La cultura, entretenimiento para las nuevas generaciones

*Ludwig Carrasco y el violinista Carlos Ramírez Guzmán dialogaron sobre música y literatura

Por Cristóbal Torres

México, 7 de mayo (Notimex).— La mejor manera de acercar a las nuevas generaciones a la música clásica es acudiendo a un concierto en vivo, estimó Ludwig Carrasco, director de la Orquesta de la Cámara de Bellas Artes (OCBA), quien sostuvo una charla con el violinista Carlos Ramírez Guzmán. 

      En el marco de los encuentros transmitidos por redes sociales titulados Conoce a la OCBA, resaltó que es de vital importancia inculcar a los niños a no temerle a las actividades artísticas y culturales; recordó el adagio de un profesor quien le dijo que toda la cultura es entretenimiento, pero no todo el entretenimiento es cultura. “Cuando se da el enfoque adecuado, las expresiones artísticas resultan entretenidas”.

      La intención de la charla fue conocer a los miembros de la OCBA desde su perfil como músicos hasta su faceta más personal. Ramírez Guzmán recordó que su ingreso a la orquesta fue en 1987; sin embargo, no logró precisar con exactitud su primer concierto, sólo pudo rememorar que el director de aquel entonces era Guadalupe Flores.

      Carrasco resaltó el hecho de que ambos tuvieran raíces michoacanas. Ramírez inició sus estudios en la Escuela de Bellas Artes perteneciente a la Universidad Michoacana y que era la última opción que había para estudiar violín, pues en aquella época el Conservatorio Nacional no tenía carreras de instrumentos orquestales.

      Sobre sus autores favoritos, el violinista mencionó a Haruki Murakami y para quienes no lo han leído, recomendó iniciar a través de sus cuentos y después pasar a sus novelas. Destacó que el autor nipón es muy melómano y recomendó el libro Absolutely on Music, donde el escritor entrevista al director de orquesta japonés Seiji Ozawa.

      El violinista dijo estar muy feliz por pertenecer a la OCBA ya que no hay un lugar donde se encontraría más a gusto. Carrasco resaltó que la particularidad de la música de cámara es que cada miembro de la orquesta sigue presente y se nota en los conciertos, a diferencia de grupos más grandes, donde incluso pueden llegar a ser anónimos.

NTX/CTM/AFG