Cultivos: advierten que la fertilización en la Argentina es insuficiente

·3  min de lectura
Cultivo de maíz
Shutterstock

A pesar de tener un nuevo récord de fertilización en la Argentina, ya que en 2020 se superó un volumen de 5.200.000 toneladas de fertilizantes, los actuales niveles son insuficientes para reponer la cantidad de nutrientes que se extraen de los suelos, que se ubica en el orden del 35% en promedio.

El dato lo brindó Jorge Bassi, vicepresidente de Fertilizar AC, durante el Simposio Fertilidad 2021, organizado por la asociación bajo el lema “Ciencia y tecnología para la nutrición sustentable”.

Para Andrés Grasso, responsable y coordinador técnico de la asociación, el mercado debería estar entre 7 y 8 millones de toneladas. Aseguró que “la reposición de nutrientes va a estar más cerca del 70 y 80% que del 35% que está ahora”.

Nicolás Pino buscará sumar a la Rural al Consejo Agroindustrial

Según datos de la asociación, el promedio de los últimos 10 años indica que unas 200.000 toneladas por año son negativas, es decir que se extrae más de lo que se repone en términos de nutrientes.

“El balance acumulado negativo en los últimos 28 años da más de cuatro millones de toneladas de fósforo, expresado como elemento mineral y expresado en términos de fertilizantes serían unas 20 millones de toneladas de fertilizantes de uso comercial”, indicaron.

En este contexto, Juan Pablo Monzón, de FCA-INTA Balcarce y Conicet, advirtió que hacia 2050 la demanda de alimentos aumentará más del 50% por el incremento de la población y el cambio en las dietas. Afirmó que “si no se intensifica la producción en la superficie cultivable, nos veremos obligados a convertir valiosos ecosistemas naturales en zonas agrícolas”.

El presidente de Fertilizar AC, Francisco Llambías junto a la gerenta ejecutiva María Fernanda González Sanjuan durante el Simposio organizado por la asociación
El presidente de Fertilizar AC, Francisco Llambías junto a la gerenta ejecutiva María Fernanda González Sanjuan durante el Simposio organizado por la asociación


El presidente de Fertilizar AC, Francisco Llambías junto a la gerenta ejecutiva María Fernanda González Sanjuan durante el Simposio organizado por la asociación

“En la Argentina, la brecha entre la producción actual y la alcanzable es de 41% en trigo y maíz, y en soja 32%. El nivel de fertilización actual no es suficiente y los balances indican que hay minado de nutrientes”, detalló.

El ciclo alcista las commodities es una oportunidad para la Argentina

El evento virtual, que contó con la participación de más de 3200 personas, fue el escenario para actualizarse sobre la necesidad de mejorar la productividad de los cultivos y la calidad de los granos, enfocados en la recuperación de los suelos y el cuidado del medio ambiente.

Martín Díaz Zorita, coordinador del comité técnico de la entidad, describió que la calidad nutritiva de los cultivos redundará en mayor calidad de los alimentos y planteó que, para poder crecer, desarrollarse y producir, los cultivos requieren nutrientes que deben ser abastecidos por fuentes externas como los fertilizantes.

En tanto, Fernando Andrade de INTA Balcarce, resaltó que “la agricultura argentina representa 10% del PBI, 10% del empleo y 63% de las exportaciones, y produce alimentos para más de 400 millones de personas”.

Apuntó, además, que “la demanda de alimentos en el mundo crecerá 47% hacia 2050, lo que representa una gran oportunidad para la Argentina, que debe plantearse el desafío de desacoplar incrementos de producción del impacto ambiental, destacando que, “en nutrientes, el balance negativo implica una degradación de la fertilidad de los suelos”.

En este sentido, Sebastian Senesi, de Fauba, señaló que toda la cadena alimenticia debe mejorar la productividad a partir de mayor eficiencia y de una “agricultura más verde”, para lo cual hace falta mayor inversión en investigación y desarrollo. Enumeró tres variables que van a marcar los sistemas de producción: el equilibrio de carbono, la biodiversidad y la huella del agua.

Como reflexión final, la entidad indicó que los retos actuales del agro son aumentar la productividad y mejorar la calidad, pero con el uso eficiente de los recursos, con el desafío de desacoplar incrementos de producción de impactos ambientales y sociales.

“Hay un nuevo paradigma mundial para la industria de fertilizantes que nos exige trabajar con toda la sociedad en productividad y eficiencia, cambio climático, salud, reciclados y degradación de suelos. Los fertilizantes tienen un rol clave en la seguridad alimentaria”, concluyeron.