Cuba pone fin a huelga de hambre de artista disidente Otero Alcántara

Marc Frank
·2  min de lectura

Por Marc Frank

LA HABANA (Reuters) - El Gobierno cubano puso fin el domingo a una huelga de hambre del artista disidente Luis Manuel Otero Alcántara, jefe de un grupo que denuncia la censura del Estado sobre la libre expresión, y autoridades de la isla dijeron que el hombre se encontraba en condición estable tras una semana sin alimentarse.

Una nota publicada por el Departamento de Salud Pública de La Habana indicó que Otero Alcántara, de 33 años, fue enviado a un hospital público temprano el domingo por "una privación de alimentos autoinfligida" y que llegó al centro de salud en una ambulancia, "caminando sin dificultad".

El disidente pasó siete días sin ingerir alimentos ni líquidos.

El Movimiento San Isidro, liderado por el artista de performance Otero Alcántara, es un grupo opositor que incluye a decenas de escritores, creadores y activistas.

El Departamento de Salud dijo que el hospital no había encontrado señales de desnutrición u otros desequilibrios químicos, pero sostuvo que Otero Alcántara había sido internado, que estaba en condición estable y recibía atención médica.

Miembros del Movimiento San Isidro dijeron que la seguridad del Estado había obligado a Otero Alcántara a abandonar su casa y que estaba detenido, presumiblemente en el hospital. Cuestionaron el informe y exigieron más información.

"¿Cómo es posible que no tenga signos de desnutrición o deshidratación después de estar en huelga de hambre y sed durante más de siete días?", preguntó el grupo en una cuenta de Twitter.

La casa de Otero Alcántara estuvo rodeada por efectivos de la policía durante días, sin que nadie entrara o saliera durante su huelga de hambre. Las personas pueden sobrevivir más de un mes sin comer, pero rara vez pueden pasar más de 10 días sin alimentos sólidos ni líquidos.

En noviembre, miembros de San Isidro realizaron una huelga de hambre contra la censura y el acoso a creadores y activistas independientes por parte del Gobierno socialista. La policía puso fin a la acción, lo que provocó una inusual manifestación de unas 300 personas frente al Ministerio de Cultura.

A diferencia de otros grupos disidentes en Cuba, San Isidro es visible en las redes sociales y está bien conectado con la diáspora y organizaciones de exiliados en varios países.

Otero Alcántara exigió mediante su protesta de privación que el Estado devuelva sus obras confiscadas. Además, pidió libertad de expresión y el fin del acoso policial.

(Reporte Marc Frank. Editado en español por Marion Giraldo)