Cuba incorpora en su ley modelo contra cibernoticias falsas

·4  min de lectura

LA HABANA (AP) — Cuba incorporó a su legislación la difusión de noticias falsas, tipificándolas como acciones de alta peligrosidad; los insultos en redes sociales o el uso de plataformas tecnológicas para llamar a subvertir el orden o los preceptos constitucionales.

Además dispuso un “modelo de actuación” con un formulario para ser llenado en caso de que alguien quisiera denunciar estos “incidentes de ciberseguridad” como parte de una serie de normas jurídicas que llegan a un mes de una serie de protestas contra el gobierno y en las cuales internet jugó un papel importante en la convocatoria de los manifestantes.

La Gaceta Oficial publicó este martes seis normas --un decreto ley y otras de menor rango-- sobre las telecomunicaciones y el espacio de radiodifusión, su uso y las infracciones. También impone multas a quienes violen algunas de las disposiciones, sobre todo de comercialización o instalación de dispositivos.

“El Estado cubano tiene el derecho irrenunciable y soberano de regular las telecomunicaciones y las tecnologías de la información y la comunicación, las cuales desempeñan un papel significativo en el desarrollo político, económico y social de nuestro país y constituyen un medio efectivo para la consolidación de las conquistas del socialismo”, expresó el Decreto-Ley 35 del Consejo de Estado y que encabeza a las otras disposiciones de menor rango.

Este Decreto-Ley es la norma de más alto rango publicada hasta la fecha para estos sectores y busca actualizar y modernizar el marco legal, dijo a medios de prensa locales Wilfredo López, director de Regulaciones del Ministerio de las Comunicaciones. Fue firmado en abril de 2021.

La pirámide que determina la jerarquías de las disposiciones jurídicas establece que en Cuba la principal de éstas es la Constitución, seguida de las leyes, los decretos-ley, los decretos y las resoluciones.

Otras normas —del Consejo de Ministros-- establecieron un reglamento general de telecomunicaciones y tecnologías de información y del espacio radioeléctrico de la isla. En éstas se indicó que entre las sanciones para infractores se encuentran por ejemplo multas de entre 20.000 y 40.000 pesos cubanos (800 y 1.600 dólares) para quien preste servicios públicos de telecomunicaciones sin la debida autorización, así como el decomiso de infraestructura o los equipos.

Entre la media docena de otras normas publicadas sobresale el decreto 105 del Ministerio de las Comunicaciones, firmado por la titular de la dependencia Mayra Arevich el 9 de agosto y que pone énfasis en la ciberseguridad y sí es posterior a las manifestaciones de julio. La norma busca “garantizar que a través de la gestión de incidentes de ciberseguridad se pueda prevenir, detectar y responder oportunamente ante posibles actividades enemigas, delictivas y nocivas que puedan ocurrir en el ciberespacio, así como realizar el enfrentamiento y neutralización de estos sucesos”.

Entre sus novedades, este decreto ministerial contiene la “tipificación de los incidentes” y su “peligrosidad”, como por ejemplo la divulgación de noticias falsas, los mensajes ofensivos o la difamación con impacto en el prestigio del país cuyo nivel se considera “alto”.

En esta misma escala se encuentran la difusión de contenidos que “atenten” contra “los preceptos constitucionales, sociales y económicos del Estado, inciten a movilizaciones u otros actos que alteren el orden público; difundan mensajes que hacen apología a la violencia, accidentes de cualquier tipo que afecten la intimidad y dignidad de las personas”, estableció la disposición.

Con un nivel “muy alto” se encuentras las acciones de “ciberterrorismo” con el objetivo de subvertir el orden o desestabilizar al país.

La norma no estableció sanciones o penas para estos “incidentes” —que quedan a merced del legislaciones complementarias— y en cambio sí anexó un formulario que las personas naturales —civiles— o jurídicas —instituciones— pueden usar para denunciar estos hechos ante los organismos estatales.

Miles de personas salieron a las calles el 11 y 12 de julio en unas inusuales manifestaciones con reclamos al gobierno en medio de una situación de desabastecimiento de alimentos y medicinas, colas y apagones en varias ciudades del país y una persona murió en medio de actos vandálicos. Otros grupos, simpatizantes del gobierno, también marcharon.

Las autoridades limitaron el acceso a internet y cortaron los datos móviles, al tiempo que acusaron a grupos de interés y al gobierno de Estados Unidos de usar redes sociales como Twitter y Facebook de alentar manifestaciones ficticias como parte de las sanciones que Washington tiene contra La Habana. Por esos días, centenares de noticias falsas enrarecieron el ambiente.

El Congreso de Estados Unidos aprobó esta semana disposiciones para que el presidente Joe Biden busque ampliar el acceso de internet en Cuba.

————-

Andrea Rodríguez está en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.