Cuba permitirá que extranjeros inviertan en negocios privados, reiniciará cambio de dólares

·4  min de lectura
Ismael Francisco/AP

Ante una crisis humanitaria que amenaza con desencadenar nuevas protestas en la isla, el gobierno cubano dio el paso sin precedentes de autorizar la inversión extranjera en el sector privado y reanudará un mercado cambiario oficial para el dólar, entre 75 medidas que las autoridades dijeron el jueves buscan impulsar la recuperación económica del país.

Las autoridades también reducirán los impuestos de aduana y levantarán las restricciones sobre ciertos bienes que los viajeros pueden traer a la isla, dijo el jueves el ministro de Economía y vicepresidente, Alejandro Gil, en una reunión de la Asamblea Nacional.

La paralización del turismo y los viajes de los cubanos en el exterior por la pandemia de COVID-19, así como la ruptura de los canales oficiales de remesas desde Estados Unidos, privó al gobierno de sus principales fuentes de divisas en los últimos dos años, lo que ha provocado una gran escasez de alimentos, medicinas y combustible en la isla. La difícil situación económica también alentó multitudinarias protestas el año pasado y ya se han suscitado nuevas protestas este verano, durante los frecuentes apagones.

En medio de apagones y escasez de alimentos, cubanos enfrentan brote de dengue

La economía de Cuba se está recuperando más lentamente de lo necesario, dijo el ministro, por lo que las autoridades priorizarán atraer inversión extranjera y absorber el mercado informal de cambio de divisas extranjeras.

“Estamos autorizando la inversión extranjera en el sector no estatal”, anunció Gil. Pero el gobierno establecerá prioridades y limitará qué empresas privadas podrán recibir esa inversión, agregó.

Gil no dijo cuándo se implementaría esa medida.

Cuba aprobó nuevas leyes el año pasado que permiten la creación de pequeñas y medianas empresas privadas por primera vez en décadas. Pero en ese momento, no estaba claro si esas empresas podrían asociarse con inversionistas de otros países o recibir financiamiento del extranjero.

En mayo, la administración Biden autorizó a una empresa estadounidense a financiar e invertir en un negocio privado en Cuba. Tampoco se sabía si el gobierno cubano lo permitiría.

Esa licencia fue un catalizador para el anuncio del jueves, dijo John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial de Estados Unidos, quien dirige la empresa estadounidense que recibió la autorización en mayo.

“Nunca hubo dudas de que el gobierno de Cuba autorizaría inversiones de capital directo y financiamiento directo para empresas de propiedad privada ubicadas en Cuba”, dijo. “El gobierno necesita desesperadamente la actividad económica, los empleos, la creatividad, las eficiencias que son el sello distintivo de un sector privado sólido”.

Gil también anunció que los cubanos y los turistas en la isla podrán volver a cambiar dólares en un mercado oficial que se cerró durante la pandemia, ya que la economía se hundió y el gobierno, con problemas de liquidez, no pudo vender dólares a la población. Como resultado, muchos cubanos y viajeros internacionales terminaron cambiando el dinero, incluidos euros y otras divisas, en el mercado negro.

Gil no dijo cuándo se reanudaría el servicio ni las tarifas. Actualmente, un dólar se vende a 120 pesos cubanos, la moneda local, en el mercado negro. Pero el gobierno fija un tipo de cambio oficial para las empresas estatales en 24 pesos por dólar. El ministro dijo que la nueva tasa será “diferente” de la oficial porque debe basarse en “fundamentos económicos”, una admisión de que la tasa actual tenía poco sentido económico, como han dicho muchos expertos.

No se sabe si la reapertura de las casas de cambio significará que los cubanos podrán volver a utilizar dólares para comprar en las tiendas gubernamentales.

El gobierno también levantará los límites sobre ciertos bienes que los viajeros pueden importar, como teléfonos celulares y computadoras. Asimismo, reducirá los aranceles aduaneros del 100 por ciento actual al 30 por ciento sobre los bienes sujetos a impuestos importados por los viajeros, y reducirá a la mitad el precio de recibir paquetes desde el extranjero.

El ministro defendió las medidas, diciendo que todas están en sintonía con el modelo económico socialista y han sido estudiadas a fondo. Dijo que ninguno de los anuncios tendría un impacto inmediato, pero insistió en que el país necesitaba divisas para abordar las necesidades de la población rápidamente.

“Todo lo que vaya en contra o no favorezca la captación de divisas y el aumento de la oferta no va en la dirección en la que tenemos que trabajar, y todo lo que hagamos en esa dirección — no exento de riesgo — va en sentido positivo”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.