En Culiacán retoman vida diaria con temor

CULIACÁN, Sin., enero 7 (EL UNIVERSAL).- La ciudad amaneció en un ambiente de incertidumbre, con un escaso servicio de transporte urbano, restaurantes y pequeños negocios cerrados, y los grandes supermercados con dudas de apertura, tras un escenario violento vivido un día antes.

Con pasos muy lentos se recuperaron las actividades económicas y laborales en Culiacán, con la sensación de inseguridad que prevaleció en muchos comercios, cuyas puertas se mantuvieron cerradas, con servicios limitados en ventanillas, como sucedió con una cadena de farmacias.

En las primeras horas del viernes, las principales avenidas se vieron desoladas. Las paradas de autobuses lucieron vacías en comparación con un día normal, y los locatarios del mercado municipal Garmendia iniciaron sus ventas hasta las 8 de la mañana, más tarde de lo habitual.

La marcada ausencia de personal obligó a decenas de restaurantes que brindan el servicio de desayunos a continuar cerrados, pues una de las principales afectaciones fue el servicio de transporte público, que no pudo circular por las avenidas donde permanecían los vestigios de vehículos despojados en forma violenta e incendiados.

A raíz de la violencia en el nuevo jueves negro, las grandes cadenas de supermercados, como Casa Ley, Walmart y Soriana abrieron sus puertas de forma paulatina, después de las 9 de la mañana al observar mayor movimiento de personas.

Fue hasta el mediodía cuando se confirmó el levantamiento de los bloqueos con camiones carbonizados en la carreta Benito Juárez, en el tramo Culiacán-Las Brisas, y en la carretera federal número 15, con lo que se reanudó el libre tránsito.

El DIF ofreció a la población atención sicológica gratuita para brindarles asesoría, sobre todo a quienes fueron víctimas de alguna afectación emocional.

Rubén Rocha Moya, gobernador estatal, garantizó la seguridad de la población, a la que conminó a darle vida al estado y retornar a las actividades cotidianas, puesto que se cuenta con un respaldo de 3 mil 500 elementos del Ejército, la Guardia Nacional y la Marina que permanecerán el tiempo necesario en Sinaloa.

En tanto, la tarde de este viernes, decenas de personas acudieron a las instalaciones de la fiscalía estatal para denunciar el robo de sus vehículos, o los seguros no se harían cargo de los pagos.

Dentro de lo malo, lo bueno

Para el chef Miguel Taniyama Ceballos, fue una bendición que el operativo de recaptura de Ovidio Guzmán López se ejecutó en la madrugada, en un área rural.

Sin embargo, reconoció que la sicosis lo volvió a invadir por el encierro obligado en su hogar al conocer cómo se extendía la violencia: primero por la ciudad y después a otros municipios.

Taniyama Ceballos, quien es también presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, lamentó que la población revivió los momentos de terror del jueves negro de octubre de 2019, con otras características de mayor violencia que han dado la vuelta al mundo.

"Por la hora en que inició el operativo en la sindicatura de Jesús María, yo aún no salía de mi hogar a realizar las compras al mercado de abastos y el municipal, donde compro para los restaurantes, pero al enterarme por redes sociales de lo que ocurría, decidí resguardarme con mi familia", comentó.

Lamentó que la cadena de sucesos, incendios de autos, bloqueos de avenidas y notificaciones de evitar salir de los hogares volvió a manchar la imagen de Sinaloa a nivel internacional.