesiones de conversaciones, se abordaron tanto el tema ambiental, como distintas acusaciones por presencia militar en la zona.

Región estratégica

El Ártico, rico en hidrocarburos, es objeto de tensiones entre los Estados que lo delimitan, y por otros más lejanos, como China. Con el aumento del deshielo, el petróleo y el gas en la zona son cada vez más accesibles.

El presidente ruso Vladimir Putin sostuvo días atrás que se calcula que el valor de la riqueza mineral del Ártico ascendería al equivalente a 30 billones de dólares.

Un soldado se encuentra en un atrio central de la base militar rusa en el Ártico llamado "Trébol Ártico" en la isla Alexandra Land
Alexander Zemlianichenko


Un soldado se encuentra en un atrio central de la base militar rusa en el Ártico llamado "Trébol Ártico" en la isla Alexandra Land (Alexander Zemlianichenko/)

Rusia ha hecho del desarrollo de los recursos naturales del Ártico una de sus prioridades. Noruega también cuenta con los recursos en el gran norte, puesto que el mar de Barents incluye más del 60% de las reservas petroleras del país.

El expresidente Donald Trump había aprobado un programa que allanaba el camino para realizar perforaciones de hidrocarburos en la mayor zona natural protegida de Estados Unidos, en Alaska, pero, al asumir, Joe Biden bloqueó el proyecto.

La jefa de la OMC considera que “una exención de patentes de vacunas no será suficiente” para frenar la pandemia

En este contexto, se acelera la carrera de las reivindicaciones territoriales. Moscú, Washington, Ottawa, Oslo y Copenhague reclamaron la extensión de su “meseta continental”, más allá de su zona económica exclusiva de 200 millas náuticas.

Además, el derretimiento de los bloques de hielo, cada vez más acelerado, habilitaría vías marítimas estratégicas.

Un rompehielos que abre el camino para un carguero con un iceberg al fondo cerca de un puerto en la isla Alexandra Land
Alexander Zemlianichenko


Un rompehielos que abre el camino para un carguero con un iceberg al fondo cerca de un puerto en la isla Alexandra Land (Alexander Zemlianichenko/)

Rusia, que en los últimos años aumentó su capacidad militar en sus modernas bases militares y científicas en la zona, busca desarrollar el tráfico por el paso del Noreste para Unir Europa y Asia.

Por otro lado, la ruta del Noroeste, a lo largo de Canadá, permitiría también reducir de forma considerable la distancia entre los océanos Atlántico y Pacífico.

El jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov acusó hoy a los occidentales de “jugar con las palabras”, al colocar presencia militar estadounidense a las puertas de Rusia “en rotación, en lugar de “permanente”, para eludir los textos que rigen las relaciones entre Moscú y la OTAN.

Coronavirus: según la OMS, las vacunas aprobadas hasta ahora son eficaces contra “todas las variantes”

“No vemos razón para un conflicto aquí, y aún menos para un desarrollo de programas militares de un bloque u otro”, declaró Lavrov a la prensa.

Pero el ministro ruso defendió sobre todo el “espíritu de cooperación”, proponiendo organizar una cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno en los próximos dos años. Blinken coincidió y calificó el encuentro de “constructivo”.

Calentamiento del Ártico

“La crisis climática es nuestra mayor amenaza a largo plazo, con el Ártico enfrentando un calentamiento tres veces más rápido que todo el planeta”, resumió el ministro canadiense de Asuntos Exteriores, Marc Garneau.

Un informe publicado hoy comunicó que la región se está calentando tres veces más rápido que el resto del mundo, lo que produce cambios rápidos y generalizados el ambiente de la región que genera consecuencias globales, una tendencia lejos de terminar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El reporte del Programa de Vigilancia y Evaluación del Ártico (AMAP) publicó datos alarmantes, entre ellos el aumento del riesgo de que el hielo marino de la región desaparezca completamente en verano, antes de volverse a formar en invierno. Esto es diez veces más posible si la temperatura de la Tierra aumenta 2°C, que si lo hace siguiendo el objetivo establecido por el Acuerdo de Paris, 1,5°C.

En menos de medio siglo, de 1971 a 2019, la temperatura media anual registrada subió 3,1°C frente a 1°C del planeta.

Nueve personas se unieron al olimpo de megamillonarios gracias a las vacunas

El calentamiento de la región no solo trae consecuencias en el hábitat, las costumbres de alimentación, las interacciones de la fauna y la migración de especies, y los 4 millones de habitantes. También para el resto del mundo.

Las toneladas de hielo que se derriten cada año en Groenlandia y otros países hacen subir el nivel de los mares, una amenaza para las poblaciones a miles de kilómetros. Además, con el cambio en el ecosistema, se producen más incendios forestales, que liberan emisiones de carbono a la atmósfera, incentivando al calentamiento global.

Agencias AFP y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.