Cuba muestra su hoja de ruta para recuperación tras COVID-19

Associated Press
Un hombre que porta una mascarilla para protegerse del coronavirus y una camiseta del equipo de fútbol Barcelona camina el jueves 11 de junio de 2020 por una calle en La Habana, Cuba. (AP Foto/Ramón Espinosa)

LA HABANA (AP) — Con tendencia a la baja en los contagios y tras días sin muertos por el coronavirus, Cuba mostró el jueves su hoja de ruta para la reactivación económica y social.

El mandatario Miguel Díaz-Canel dijo en la televisión cubana que habrá dos etapas de “desescalamiento” y la primera de ellas tendrá tres fases. No precisó fecha para el inicio del programa, pues dependerá de cómo se comporte la epidemia, pero de seguir al ritmo actual podría decretarse entre la mitad de la semana que viene y el inicio de la siguiente.

Entre las medidas están el uso obligatorio de mascarillas en todas partes y la desinfección de lugares públicos. Se prohibirá la entrada a los centros laborales a trabajadores con síntomas de problemas respiratorios y quienes por decisión sanitaria no puedan regresar a su actividad recibirán el 100% de su salario. El transporte público estatal o privado también volverá a reactivarse gradualmente y las clases se reanudarán en septiembre.

El turismo comenzará con el mercado nacional y cuando se abra al internacional se tomará la temperatura de los pasajeros, se les hará el test y sólo estarán abiertos algunos destinos de playa. Para los cubanos, las playas y piscinas se abrirán de manera restringida. Paulatinamente se permitirán los oficios religiosos.

Unas 11 provincias no han reportado contagios desde hace un mes y los pacientes se concentraron en el occidente del país, Matanzas y La Habana.

El director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Francisco Durán, reportó el jueves ocho nuevos infectados y un deceso. Cuba acumula 2.135 casos y 84 fallecidos.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López apostó por una paulatina normalización en la frontera con Estados Unidos, por la que desde el 20 de marzo sólo se permite el paso en caso de actividades esenciales y a ciudadanos estadounidenses o con residencia en ese país.

“En relaciones con Estados Unidos vamos poco a poco hacia la normalidad”, dijo en su conferencia de prensa diaria. Para frenar los contagios, Washington resolvió la devolución inmediata a México de quienes crucen ilegalmente la frontera, aunque sean solicitantes de asilo.

Las intenciones del mandatario podrían chocar con la evolución de la pandemia en México, donde los contagios siguen en ascenso y hasta ahora se han reportado 133.974 casos y al menos 15.944 muertes.

En Colombia, la ministra de transporte, Ángela Orozco, informó que en julio estarían listos los protocolos para reactivar los vuelos nacionales y el transporte intermunicipal, pero con un límite del 35% de su capacidad. Agregó que en los vuelos se exigirá “toma de temperatura al ingreso al aeropuerto, barreras de protección en los sitios de facturación, uso de guantes y tapabocas, señalización de las sillas en las salas de espera, un proceso ordenado para ingreso al avión y no habrá servicio de alimentación a bordo”.

A su vez, la Iglesia católica colombiana realizará el domingo una prueba piloto en dos templos para evaluar cómo funcionaría el regreso de los feligreses luego del 1 de julio, cuando está previsto que termine la cuarentena obligatoria. Actualmente las misas se transmiten en forma virtual.

El país reporta 45.212 contagiados y 1.488 fallecidos.

Donde la flexibilización parece lejana es en Chile, que en lo que va de la semana sumó 20.000 nuevos contagios, la mayoría en Santiago y sus alrededores, que llevan casi un mes de cuarentena.

La permanente movilidad de habitantes es una de las causas de que a diario se agreguen unos 5.000 nuevos contagiados, que suman más de 154.000 en el país y 2.648 fallecidos. El ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que, “el mes de junio es probablemente el mes que va a ser más duro”.

El gobierno y la oposición de centroizquierda negocian un acuerdo que incluye aportes de subsidios de emergencia para lograr que los más vulnerables -que cada jornada salen a la calle para conseguir el pan del día- se queden en sus casas.

El transporte público, incluido el subterráneo, sigue funcionando en Santiago. Además, la policía ha entregado miles de autorizaciones para circular a pesar de la cuarentena, cifra a la que se suman otros miles más que circulan sin permiso.

En tanto, el Ministerio de Salud de Ecuador informó que se han registrado 3.768 fallecidos y 45.082 contagiados en el país.

Por la tarde, el concejal de Quito, Bernardo Abad, dijo en Twitter que por problemas con pruebas adquiridas por el municipio no se pueden procesar en la Universidad Central, la de mayor capacidad en la ciudad.

La doctora Lucy Baldón, directora del Instituto de Biomedicina de la Universidad Central, dijo que el municipio no les ha dado suficientes insumos para procesar las muestras y que la semana pasada se vio obligada a realizar una colecta en las diferentes facultades de ese centro educativo para no paralizar las pruebas.

La AP llamó a la Dirección Metropolitana de Promoción, Prevención y Vigilancia de Salud del Municipio de Quito, donde no aceptaron hacer comentarios acerca de la situación.

En tanto, el Ministerio de Salud de Guatemala anunció 340 nuevos casos, llegando a 8.227 y 334 fallecidos. La mayoría de los contagios se concentran en tres departamentos: Guatemala, Chimaltenango y Sacatepéquez.

Más temprano, el Hospital Roosevelt, uno de los dos más grandes del país, anunció que su capacidad de atención a pacientes de coronavirus estaba al límite y pidió al gobierno tomar acciones al respecto.

Horas después, el presidente Alejandro Giammattei anunció que en la Casa Presidencial hay 58 personas contagiadas.

A su vez, Panamá informó de 697 nuevos contagios, la mayor cantidad detectados en un día. El país reporta 7.091 casos y 418 decesos.

Las autoridades de Salud anunciaron el ingreso de los primeros cinco pacientes a un hospital construido hace más de un mes en la capital para la atención de enfermos de coronavirus y que, sin embargo, no había entrado en operación porque no estaba equipado debidamente y no había recibido las autorizaciones técnicas necesarias para su apertura.

El hospital ha sido blanco de cuestionamientos debido a que las autoridades de Obras Públicas anunciaron la inauguración sin haber estado equipado con lo necesario. El viceministro de Salud, Luis Sucre, dijo que la infraestructura recibió la autorización técnica necesaria para su apertura y de inmediato ingresaron los primeros pacientes.

El hospital fue construido con capacidad para atender a 100 pacientes graves de COVID-19.

En Venezuela, la cifra de contagiados aumentó a 2.791 tras el registro de 76 nuevos casos, 36 de ellos “comunitarios” relacionados con un foco localizado en un mercado popular de la ciudad de Maracaibo en el estado occidental de Zulia, fronterizo con Colombia, dijo el presidente Nicolás Maduro en una declaración televisada. El número de fallecidos se mantiene en 23.

En alusión a las críticas del gobierno colombiano sobre las restricciones impuestas en semanas recientes y que limitan el flujo de venezolanos que ingresan al país en medio de la pandemia, Maduro afirmó que todos sus connacionales son bienvenidos con el debido control.

Sin embargo, según cifras de Migración Colombia, más de 72.000 venezolanos han retornado a su país, apenas un 4% del 1,8 millones que hay en ese país vecino.

En El Salvador, la Asamblea Legislativa aprobó, sin el aval del gobierno, la Ley Especial Transitoria de Emergencia por la Pandemia COVID-19, Atención Integral de la Vida, la Salud y Reapertura de la Economía. La norma se aprobó luego de que la Corte Suprema declaró inconstitucional el decreto ejecutivo del 3 de junio que regía la cuarentena domiciliar obligatoria, pero dio un plazo de cuatro días para que ejecutivo y congreso emitieran una nueva ley.

El enfrentamiento entre los diputados y el presidente, Nayib Bukele, por la creación de una nueva norma sume al país en la incertidumbre ya que no hay certeza que el mandatario sancione el texto.

El nuevo decreto elimina la cuarentena domiciliar obligatoria, salvo para portadores del virus o personas llegadas del extranjero, y posibilita que los trabajadores vulnerables se queden en casa. Además, incluye el estado de emergencia nacional por 15 días, que entraría en vigor una vez que Bukele sancione la normativa, y la reapertura de la economía en cuatro fases.

Por su parte, el gobierno informó que acordó con empresarios un plan de reapertura de la economía que arrancará el 16 de junio y que se hará en cinco fases para que, en 100 días el país esté abierto por completo.

El Salvador registra 3.373 casos confirmados, 68 fallecidos y 1.504 recuperados.

En América Latina se han registrado 1,4 millón de contagios y más de 72.100 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de 7,4 millones de personas y causado la muerte a más de 420.100 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.