Cuba: informe científico dice que no hay prueba de ataques

·4  min de lectura
Mitchell Joseph Valdés-Sosa, director del Centro de Neurociencias de Cuba, pasa junto a una foto de Fidel Castro antes de una conferencia de prensa sobre los síntomas reportados por diplomáticos estadounidenses y canadienses en 2016 y 2017, comúnmente conocido como el "Síndrome de La Habana", en La Habana, Cuba, lunes 13 de septiembre de 2021. (AP Foto/ Ramón Espinosa)

LA HABANA (AP) — Un panel de más de 20 destacados científicos cubanos concluyó que no hay pruebas para considerar como producto de un ataque o un atentado a un conjunto de síntomas descriptos por diplomáticos estadounidenses y que dieron lugar a un punto máximo de tensión entre Washington y La Habana a partir de 2017.

En todo caso hay un “relato” sin validación, una “narrativa” que “ha sobrevivido” gracias a que los medios de comunicación y los políticos lo amplificaron, indicó un informe de más de 40 páginas en el cual se analizaron, desde la perspectiva de las diversas disciplinas científicas, las explicaciones atribuidas al incidente incluyendo radiofrecuencias o microondas y hasta el uso de toxinas.

The Associated Press tuvo acceso al documento completo que estuvo avalado por la Academia de Ciencias de Cuba (ACC). Inicialmente el incidente fue calificado por funcionarios estadounidenses como un “ataque sónico”.

El panel de la ACC estuvo compuesto por expertos de casi todas las áreas -desde neurólogos, físicos y especialistas en telecomunicaciones, hasta psiquiatras, psicólogos y otorrinolaringólogos-, según se los citó en el texto.

“Después de cuatro años no ha aparecido ninguna prueba de atentados. Es hora de reiniciar la narrativa”, expresó el informe, por el cual el supuesto “síndrome misterioso” está basado en explicaciones “endebles” y “una práctica científica defectuosa”.

Ni sus colegas estadounidenses -incluidas las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos (NASEM, por sus siglas en inglés)- o de prestigiosas universidades; ni los canadienses -un grupo de cuyos diplomáticos también reportaron síntomas del supuesto síndrome meses después-, ni los especialistas europeos lograron dar una explicación razonable, concluyó el extenso documento.

El informe de los científicos tampoco sugirió una nueva hipótesis, pero señaló que el único elemento que “no es posible descartar” por ahora son “las explicaciones psicogénicas” o sea que algunos individuos creyeron que estaban siendo atacados y se creó “un entorno” alimentado por el sensacionalismo que se concentró en síntomas diversos de trastornos neurológicos mal tratados. Nada de esto significó fingimiento por parte de las personas.

Además, en estos cuatro años surgieron denuncias de empleados de embajadas o funcionarios estadounidenses con sintomatologías similares en lugares como Austria, China, Alemania e incluso en Estados Unidos, dijeron los científicos. No se informó ningún caso más en la isla.

En febrero de 2017 el gobierno de Estados Unidos denunció ante la cancillería de Cuba que cuatro diplomáticos y un familiar habían sufrido un “ataque sónico”. Para 2018 había al menos 24 personas, a las que se agregaron más de una docena de representantes canadienses que también dijeron haber sentido náuseas, mareos, problemas de equilibrio y auditivos y trastornos en el sueño, entre otros.

La mayoría indicó que había escuchado sonidos agudos y hasta se ofreció una grabación de lo que resultó ser la amplificación de supuestos cantos de un tipo de grillo endémico de la nación caribeña. Cuba negó cualquier ataque.

“¿Por qué este reporte ahora? Consideramos que es muy oportuno”, dijo el doctor Mitchell Valdés-Sosa, director del Centro de Neurociencias de Cuba, durante una rueda de prensa posterior.

Valdés-Sosa señaló que está el hecho de que no hay todavía “una explicación aceptable” y que se “están reproduciendo reportes de estos incidentes en países como Austria, Alemania, Vietnam y Estados Unidos”. Agregó que la prensa “continúa divulgando con intensidad” supuestos no basados en la ciencia “que confunden al público y le hacen daño a los funcionarios que se lo creen” y, finalmente, son “un obstáculo para las relaciones de la isla y Washington".

En agosto, un viaje de la vicepresidenta Kamala Harris a Vietnam se retrasó luego de que su oficina fuera informada sobre “un incidente sanitario anómalo” entre empleados de la embajada allí, similares a los que se reportaron en La Habana.

La situación, en el marco de un incremento de la tensión entre Cuba y Estados Unidos bajo la administración del expresidente Donald Trump -quien había iniciado un giro radical al acercamiento promovido por su predecesor Barak Obama-, ocasionó el retiro de casi todo el personal en la embajada de Washington en la isla.

A la fecha la actividad consular y diplomática en la sede norteamericana se encuentra paralizada y los nexos son mínimos. Trump impulsó un fuerte hostigamiento al gobierno cubano y a la economía de la isla como la fórmula para presionar un cambio en el modelo político.

Valdés-Sosa mencionó, además, algunos elementos sobre la metodología del informe presentado. Detalló que se seleccionaron especialistas de todos los campos, se revisaron cuidadosamente todos los reportes y artículos de revistas científicas de Estados Unidos y Canadá y las investigaciones en Cuba, inclusive las realizadas por la policía, al tiempo en que discutió con expertos de varias nacionalidades. Lamentó, empero, el hecho de que no se tuvo acceso directo a los pacientes en la isla.

———-

Andrea Rodríguez está en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.