La cultura para construir un país sin violencia

*Javier Aranda considera que instituciones gubernamentales y privadas deben sumarse 

Por Víctor Jesús

 

México, 24 de marzo (Notimex).— La cultura es una buena plataforma para construir un país distinto, no se puede seguir apostando a la lógica de lo que más se vende, ni a que la “nota roja” es lo que hay que dar a conocer, porque de esta forma se fomenta más la violencia, señaló el periodista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Javier Aranda.

      “La cultura puede combatir este mal social porque cuando tienes mundos más amplios, tu visión es más periférica; cuando la música te emociona, cuando una historia te conmueve… es difícil que tú quieras destruir a quien lo hizo; más bien, lo traes a tu entorno, lo integras”, reflexionó en entrevista con Notimex.

      El fundador y colaborador del periódico La Jornada, señaló que gracias a la literatura, a la música, a las artes plásticas, al cine o a la arquitectura se pueden llegar a puntos muy altos de excitación. Por ello propuso acciones culturales, integrales y con conocedores del tema, que encaminen la energía social a la creatividad artística, porque en su opinión la riqueza cultural en México es vasta y debe apoyar.

      “En términos de medios públicos estamos viendo una zona de amplia libertad, yo he visto personajes que estaban vetados por gobiernos anteriores ahora aportando en canales públicos; antes era inimaginable verlos en algún momento, incluso en instituciones como Bellas Artes. Por ejemplo, Alberto Híjar, que fue el asesor de tesis del subcomandante Marcos, participó, porque es un doctor en estética, con una propuesta muy interesante en la exposición sobre Zapata”.

      En este sentido, añadió que el Estado ha animado la mesa de la cultura con distintos estilos, pero dada la cantidad de creadores y bienes culturales que existen en un territorio como el mexicano es necesario que otros actores también sumen en beneficio de la cultura.

      “En el caso de los privados, a mí me gusta mucho que instituciones o fundaciones privadas le entren también animar el banquete de la cultura, porque no es tan común. Generalmente este tema tan importante se le delega solo al Estado y, a veces, no cumple lo que esperamos los ciudadanos. Los grandes medios de comunicación se dan cuenta que la cultura es una buena plataforma para construir una nación diferente, se han percatado que la nota roja ya no funciona ni siquiera para los patrocinadores; tienen que buscar otras propuestas”.

 

 

NTX/VJG/AFG