Siempre cuidó de sus hermanos, y ahora esta hija de una inmigrante salvadoreña aprenderá cómo cuidar de los demás

·4  min de lectura

Hija de una madre soltera que emigró de El Salvador, Angie López, estudiante de último año de Salisbury, siempre hacía malabarismos con la escuela y el cuidado de sus cinco hermanos. Ella calificó para una beca casi completa a Cedar Crest College, donde estudiará enfermería y así pode cuidar a otros.

Cuando era una niña que vivía en Allentown, cada vez que Angie Lopez veía al Lehigh Valley Hospital desde la Interestatal 78, pensaba para sí misma: "Algún día voy a trabajar allí".

Su madre, que fue a la escuela hasta el octavo grado en El Salvador, la crió a ella y a sus cinco hermanos en un hogar monoparental mientras trabajaba como limpiadora. Pero su hija, que ahora cursa el último año en la secundaria Salisbury, planea asistir al programa de enfermería de Cedar Crest College en el otoño con una beca casi completa.

El objetivo de López es convertirse en enfermera pediátrica, no muy lejos del papel de cuidadora que ha desempeñado durante toda su vida.

“Me aseguro de que mis hermanos no se estén matando entre ellos”, dijo López recientemente desde el silencio de su auto, lejos del bullicio de una casa llena de tres hermanos menores, el menor de 6 años.

[To read this story in English, please click here]

“Como madre soltera, vi cómo ella estaba tratando de mantener un hogar por sí misma. Tengo que madurar un poco más rápido que otros niños de mi edad ”, dijo. "Supongo que se podría decir que básicamente no tenía vida social".

Pero esa madurez se tradujo en concentración y motivación en la escuela, dijo Michael Anderson, su consejero vocacional. Tiene un comportamiento tranquilo y de voz suave que supera su edad, y un sentido adulto de bondad y de ayuda hacia los demás, dijo.

“No hay duda de que ella hace malabares con algo más que la escuela en su vida”, dijo. "Para mí, ella tiene lo que se necesita".

López dijo que siempre disfrutó aprender y ayudar a sus amigos a que les fuera bien en la escuela; convertirse en maestra habría sido su segunda opción profesional. La vida social que podría haberle faltado, la compensó con clubes: coro, un consejo asesor de clases, gobierno estudiantil, mediación entre pares y un grupo contra la difamación llamado No Place For Hate. También ha trabajado en Dorney Park durante los últimos tres años.

Anderson observa un hilo conductor en las actividades escolares que elige: clubes que se ocupan directamente de mejorar la vida de los estudiantes, incluso si es entre bastidores.

Tiene que hacer este tipo de fanfarronear por ella; por ejemplo, hizo correr la voz entre el personal sobre su logro de obtener becas para Cedar Crest.

"Ella es humilde y modesta", dijo. “Me gusta la humildad. Esa es una característica de la que no sólo adolecen muchos niños, sino también adultos".

El cuidado fue una vocación que llamó a López desde muy joven. Además de cuidar a sus hermanos mientras su madre trabajaba y ellos se mudaban, de Allentown a Souderton a Hatfield a Salisbury Township, López a veces se encontraba en el papel de cuidadora de cada uno de sus padres. Cuando su madre quedó embarazada de su hermano menor, contrajo diabetes y López la ayudó a medirse la glucosa en la sangre. Durante un periodo, su padre, que permanece en su vida, experimentó que el líquido llenaba sus pulmones, lo que le provocó problemas cardíacos.

“Estaba entre ayudarlos y saber que yo también tenía que mantenerme”, dijo. “Ayudarlos fue cuando descubrí que me gusta esto. Me gusta mantener a otras personas, me gusta ayudar a otras personas".

El proceso de solicitud de ingreso a la universidad no fue tan molesto como el costo de admisión y la posibilidad de mudarse demasiado lejos de casa, donde todavía la necesitan.

Salisbury mantuvo a los estudiantes virtuales durante la mayor parte del año, lo que mantuvo ocupada a López y se aseguró de que sus hermanos no tomaran demasiados descansos. Hacia fines de 2020, la madre de López se hizo cargo del negocio de jardinería de su abuelo, que continúa manteniéndola ocupada fuera de la casa.

Otra razón para permanecer local, dijo: "Estoy harta de mudarme".

López obtuvo suficientes becas para cubrir la mayor parte de la matrícula, además de lo que cubren los préstamos estudiantiles federales.

"Ella está obteniendo lo que se merece", dijo Anderson. "Ella se lo ha ganado; va por buen camino".

—Kayla Dwyer, reportera de Morning Call, puede ser contactada al 610-820-6554 o en kdwyer@mcall.com.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.