Culiacán y Navolato dan marcha atrás al cierre de playas

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., marzo 21 (EL UNIVERSAL).- Los alcaldes interinos dan marcha atrás en su disposición de cerrar las playas en el periodo vacacional de Semana Santa, al atender la recomendación del Consejo Estatal de Salud de permitir la reactivación económica, con protocolos sanitarios rígidos en los lugares de visita en dichos festejos.

El gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel dijo que se instrumentó un operativo de seguridad y salud en las veintidós playas y en los centros recreativos, en el que participarán las fuerzas federales para dar protección en carreteras a los turistas.

Señaló que en cada municipio costero, las normas en cuanto a los horarios, en los que los visitantes tendrán que abandonar las playas, van a variar, ya que en el caso del malecón de la bahía de Altata, en Navolato será cerrado a las once de la noche.

Aplaudió que los alcaldes interinos de Culiacán y Mazatlán se sumaron a mantener abiertas sus playas, centros de recreo, riberas de ríos, con vigilancia para que estos puntos, sólo puedan ingresar un máximo de un cincuenta por ciento de su capacidad, para evitar saturaciones de familias.

Ordaz Coppel indicó que el Consejo Estatal de Salud delineo diversas normas a seguir por los visitantes a las playas, una de ellas, es que los núcleos familiares, se deberán ubicar a veinte metros de distancia entre sí, no levantar ramadas, ni campamentos, ni celebrar grandes reuniones.

En estas vacaciones de la Semana Mayor, en todos los centros turísticos, se ubicará controles sanitarios, en donde personal de salud y protección civil, les tomará la temperatura, les ofrecerá gel antibacterial y se verificará que porten el cubre bocas.

Consideró que la población necesita de esparcimiento al aire libre, para bajar el estrés de un largo aislamiento, por lo que se analizó el comportamiento epidemiológico que mantiene al estado en color amarillo y en base a ello, se autorizó la apertura de playas.