Cuba publica nombres de las víctimas de fuego mortal en centro de petróleo en Matanzas

·3  min de lectura

Medios estatales cubanos dieron a conocer las identidades de 14 personas que fallecieron en un incendio en una instalación de almacenamiento de petróleo en el puerto de Matanzas a principios de este mes y cuyos restos, según expertos, fueron “imposibles” de identificar.

Los restos de las 14 víctimas, que fueron retirados del sitio varios días después de que se iniciara el fuego el 5 de agosto, serián sepultados el viernes por la tarde tras un homenaje de varias horas en la ciudad de Matanzas.

Según informó el Herald, entre los fallecidos se encuentran cuatro jóvenes reclutas del servicio militar obligatorio: Leo Alejandro Doval Pérez de Prado, Michel Rodríguez Román, Adriano Rodríguez Gutiérrez y Fabián Naranjo Nuñez.

La lista incluye a tres bomberos profesionales del Cuerpo de Bomberos de Cuba que pertenece al Ministerio del Interior: el primer teniente Andy Mitchel Ramos Sotolongo, el capitán Areskys Quintero Orta y el primer suboficial Diosdel Nazco Vargas.

Las autoridades cubanas publicaron los nombres de otras siete víctimas pero no dijeron dónde trabajaban. Son Luis Ángel Álvarez Leyva, Luis Raúl Aguilar Zamora, Osley Marante Guerra, Osmani Blasco Sosa, Pablo Ángel López Martell, Raciel Alonso Martínez Naranjo y Rolando Oviedo Sosa.

A 2018 photo of Leo Alejandro Doval Pérez de Prado, who likely died last week while combating a fire at the port of Matanzas, family members said.
A 2018 photo of Leo Alejandro Doval Pérez de Prado, who likely died last week while combating a fire at the port of Matanzas, family members said.

Los medios estatales no proporcionaron otros detalles de identificación como sus edades en medio de preguntas de familiares sobre por qué se enviaron reclutas sin experiencia para combatir el peligroso incendio.

En entrevista para la televisión estatal, otro joven recluta que pasa el servicio militar obligatorio con los bomberos de Matanzas dijo que él también estaba en la primera línea.

“Fue un momento difícil de la vida, momento que no quiero recordar”, dijo Víctor Manuel Ribot Valdés, evitando mirar a la cámara. “Estuve allí apoyando a mis compañeros y tratando de extinguir el incendio; esos son los momentos que no quiero recordar”.

Un miembro de su equipo, el bombero Elier Correa Aguilar, de 24 años, fue rescatado con vida luego de que uno de los tanques de petróleo colapsara en la madrugada del sábado 6 de agosto. Pero no sobrevivió a las quemaduras. Se cree que las 14 víctimas también murieron en ese momento, según los testimonios de los sobrevivientes.

El gobierno cubano también informó de la muerte del bombero Juan Carlos Santana Garrido, de 60 años, pero no ha dicho cómo murió.

Alberto Ruiz Martínez, jefe de la brigada de bomberos de Santa Cruz, que acudió a la cercana ciudad de Matanzas después de que comenzó el incendio, dijo que los miembros de su equipo estaban tratando de enfriar los dos tanques en llamas cuando uno de ellos colapsó. Él mencionó que todos conocían la ruta de escape, pero uno no lo logró, el joven recluta Michel Rodríguez Román.

Las autoridades aún no han publicado una versión oficial de cómo se desarrollaron los hechos pero dijeron que el incendio se inició la noche del viernes 5 de agosto, luego de que un rayo impactó en uno de los tanques de almacenamiento de petróleo en la base de supertanqueros de Matanzas. En total, 16 personas murieron y 146 resultaron heridas. La instalación sufrió graves daños y perdió la mitad de su capacidad de almacenamiento.

El viernes se exhibieron 14 urnas funerarias cubiertas con una bandera cubana durante un homenaje en el Museo de Bomberos de Matanzas al que asistieron militares, bomberos, funcionarios gubernamentales y residentes de esa ciudad.

Pero los familiares no sabían qué urnas contenían los restos de sus seres queridos.

Los expertos forenses cubanos dijeron a los familiares de las víctimas que, aunque los equipos de búsqueda encontraron 14 conjuntos diferentes de fragmentos de huesos humanos, no pudieron poner nombre a ninguno de ellos.

En una conferencia de prensa el miércoles por la noche, el doctor Jorge González Pérez, director de la Sociedad Cubana de Medicina Legal, dijo que los restos estaban tan dañados por las altas temperaturas que era “imposible” identificarlos.