Cuidado: no cualquier modelo de iPhone XS y XR tendrá buen 4G en el país

Ricardo Sametband

Ayer Apple presentó los nuevos iPhone XS, iPhone XS Max y iPhone XR. Los equipos estarán en venta entre fin de septiembre y fin de octubre en los principales mercados del mundo, pero se desconoce su llegada al país (como referencia, el iPhone X salió a la venta aquí en enero de este año).

Entre esto y los precios de importación, algunos usuarios optan por traerlo desde Estados Unidos (acá explicamos cuánto es el precio final), cruzar a Chile o buscar otras alternativas para tenerlo antes.

Pero al hacerlo deben tener algo en cuenta: en los modelos anteriores, como el iPhone 7 o el iPhone 8, tanto en su versión estadounidense como en la europea eran compatibles con las dos frecuencias de 4G oficiales en uso en la Argentina (B4 o AWS, B28 APT y B7). Para el iPhone XS, XS Max y XR, en cambio, hay que prestar más atención, porque no son iguales.

Por qué es importante

Las bandas B4 y B28 tienen un uso extendido en el país, pero pueden no estar las dos presentes en una misma zona, ciudad, pueblo o barrio, porque la B4 es una frecuencia más alta (2100 MHz), lo que permite dar un servicio con un mayor ancho de banda, pero menos alcance; la banda B28 (700 MHz; es la misma de la televisión digital terrestre), por el contrario, tiene menos capacidad, pero más alcance, tanto de cobertura (cubrir mucho espacio con una única antena) como por la penetración; llega al interior de edificios donde la frecuencia de la B4 no entra.

Una tercera frecuencia (B7, de uso parcial en nuestro país) está presente en todas las variantes versiones de los tres modelos, así que no trae inconvenientes. Es una frecuencia alta (2600 MHz) así que su uso es, sobre todo, urbano. Pero está menos extendido que las otras dos.

El resultado es que la combinación B4/B7 se usa en áreas urbanas, y la B28 en suburbanas, aunque no es excluyente y hay solapamiento. En la ciudad de Buenos Aires se usa mayoritariamente la B4, porque hay un tema de liberación de frecuencias para que las operadoras puedan poner en práctica la B28. Pero esto no es así en el resto del país, donde se usan las tres, muchas veces solapadas en una misma zona. Alcanza con salir del AMBA para que el teléfono se conecte con radiobases que usan las tres frecuencias.

¿Cuánto puede afectar al uso?

Lo que pasará si alguien tiene el iPhone XS americano es que tendrá una calidad de 4G irregular (o más irregular que la de los demás). Habrá lugares donde no tendrá servicio de 4G mientras que el resto de la gente con otros teléfonos y iPhones más antiguos sí lo tendrá. Esto es porque sus dispositivos son capaces de sintonizar las tres frecuencias, mientras que su flamante iPhone Xs americano sólo accede a un par.

Cuán grave será esto dependerá de la zona donde se mueva el usuario, o cuánto del día pasa conectado al Wi-Fi, o cuánto exprime el 4G. Para muchos será anecdótico, o indetectable; para otros, la diferencia entre tener 4G casi siempre, o tenerlo a veces. No existen, lamentablemente, mapas públicos de cobertura 4G que discriminen por frecuencia.

En todos los casos, por supuesto, si el teléfono no encuentra 4G pasará a 3G; los mensajes de Whatsapp o Instagram, los mails, etcétera: todo eso seguirá llegando. Tampoco afectará demasiado al uso de Google Maps o servicios similares. El impacto se puede sentir al intentar descargar o subir un video, actualizar una aplicación o los videos de Instagram Stories, ese tipo de cosas. El resto del teléfono (la cámara, las aplicaciones, los juegos) no se verán afectados, salvo que hagan un uso intensivo del 4G. Y ahí, de nuevo, depende mucho de dónde esté el usuario.

Si está la posibilidad, lo recomendable es adquirir la versión europea del teléfono, o tener en cuenta que en algunas circunstancias (no siempre) el equipo no tendrá una conectividad óptima, sobre todo fuera de Buenos Aires.

Qué modelo es el que conviene

En el caso del iPhone XS, la versión que se vende en Estados Unidos (A1920) tiene la banda 4 pero no la 28; hay que optar, en lo posible, por la europea (A2097).Lo mismo para el iPhone XS Max: las dos frecuencias están admitidas en el modelo europeo (A2101), pero no en el norteamericano (A1921).La única versión del iPhone XR que lista Apple por ahora es la A1984, que no tiene compatibilidad con la B28, pero sí con la B4.Los tres modelos en todas sus variantes pueden conectarse a la banda B7. Ninguno de los tres modelos tiene problemas de frecuencias con el 3G o el 2G nacionales.

Los datos los suministra la propia Apple en la página en la que indica las frecuencias compatibles con cada versión.