Cuestionan el uso de urnas electrónicas para las próximas municipales en Paraguay

Agencia EFE

Asunción, 5 nov (EFE).- Referentes de los partidos políticos de Paraguay expresaron sus reservas a la utilización de urnas electrónicas en los comicios municipales de noviembre de 2020, y algunas formaciones incluso cuestionaron el proceso de licitación realizado por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).

Es el caso de la formación de izquierda Frente Guasú, segunda fuerza opositora, que este martes denunció que ese llamado, abierto el lunes, "fue realizado entre cuatro paredes, violentando el principio de mutuo control para garantizar la credibilidad en el proceso electoral".

El TSJE defendió la efectividad y transparencia del sistema durante el lanzamiento de la licitación, a la que se presentaron la multinacional Smartmatic, proveedora de urnas electrónicas del sistema electoral venezolano, y la argentina Magic Software (MSA), asociada a la paraguaya Excelsis S.A.

El proceso se vio salpicado por las denuncias del representante de Smartmatic, Norberto Gamarra, de presunta manipulación de las bases y condiciones para favorecer a MSA en la adjudicación de la plataforma, según informaron los medios locales.

Otra de las objeciones del Frente Guasu, del expresidente Fernando Lugo (2008-2012), es el propio sistema de votación, al que achaca falta de garantías de seguridad y que "está dejando de usarse en los pocos países del mundo en los que todavía se utiliza".

La concertación subrayó en un comunicado que esta forma de elección, empleada por primera vez en las elecciones generales de 2003 y las municipales de 2006, "seguirá carente de la confianza que se requiere para creer en la legitimidad de nuestra democracia y Estado de Derecho".

Algunos legisladores de otras formaciones consideraron confuso y vulnerable el sistema, y otros expresaron que no asegura que el elector pueda votar de forma cruzada, es decir por candidaturas diferentes.

Por su parte, el asesor de la Comisión de Implementación del Voto Electrónico del TSJE, Luis Mauro, explicó tras el proceso de licitación que el boletín de voto será auditado por el propio elector, ya que la máquina "le preguntará si está de acuerdo con sus elección y si da su consentimiento la votación será impresa".

Añadió que en el proceso de escrutinio será la misma plataforma tecnológica la que calculará, previo paso de un chip o código QR, los votos para acelerar el procedimiento que de forma manual puede llevar hasta 18 horas.

En "la máquina no queda registrado el voto del elector, no queda el padrón de mesa, no tiene conectividad ni puerto de salida, ni disco duro, solo sirve para imprimir el voto y sumarlos", expresó Mauro en un comunicado del TSJE.

El Congreso aprobó en mayo pasado el uso de la electrónica en los centros de votación, aunque todavía cuenta con tiempo para parar el proceso

Tras las elecciones generales de 2018, en las que fueron empleadas las tradicionales papeletas, los paraguayos están convocados a renovar las autoridades municipales el 8 de noviembre de 2020.

(c) Agencia EFE